Bienestar

El efecto del estrés en el cerebro

  • 10 mayo, 2022
  • 9 MINS READ
  • COMPARTIR

Santo Domingo.- El estrés es un constructo que cada vez más aumenta entre el vocabulario de los profesionales sanitarios y público en general. Pareciese que tod@s estamos continuamente estresados sin importar el género, edad, estado socioeconómico, esquemas de creencias, nivel académico, etc. Es importante considerando que esta condición es el resultado de predisposiciones genéticas (Herencia) y ambientales (Empleo, economía, enfermedad, entre otras). El mundo es cada vez más rápido, cambiante y demandante. 

El estrés es comúnmente confundido con los estados de ansiedad

Imposibilitando una comprensión adecuada sobre sus causas, funcionalidades, evolución y posibles afectaciones en el organismo. En esta oportunidad aclareceremos que el concepto “Estrés” desde una apreciación neurocientífica. Es decir, aspectos cerebrales implicados en el estrés.

¿Qué es el estrés?

Es el conjunto de demandas ambientales o psicosociales que buscan comprobar las estrategias o recursos del individuo. En esta fase el estrés tiene como función ser un estímulo, el cual activa, coloca en movimiento o en acción a la persona para cumplir con las demandas expuestas. Una vez implementamos nuestros recursos, entonces entra la llamada “Respuesta al estrés” que pone en marcha aspecto fisiológicos, endocrino (Liberación de cortisol), cognitivos y movimientos.

Por ejemplo: La Sra. C. es la encargada de publicidad de una empresa multinacional, la cual adquirió las acciones de una enorme industrial tabacalera. Un día, antes de concretizar la compra de las acciones, su jefe establece una reunión con ella para informarle que solo dispone de 24 horas para entregarle al staff ejecutivo tres propuestas publicitarias que incluyan un relanzamiento de la nueva marca tabacalera. Pasado unos segundos; la Sra. C. empieza a elevar su frecuencia cardiaca, sus músculos se tensan, su respiración aumenta, sus pupilas se dilatan, sus pensamientos ralentizan su curso, pierde el apetito y una intranquilidad motora empieza a delatarla.



¿Qué pasa en ese momento con la Sra C.? ¡Simple! El cortisol está en su pico. Su cerebro detectó un hecho que requiere accionar RÁPIDO

Unos segundos luego de salir de la reunión, la Sra. C. reunió a todo su equipo táctico, asignando tareas específicas, claras y detalladas sobre la solicitud. Ese día hubo trabajo duro, café en cantidades industriales, poco sueño y bastante cansancio, pero el sacrificio valió la pena, pues el requerimiento fue entregado a tiempo y reconocido por los ejecutivos como un “Excelente trabajo”. En este escenario el estrés fue adaptativo y funcional para la Sra. C.

¿Cuándo es el estrés perjudicial?

La activación contante y perdurable de las respuestas del estrés causa daños como son:

  • Arterioesclerosis (Estrechamiento de las arterias), insuficiencia cardiaca o infarto de miocardio.
  • Deficiencia de nuestro sistema inmunológico representado más probabilidades de contraer enfermedades: Virales, bacteriana o inflamatorias.
  • Afectaciones gastrointestinales: Gastritis, colon irritable, reflujos gástricos, etc.
  • Endocrino: Inestabilidad hormonales que pueden afectar el sueño, apetito, libido, ect.

¿Qué pasa en el cerebro durante el estrés?

En la porción lateral de nuestra cerebro existe unas estructuras llamadas “Sistema límbico” conformadas por: El Hipocampo, amígdala, ganglios basales, etc. Estas estructuras en conjunto con algunas sustancias químicas ejecutan funciones altamente relevantes para la supervivencia humana. Unas ellas son el procesamiento, ejecución y regulación de todas nuestras emociones. 

Cuando estamos estresados por un tiempo prolongado, el sistema límbico entra en un fenómeno llamado “Secuestro de la amígdala”. El cerebro literalmente inhabilita la conexión con nuestro estructural racional o pensante llamada lóbulo frontal. Es un fenómeno perjudicial, pues nuestro cerebro está bajo un estado de peligro eminente. Acciona sin medir consecuencia a corto plazo, libera de manera descontrolada mucho cortisol, adrenalina, noradrenalina y dopamina. Todo nuestro cuerpo esta desbalanceado desde un punto celular, químico y fisiológico. 

En estos momentos es necesario una válvula de escape que permita canalizar esa alerta de peligro. De no ser así, nuestro cerebro colapsará. Llegando a producir inflamación cerebral y muerte de neuronas.

Recientes investigaciones neurocientíficas clasifican la depresión como una manifestación inflamatoria del cerebro. Las implicaciones del estrés crónico sobre la salud son interminables, es por ello la importancia de establecer hábitos anti estrés:

  • Dormir.
  • Comer para vivir no vivir para comer.
  • Ejercitarse.
  • Relaciones interpersonales sanas.
  • Disponer de pasatiempos.
  • Gratitud.
  • Reír diariamente.

Sobre el autor el Lic. Romer Mena

Desde el año 2018, como Neuro psicólogo clínico ha brindado distintos servicios de terapia especializada a quienes se enfrentan con experiencias difíciles en su vida. Sus sesiones terapéuticas están orientadas a examinar problemas personales y proporcionar a los pacientes las herramientas que les permitan ver siempre el vaso medio lleno en vez de medio vacío.

Sobre el Centro Integral Lotus: es un espacio para el bienestar integral del individuo y la familia. Brindan asistencia, evaluación y apoyo en las distintas etapas evolutivas de la persona y el núcleo familiar. A través de un equipo multidisciplinario ofrecen servicios de psicoterapia familiar, infanto- juvenil, individual y parejas. Contactos: Info@centrointegrallotus.com   

Te puede interesar.

Del estrés al síndrome de burnout

Lidiar con el estrés y la ansiedad

Cómo saber si es tiempo de ir al psicólogo

Síguenos en las redes como @Revestidamag

Comentarios