Bienestar

¿Cuál es el costo emocional de no saber decir que NO?

  • 4 febrero, 2022
  • 8 MINS READ
  • COMPARTIR

Santo Domingo.- NO, es una de las palabras más fáciles de pronunciar, pero también es una de las más difíciles de emplear cuando la situación lo amerita. Quiero que sepas que el no saber decir que NO tiene un costo emocional, del cual te hablaremos con detalle en las próximas líneas.  

Según la psicóloga sanitaria, Natalia Franco, saber decir “no” es una destreza que, junto a la asertividad, constituyen las dos principales habilidades sociales. 

¨Decir no requiere entrenamiento, no es una capacidad innata, puesto que no sólo se trata de decir no, sino de saber cuándo y cómo hacerlo, de ahí que se hable de “las técnicas para decir no” y de aprender a decir no, que forman parte de los aprendizajes en habilidades sociales avanzadas¨, agregó Franco. 



¨Cuando dices SI a los demás, asegúrate de no decirte NO a ti mismo¨, Paulo Coelho. 

¿Cómo saber cuándo decir NO? 

Según expertos, las personas que no establecen sus límites suelen parecer bastantes complacientes con los demás, lo que los lleva a aceptar hacer cosas, aunque estas vayan en contra de sus principios, necesidades o deseos. 

Razones por las que tenemos miedo a decir que No 

Sentimiento de culpabilidad

Este sentimiento esta estrechamente relacionado con la búsqueda de aprobación por parte de los demás. Lo que provoca la falsa convicción de que tenemos que hacer y decir lo que los demás esperan de nosotros para caer bien. 

La idea de ser mala persona 

La idea de ser ¨mala persona¨ por decir no, le ha pasado por la mente a la mayoría de gente en algún momento de su vida. Pero la realidad es que este pensamiento es totalmente erróneo, pues nadie puede catalogarse como malo por establecer límites claros. 

Miedo a posibles conflictos posteriores 

Frecuentemente solemos pensar que si nos negamos podemos vernos implicados en situaciones de las que posteriormente nos vamos a arrepentir. Esto generará malestar emocional y negatividad hacia nosotros mismos. 

Temor a la pérdida de relaciones con otras personas  

En fin, algunas personas no se niegan por miedo a que los demás se enfaden con ellas, pues se anticipa la idea de que decir NO provocará enfado e incluso la pérdida de relaciones. 

Algunas consecuencias de no saber decir que No 

La psicóloga Dra. Vanesa Fernández López, especialista en emociones, comenta que el coste emocional para este tipo de personas es muy alto, pues a largo plazo sufren las consecuencias de no saber decir que No. La experta enumera alguna de estas. 

  • Malestar emocional. Es frecuente que experimenten elevados niveles de ansiedad, tristeza e irritabilidad.
  • Problemas interpersonales. Esto se da por no dejar claro lo que realmente quieren, por eso  confunden a las personas de su entorno, que desconocen sus auténticos sentimientos y deseos, y no saben bien qué es lo que deben hacer. 
  • Sentimiento de inferioridad y baja autoestima. 
  • Autorreproches y sentimiento de culpa por no ser capaces de expresar sus deseos.
  • Los demás abusan de ellos. Esto se da pues a gente recurre a ellos en exceso porque “les acostumbran” a saber que siempre estarán ahí. 

Conoce las maneras asertivas de decir que NO 

Practica el “no”

Ponte frente a un espejo y repite frases como “lo siento, pero no lo haré” o ¨te quisiera colaborar pero también tengo muchas cosas pendientes por resolver¨. Se trata de que visualices las diferentes situaciones en las que sabes que la gente te dirá de hacer algo y que quieres decir “no”.

Discúlpate solo cuando sea necesario

Disculparse después de negarse no es algo malo. Se trata de que la disculpa no sea muy extensa porque sino la negativa que se ha dado, será olvidada.  Puedes disculparte de forma moderada diciendo: “siento tener que decir que no a tu propuesta” o “Lo lamento, pero la respuesta es no”.

Sé empático, no simpático

No hay que confundir ambos términos. Ser empático implica escuchar al otro, mientras que la simpatía se limita a responder. Normalmente respondemos “sí” para caer bien y tener la aprobación de la otra persona. Así pues, te recomendamos ser mas empático que simpático. 

Dí un “no” rotundo, pero sin agresividad 

Muchas veces, decimos las cosas que tenemos que decir pero lo hacemos en mal tono y gesto. Siempre recuerda que las maneras son importantes. 

 

Te puede interesar 

¿Qué le cuentas a tu pareja de tu ex? 

Señales de que No es amor 

Masculinidad positiva, todo lo que necesitas saber sobre esta

Síguenos en @Revestidamag 

Bienestar

¿Qué tanto sabes acerca del trastorno dismórfico corporal?

  • 26 diciembre, 2021
  • 5 MINS READ
  • COMPARTIR

Santo Domingo.- El trastorno dismórfico corporal es un trastorno de salud mental en el que la persona que lo padece no puede dejar de pensar en ningún momento en sus defectos físicos. Esta se obsesiona mayormente con los defectos pocos percibidos por los demás, así que invierte gran parte de su tiempo y dinero en corregir o arreglar esas supuestas imperfecciones. 

Según un estudio publicado en la revista Elsevier, especializada en información biomédica, el trastorno dismórfico corporal afecta a 5 millones de personas en Estados Unidos. Las personas con TDC pasan mucho tiempo centradas en la percepción de sus defectos y la forma de ocultarlos. El tiempo dedicado a estos pensamientos negativos puede interferir en la calidad de vida y la capacidad de llevar a cabo las actividades diarias. 



 

Principales síntomas del TDC  

-Comparar constantemente tu apariencia con la de los demás.

-Tener tendencias perfeccionistas.

-Poseer fuerte creencia de que tienes un defecto en tu apariencia que te hace feo o deforme.

-Buscar con frecuencia la aprobación de tu apariencia física por parte de los demás.  

-Evitar participar en actividades sociales. 

-Sentirte intimidado, avergonzado y ansioso por tus «defectos».

-«Recurrir a procedimientos estéticos de manera desesperada».  

 

Las características más comunes con las que la gente tiende a obsesionarse mayormente son: 

 -Apariencia de la piel: cutis, arrugas, acné, entre otras imperfecciones.  

-Tamaño de los senos.

-Genitales.

-Cabellera: brillo, calvicie, cantidad. 

Principales causas del TDC

-Sufrir de depresión o ansiedad. 

-Tener ciertos rasgos de personalidad como el perfeccionismo. 

-Haber sufrido experiencias negativas en la vida como abuso, discriminación o bullying.

-Tener familiares consanguíneos con trastorno dismórfico corporal o trastorno obsesivo-compulsivo.

 

En caso de creer sufrir el trastorno dismórfico corporal: 

-Conversa con tus padres o alguna persona de confianza lo que te esta pasando. 

-Busca ayuda profesional de un terapeuta o psicólogo. 

-Recibe el apoyo de los demás, te hará bien.  


Te puede interesar:

Navidad y una silla vacía

¿Tienes que sobrellevar el duelo esta Navidad?

Síguenos en @revestidamag



© 2022 REVESTIDA.COM All rights reserved