Bienestar

Primeros pasos para un manejo correcto de las emociones

  • 11 mayo, 2021
  • 7 MINS READ
  • COMPARTIR

Santo Domingo.- En nuestro país nos enseñan desde la infancia a ignorar o reprimir nuestros sentimientos. Una situación que provoca que no podamos tener un manejo correcto de las emociones.

Tanto nuestros familiares como la sociedad nos inculcan frases como: “A mamá no le gusta verte enojado”; “Los hombres no lloran o no sienten miedo”; “una dama no debería alegrarse con esas cosas”.

Frases aleccionadoras que invitan al infante a negar sus emociones. Por eso en la edad adulta escuchamos frases, comunes, que reflejan esta realidad: Yo no me enojo, soy una persona tranquila”.

como manejar mis emociones

Invalidando emociones

¿Qué sucede cuando comenzamos a negar las emociones y a mentirnos? Pues, nos vamos convirtiendo en “analfabetos emocionales”, no logramos reconocer las señales en nuestro cuerpo que indican que estamos experimentando una emoción determinada. 



Ignoramos las situaciones que nos pueden estar haciendo sentir tristes o enojados, ya que si me enojo “no estoy siendo una buena persona”.

Al no lograr reconocer qué detona los sentimientos, somos más propensos a ser dominados por nuestras emociones. En ocasiones, esto contribuye a explosiones de ira que culminan en actos violentos o, por ejemplo, desarrollar un estado de ánimo depresivo, al no admitir las primeras manifestaciones de tristeza referente a aspectos de nuestra vida que no nos satisfacen y necesitaran cambiar. 

Manejo correcto de las emociones

Por tanto, para poder manejar nuestras emociones (no controlarlas y mucho menos decir “nunca volveré a sentir enojo”), es necesario comprender que estas están presentes en nuestra vida diaria, influyendo en la toma de decisiones, en la comunicación y en cada mínimo detalle.

como manejar mis emociones

Un aspecto a considerar es “la funcionalidad de las emociones”. Esto quiere decir que no hay emociones ni buenas ni malas, solo emociones.

Cada emoción tiene una función comunicativa importante y no deben ser negadas. Por ejemplo, el miedo nos advierte de un peligro manifiesto del cual debemos cuidarnos. Evita que nos coloquemos en situaciones que quizás pongan en riesgo nuestra vida y la de otras personas.

Otra emoción que socialmente es considerada como “mala”  es la tristeza. Estar triste nos invita a recogernos y reflexionar ante la pérdida de alguien o algo importante, para posteriormente poder adaptarnos correctamente sin esa persona u objeto que perdimos.

Señales emocionales

Entonces, para obtener un manejo funcional de nuestras emociones debemos reflexionar sobre las creencias que nos limitan y entender que cada emoción tiene diversas manifestaciones en nuestro cuerpo, que pueden ser consideradas “señales” de su presencia.

En el caso del enojo, por ejemplo: la presión en la cabeza, sentir el cuerpo caliente o que la “sangre le sube”, una sensación de prontitud, calor en las orejas, se acelera el corazón o pudiera llegar a tener una respiración agitada.

como manejar mis emociones

Por otra parte, están las conductas que podemos observar en otras personas que nos indican que están enojadas, como es el tono de voz elevado, la expresión facial, puños apretados.

Para concluir, si deseamos desarrollar nuestra inteligencia emocional y la capacidad de manejar nuestras emociones, es necesario que las aceptemos, las reconozcamos y veamos, a través de su función, qué nos están comunicando cuando las estemos experimentando. Con esto ya estamos dando los primeros “pasitos”.


Sobre el autor

Jean Carlos Santos es psicólogo clínico egresado de la Universidad Católica de Santo Domingo, con especialidad en Terapia Familiar Sistémica, Terapia de Parejas y otras áreas. Forma parte del equipo de psicoterapeutas del Centro Integral Lotus.

Sobre el Centro Integral Lotus

Es un espacio para el bienestar integral del individuo y la familia. Brindan asistencia, evaluación y apoyo en las distintas etapas evolutivas de la persona y el núcleo familiar. A través de un equipo multidisciplinario ofrecen servicios de psicoterapia familiar, infanto- juvenil, individual y parejas. Contactos: Info@centrointegrallotus.com 

Te puede interesar

Violencia sexual a menores: apoyo emocional y tratamiento

Síguenos en las redes como @Revestidamag

Mujer 2.0

Lecciones que toda mujer que quiere ser líder debe aprender de Claire Underwood

  • 7 diciembre, 2018
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

Después de Kevin Spacey ser acusado de agresión sexual, hostigamiento y violación por parte de varios hombres, Netflix filmará ocho episodios más de “House of Cards” sin el papel de Spacey y más bien teniendo como protagonista a Claire Underwood, el personaje que interpreta la actriz Robin Wright y que vuelve a la carga este 2 de noviembre.

Pero, ¿por qué ella? Sencillo, después de Frank, Claire es posiblemente el personaje más convincente y controversial del programa y no por ser su esposa. Realmente, esta anti-heroína tiene muchas habilidades que si bien es cierto son escalofriantes y de miedo, hay que reconocer que sabe hacer cumplir sus misiones personales y profesionales.

Por eso, pese a que no es el mejor ejemplo para seguir para cualquier mujer revestida; de alguna manera tiene algunas cosas buenas que valen la pena imitar:



Es emocionalmente inteligente

El no saber reaccionar o no poder controlar las emociones, definitivamente es una lección que perfectamente puede enseñar Claire. NO hablamos de que finjas ser buena y sonrisas falsas. Si no, que a diferencia de su esposo, al que hemos visto a menudo perder la calma y dejar escapar algunos arrebatos, Claire no importa cuántas veces haya estado bajo la línea de fuego se mantiene bien compuesta y racional.

Esto demuestra que es una persona inteligente, que prefiere asegurarse que la escuchen calmadamente aún bajo situaciones de estrés. Dicen los expertos que, “los líderes deben ser vistos como individuos de cabeza fuerte que pueden navegar tranquilamente a través de cualquier tormenta”. Y eso señores, Claire lo hace sin esfuerzo.

Siempre encuentra tiempo para estar en forma

No importa bajo qué momento de estrés esté pasando, Claire siempre encuentra tiempo para correr, hacer pilates o remar. No necesita ir a un gimnasio, ni espera mover su cuerpo buscando que alguien la acompañe. Ella simplemente lo hace de noche o bien temprano en la mañana.

Esto demuestra disciplina y compromiso con ella misma. Además, también demuestra productividad; pues también toma simultáneamente este tiempo para pensar, buscar ideas, trazar estrategias para lograr metas.

Le da muy poca importancia a lo que  pienses

Y ojo: no se trata de andar por la vida haciendo una y otra cosa mal y que cuando la gente te lo señales, sigas tu rumbo equivocándote. ¡No! Se trata de que en el camino al éxito y cumplir metas si te llevas de todo lo que dicen de ti en tu trabajo, en la calle, nunca llegarás o sufrirás demasiado mientras llegas. Claire, hace lo que quiere o tiene que hacer y no le importa lo que piensen de ella y las decisiones que toma. Y es cierto, precisamente por no ser la mujer más buena ella siempre tendrá enemigos o mucha gente que va camino a serlo, pero ¿crees que a ella le importa?

Se viste como quiere ser percibida

Puede que no te guste la serie e incluso ni siquiera el mismo personaje de Claire; pero si hay algo en la que todos pueden estar de acuerdo es que Claire viste y se ve fabulosa. Y el mejor ejercicio para tomar el mensaje de este punto es pensar en cómo debe verse una primera dama… seguramente que te llegará una imagen de sus looks.

Claire usa el vestuario como una armadura. Para eso, busca patrones que la hagan ver de buen gusto e intelectual.
Claire usa el vestuario como una armadura. Para eso, busca patrones que la hagan ver de buen gusto e intelectual.

Esto, es algo que perfectamente cualquier mujer revestida puede aplicar al lugar de trabajo: si deseas que te tomen en serio o que te relacionen con algún puesto de trabajo/ función; asegúrate de presentarte y vestir de esa manera. Eso, va creando posicionamiento. Haz que sea fácil para las personas pensar y relacionarte con eso que quieres.

Sabe negociar, aunque no vende nada

No hay que ser precisamente una vendedora, para tener la habilidad de negociar. Pues, una mujer se pasa la vida negociando… con su madre, con su padre, con su esposo, sus hijos, su jefe… muchas decisiones deben ser negociadas. Por eso, si algo debes aprender de este personaje es que tiene este arte.

Si bien Claire no tiene el mejor currículum para ser vicepresidente, sí sabe cómo convencer a otros.
Si bien Claire no tiene el mejor currículum para ser vicepresidente, sí sabe cómo convencer a otros.

El mejor botón de la muestra es que no tiene le mejor curriculum para ser vicepresidente, pero como sabe cómo convencer a otros para que se pongan del lado de sus objetivos, lo logró. Fíjate que sus técnicas de negociación comienzan con un enfoque suave al tacto que apela al razonamiento racional, luego cambia a tácticas más duras en caso de tener que hacerlo; pero siempre tratará primero de persuadir y buscar alternativas. Una lección muy buena para el trabajo ¡y la vida!

Síguenos en las redes @Revestidamag.

Bienestar

¿Amiga y/o rival?

  • 23 enero, 2014
  • 3 MINS READ
  • COMPARTIR

amiga o rival

Si la amistad según el colombiano Juan Diego Barajas significa «hacerse vulnerable, dejar caer las máscaras y las barreras para acoger al otro cual es», ¿por qué a veces nuestra amiga es también nuestro rival o se convierte en uno? 

La sociedad del siglo XXI describe a una mujer competente y capaz de lograr todo lo que se propone dentro y fuera del hogar. Esta competencia, según psicólogos como Pilar Sordo (chilena), hace que la rivalidad, cuando se trata de amigas sea más fuerte, y si de compañeras de trabajo hablamos ‘ni se diga’. 

Para Sordo, la competitividad va de la mano de la envidia. «La razón de dicha competencia es una envidia inconsciente», pues entramos en una lucha interna donde nos cuestionamos «por qué a ella se le hace más fácil que a mí lograrlo», o «qué puedo hacer para conseguir un mérito mejor que el de ella», por mencionarte dos ejemplos cotidianos.



Por otro lado, las psicólogas inglesas Susie Orbach y Luise Eichenbaum, apuntan que «a las mujeres nos resulta muy difícil admitir los sentimientos de envidia y competencia, lo que hace más difícil salir de esta situación. Sin embargo, cuando aceptamos esos sentimientos delante de nuestra amiga, logramos volver a  lo que en realidad somos». 

¿Cómo salir de esta rivalidad? Mejorando la comunicación verbal entre ambas, trabajando primero la autoestima y siendo tú misma.

¿Has estado en esta situación? Cuéntanos cómo la has sobrellevado.

Bienestar

Cómo influir en el autoestima de tus hijos

  • 15 julio, 2013
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

«Este no es un tema nuevo, pero sí uno que nos preocupa a todos los padres». Así comenzó la charla de la psicóloga Liza Rivas sobre «cómo influir en el autoestima de tus hijos» organizada por la revista ‘Nuestros Hijos’ en el Foro Pedro Mir de Librería Cuesta.

hijos-imagenPara conocer el nivel de autoestima debes  dividir «su mundo» en cuatro espacios: cómo es en la familia, cómo se comporta en el colegio (u otro espacio de formación), cómo es en el ámbito social, es decir  con sus amistades (y si se considera una ‘buena’ amistad) y como se siente acerca de su imagen física. 

Cómo se logra

Por etapas. El autoestima es la percepción que una persona tiene de sí misma y sólo se logra construyéndolo de «adentro hacia afuera». Siéntete a gusto para que él lo perciba y se sienta amado por su madre, quien también debe ser un buen modelo a seguir (al igual que el padre). También, dale importancia a las rutinas en su día a día como la hora a la que le duermes o le alimentas, ya que le dan seguridad.

Permite que el niño o niña tenga iniciativa. Entre los dos y tres años, éste intentará realizar actividades por su cuenta como ir al baño, tomar la cuchara en el momento de la comida y demás actividades vitales para su crecimiento. En esta etapa, la sobreprotección puede ser tu enemiga, ya que ralentizará el alcance de esta aptitud. Una vez te sientas tranquila y segura de que luego de lanzarse por ese tobogán no le dolerán los glúteos cuando aterrice en el suelo, él o ella le agregará un peldaño a su nivel de autoestima.



Acepta su temperamento y reconoce sus sentimientos. Eso no quiere decir que no lo guiarás y educarás sobre cómo debe de comportarse, pero reconocer cómo es tu hijo desde temprana edad te ayudará a estar presente en todos los ‘pasos’ y ‘tropiezos’ de su temprana vida,  para moldear su adolescencia de acuerdo a sus intereses. 

Alienta sus intereses, sus intentos. Cuando un hijo siente en los ojos de sus padres (madre soltera o padre soltero)  que están orgullosos de él, su percepción sobre sí mismo difícilmente se verá afectada negativamente.

Propíciale un ambiente armonioso. En una familia donde la felicidad es uno de los pilares más importantes, los hijos pueden alcanzar el éxito que deseen. La comunicación es fluida y por tanto, tu hijo se acercará a ti cada vez que se sienta motivado o desmotivado sobre cualquier situación que esté pasando. Por el contrario, si dentro de un hogar reina el estrés y comentarios negativos, el nivel de autoestima de tus hijos puede que baje.

Actividades para desarrollar su autoestima

Ponle a dibujar cómo percibe a su familia, amigos, entorno y a sí mismo.

Ponle metas cortas. «Los seres humanos que tienen un proyecto de vida son más exitosos», acotó Rivas.

Ponte en su lugar. La psicóloga realiza este ejercicio en su consultorio: te pone como madre (padre) a recordar qué hacías a tus 10 años. «La brecha de generaciones nos hace olvidar» y por eso queremos controlarle hasta el tipo de amistades a nuestros hijos.

Compartió en esta charla que nunca se olvidará de un paciente que le dijo a su mamá: «Déjame cometer mis propios errores». Si tu hijo o hija te dice esto, escúchale. Quiere decir que estás haciendo un buen trabajo y aparte de influir en su autoestima, estás formando a una persona autónoma y libre. Siéntete orgullosa.

Sin categoría

Desarrolla tu inteligencia emocional

  • 9 junio, 2013
  • 4 MINS READ
  • COMPARTIR

inteligenciaMuchas veces nos dejamos atrapar por todo el nudo que se nos arma en la cabeza con decisiones simples como ¿Qué comer? Hasta si casarte o no. Esto implica el conocimiento, el manejo de emociones. Por eso es que diferentes psicólogos coinciden en que la importancia de la inteligencia emocional radica en permitirnos expresar las emociones de forma sana y satisfactoria.

Cuando somos capaces de motivarnos nosotras mismas, de proponernos superar frustraciones o obstáculos que se nos presentan a diario, de poder autocontrolar nuestros estados de ánimo sin dejar que nadie pueda romper nuestra armonía interna, podemos decir que estamos logrando desarrollar nuestra inteligencia emocional.

¿Cuántas veces te has despertado con una sonrisa y hasta con tu música favorita a todo volumen y desde que llegas al trabajo todo se viene abajo por el ambiente o algún comentario de tu jefe? En este momento es que entra el desarrollo de nuestra capacidad para poder manejar la situación sin permitir que esto afecte nuestro estado de ánimo ni interfiera con nuestras facultades racionales.

Muchas veces el grado de dominio propio que alcance una mujer sobre estas habilidades, de poder apreciar y manejar sus pensamientos con sus emociones resulta totalmente decisivo para determinar las razones por las cuales ciertos individuos prosperan en la vida mientras que otros, se aferran a mortificarse y torturar su propia mente.



A todo esto el psicólogo Daniel Goleman brinda técnicas para tener una inteligencia emocional adecuada:

  • Autocontrol. Es bueno que cada persona se conozca, analice sus propias emociones y cómo les afectan.
  • Automotivación. Aprender a regularizar las emociones positivas. Es significativo que le brindemos importancia a las metas, proyectos, situaciones a mejorar que creen una motivación y nunca obstáculos.
  • Empatía. Practiquemos el dicho: “Ponte en los zapatos del otro”.  Evitemos el rechazo y las diferencias.

Recuerda que el proceso se irá cultivando con la madurez y la ejercitación de conocerte primero y luego entender cuáles son tus debilidades y fortalezas, para que luego puedas apoderarte de tu mente y posteriormente de tus emociones que expresaran tu seguridad emocional.