Salud

Violencia sexual a menores: apoyo emocional y tratamiento

Por María Isabel Ferreras

  • 4 mayo, 2021
  • 9 MINS READ
  • COMPARTIR
violencia sexual

Santo Domingo.- Ante los casos lamentables que siguen sucediendo sobre violencia sexual a niñas, niños y adolescentes hemos contactado con el psicólogo clínico Anderson Batista, del Centro Integral Lotus, sobre cómo tratar estos casos públicamente.

De enero a septiembre de 2020, se registraron 44, 002 denuncias de violencia, de las cuales 10, 545 corresponde a violencia de género y 3, 884 denuncias de delitos sexuales. En ese período 1,194 corresponden a seducción del menor y 223 a incesto, de acuerdo con el Informe Estadísticos sobre Seguridad Ciudadana del Ministerio de Interior y Policía.

En esos 44, 002 casos se circunscriben diversas clasificaciones de violencia, sin embargo no especifican la edad de las personas ni las provincias de dichas denuncias.

-¿Cuál es la asistencia psicológica y el proceso que necesita una niña, niño o adolescente víctima de violencia sexual?

 La asistencia psicológica y la elección correcta del terapeuta será clave para abordar estos temas que supone trauma ya que no se trata de “salvar” ni de “curar”. Se trata de que los niños, niñas y adolescentes  vayan poniendo en marcha recursos más apropiados con nuestra presencia y acompañamiento como personas adultas de referencia y de apoyo.



El niño, niña o adolescente debe percibir a su terapeuta como una figura aliada, en quien puede confiar, con quien puede mostrarse con sus partes más oscuras y dolientes.

El especialista debe ser capaz de transmitir una mirada consciente al equipo educativo y a todas las personas de su entorno, entre otras capacidades más.

-En casos tan delicados como del que hablamos, de traumas de una gravedad amplificada, ¿puede la narración de los hechos agravar el proceso de sanación?

Primero que todo, es importante entender que los traumas son procesos donde los niños, niñas y adolescente (NNA) deberán ir encontrando con el apoyo familiar y psicoterapéutico la manera de estructurar su historia, aprendiendo a narrar y a narrarse su trauma para descubrir donde se perdió y cuál es el camino de vuelta hacia una vida plena.

Si la narración no es abordada por especialistas en el tema, pudiera ocasionarle culpabilidad y empeorar más la situación, porque quizás abrirán puertas que luego no sabrán cerrar.

-¿La forma en que se contó o se una cuenta una historia de este tipo puede tener un impacto en víctimas o en potenciales victimarios?

Hay que tener en cuenta que la forma en que se cuenta una historia que supone un posible trauma afectará directamente uno de los sistemas más susceptible de la personalidad: las emociones. Esto, porque puede desencadenar culpa, vergüenza y depresión: “¿por qué no lo evite?”, o desde otras personas: “¿por qué no te defendiste? “; «es tu culpa por haber estado allí”.

Está también la sensación de desesperanza y desconfianza con la vida. Sin mencionar los demás indicadores que también tienden a manifestarse como son: psicosomáticos, físicos, cognitivos, comportamentales, indicadores sexuales y sociales.

-¿Cómo afecta la exposición mediática a estos niños en su vida presente y futura?

Puede traer algunas inestabilidades emocionales. Una persona puede retraer de la publicidad o del conocimiento de terceras personas, ciertas manifestaciones que reserva para espacios íntimos. A mayor publicidad, más control de la foto o imagen de la víctima tienen las personas. 

-¿Qué deben hacer los padres y personas cercanas, a nivel de apoyo, cuando descubren que su hijo/a sufrió un abuso sexual?

 Uno de los grandes problemas de las agresiones sexuales es que el agresor en la mayoría de los casos es cercano a la víctima. Por tener algún vínculo con la víctima, se queda en el silencio aún se descubra el hecho y se mantiene como “secreto a voces” con tal que la familia no se vea socialmente desacreditada o el agresor o agresora vaya a la cárcel, o en otros casos, no se encuentre.

 ¿Qué deben hacer las  personas que descubren el hecho? Priorizar en todo el sentido de la palabra a la víctima, ser padres o madres con una mirada consciente, afectiva y protectora, creación de red de apoyo y sobretodo comprensión y paciencia, pero también asistencia psicológica con especialistas que comprendan las magnitudes de una violencia sexual.

violencia de género
-En los casos en que las niñas y adolescentes quedan embarazadas de una violación, ¿qué se puede esperar a largo plazo del comportamiento de la niña cuando tenga la criatura?

Es una pregunta que va a depender de la capacidad de resiliencia que tenga esa persona, el apoyo familiar y las buenas y efectivas sesiones terapéuticas que le ayudarán no a olvidar el trauma, tampoco cambiar el pasado, sino  a cómo convivir y reconciliarte con ellas.

Si te encuentras en una situación de violencia, no dudes en buscar ayuda. En República Dominicana puedes marcar la línea de emergencia Línea Mujer, desde cualquier teléfono: *212


Sobre el autor

Lic. Anderson Batista, psicólogo clínico. Experto infantojuvenil, con especialidad en psicoterapia familiar y crianza positiva. Forma parte del equipo de psicoterapeutas del Centro Integral Lotus.

Sobre el Centro Integral Lotus

Es un espacio para el bienestar integral del individuo y la familia. Brindan asistencia, evaluación y apoyo en las distintas etapas evolutivas de la persona y el núcleo familiar. A través de un equipo multidisciplinario ofrecen servicios de psicoterapia familiar, infanto- juvenil, individual y parejas. Contactos: Info@centrointegrallotus.com 

Te puede interesar:

Cómo afrontar conflictos con los hijos e hijas

Síguenos en las redes como @Revestidamag

 

Comentarios