Bienestar

El rol de los abuelos en la familia de sus hijos

  • 17 noviembre, 2021
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

Santo Domingo.- Las familias se expanden y crecen.  Aunque cuando oímos la pabara «familia», no solemos imaginarnos a los abuelos, lo cierto es que estos tienen un rol preponderante en el desarrollo de las generaciones que les siguen. 

Los abuelos representan para sus nietos otra figura de autoridad en la cual resguardarse, crecer y desarrollarse emocionalmente. El acompañamiento de los abuelos generan estabilidad y protección en la familia de sus hijos, siempre y cuando se te tengan los límites claros. 

Funciones de los abuelos 

En el estudio «Funciones que desempeñan los abuelos» publicado en el 2010 por la revista científica Redalyc se tomó una muestra de 600 abuelos y se determinaron los principales roles de los abuelos:

-Cuidador: predomina en las familias monoparentales. Habla de los abuelos como un soporte para cuidar y atender a sus nietos cuando sus padres no pueden o se lo solicitan. 



-Compañeros de juegos: en todas las edades esta función sobresale.

-Historiador Familiar: «guardian de la sabiduría familiar». Son los portadores de las historias, cuentos y anécdotas del árbol genealógico. Una función que permea en la integración de la familia y en la propia estabilidad del abuelo para sentirse como un ente útil mientrás avanza de edad.

-Transmisores de conocimientos y valores morales: el estudio dice que las abuelas influyen más en las creencias de sus nietos. Son consejeros y sabios que orientan a sus familias.

-Modelo de envejecimiento y ocupaciones: la importancia del ejemplo. Los abuelos se convierten en referentes para sus nietos y modelos a seguir. Además de que les permite comprender y respetar el valor de las personas de la tercera edad (si los abuelos no son jóvenes por su puesto).

-Amortiguación entre padres e hijos: contribuyen a la estabilidad de las familias siendo mediadores de conflictos. Los abuelos influyen en sus nietos directa e indirectamente. 

-Ayuda en momentos de crisis: suelen ser un soporte emocional y económico en momentos de emergencias.

-Amor incondicional: son dadores de amor y cariño. Este amor incondicional puede variar en la percepción de cada nieto dependiendo no solo del trato, pero de la cantidad de visitas que reciben de sus abuelos.

-Confidentes y compañeros: suelen ser amigos y guardianes de secretos. El estudio establece que al tener una actitud más de «comprensión» que la que tenían de «juicio» con sus hijos, sus nietos se sienten mejor entendidos. 

-Consentidor: miman y siempre lo han hecho. Hay que tener cuidado con mimar en exceso y la sobreprotección. Por eso hay que poner límites.

Límites en su rol

Para algunas familias la intervencción de los abuelos pueden representar un aspecto negativo en la crianza de sus hijos. Cuando no hay límites claros surgen conflictos que pueden confundir a los infantes y generarles una sensación de que deben decidir entre sus abuelos o sus padres. 

Para evitar situaciones de dicha índole, se ponen los límites claros desde el principio con una comunicación asetiva. Informándoles los hijos a sus padres sobre las decisiones que han tomado en la crianza. Decisiones que los abuelos deben respetar, aunque esto no quiere decir que no puedan aconsejar o mediar en ciertas circunstancias. 


Te puede interesar 

¿La familia es solo mamá y papá?

La familia de mi esposo no me quiere

Como afrontar conflictos con los hijos e hijas 

Síguenos en @Revestidamag

¡Ya Eres Madre!

Cómo afrontar conflictos con los hijos e hijas

  • 6 abril, 2021
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

Incluso teniendo todas las herramientas, muchas veces se presentan conflictos que nos hacen perder el control, que no sabemos cómo manejarlas en el momento. Sobre todo, cuando se es padre o madre, escenario dónde hay muchas veces violencia tanto física como emocional y los infantes manifiestan su dolor, su miedo y su rabia a través de su conducta.

Existen tres claves generales que tenemos que recordar en todo momento:

1. Sin importar los motivos, observar siempre las conductas de los niños, niñas y adolescentes como manifestaciones de ese daño que pueden provocar los padres (física, emocional, negligencia…) y no como conductas provocativas de agresión hacia nosotros.

peleas con los hijos

2. Debemos de tener siempre pendiente que las emociones son contagiosas. Cuando estamos en presencia de un niño, niña o adolescente enfadado o asustado es muy fácil adherirnos de su emoción y acabar gritando cuando alguien grita y en consecuencia generar conflictos. De la misma forma que se nos contagia una carcajada o se nos achica el corazón viendo a una persona llorar con mucho sentimiento. Controlar una conducta difícil del niño, niña o adolescente requiere en PRIMER LUGAR Y SOBRETODO controlar nuestras propias emociones.



conflictos con los hijos

3. Cuando el enojo del niño, niña o adolescente se expresa de forma explosiva es preciso entender lo siguiente. Los seres humanos tenemos tres niveles de procesamiento:

-El cerebro racional, que lo llamaremos cabeza o cerebro superior, que nos ayuda razonar, pensar y planificar.

-El cerebro emocional, que estabiliza nuestras emociones y las que podemos imaginar en el corazón.

-Por último el cerebro más instintivo primitivo, el que nos sirve para protegernos y sobrevivir. Lo ponemos en acción cuando sentimos miedo, podemos imaginarlo en las en las tripas.

 

reconciliación con hijos

Sobre el autor

Lic. Anderson Batista, psicólogo clínico. Experto infantojuvenil, con especialidad en psicoterapia familiar y crianza positiva. Forma parte del equipo de psicoterapeutas del Centro Integral Lotus.

Sobre el Centro Integral Lotus

Es un espacio para el bienestar integral del individuo y la familia. Brindan asistencia, evaluación y apoyo en las distintas etapas evolutivas de la persona y el núcleo familiar. A través de un equipo multidisciplinario ofrecen servicios de psicoterapia familiar, infanto- juvenil, individual y parejas. Contactos: Info@centrointegrallotus.com 

Síguenos en las redes como @Revestidamag

Familia

El ‘momento’ de tener bebé

  • 22 mayo, 2014
  • 4 MINS READ
  • COMPARTIR

planificar un hijo

Ya formas parte de ‘la vida en conjunto’, y la conversación de buscar al primogénito, ese que los cuidará en su vejez, ha llegado. Ya están decididos, ambos se planificarán para concebir/engendrar a su criatura.

Por qué planificarnos

  • Motivos de salud

Elena (44 años), madre de tres hijas, nos dice que al momento de planificarse para tener sus dos siguientes hijas (pues la primera [22] llegó de sorpresa) siguió las recomendaciones de su ginecólogo. «Me dijo que esperara mínimo dos años después del parto, para que la matriz se regenerara» y así evitar riesgos de preeclampsia, aborto natural u otra complicación.



También por la condición económica esperó tres años para tener a Isabel (19) y luego seis para tener a María Elena (13).

  • Cuestiones ‘per cápita’

En el 2008, El Caribe publicó que el costo de tener un o una bebé en República Dominicana era desde 90 mil pesos hasta 240 mil en el primer año. Esto dependerá del nivel socioeconómico de cada familia. Tener hijos no es una decisión a la ligera en una sociedad de consumo donde los precios suben y suben. Un niño sorpresa en una familia rediseña el presupuesto completo de un hogar, por eso se recomienda ahorrar antes del acto sexual reproductivo. Ponle un nombre a esa cuenta, puede ser ‘nuestro bebé’.

  • Mejor organización para no dejar tus demás responsabilidades

Saber en qué período quieres quedar embarazada te permitirá organizarte en el trabajo, en tus actividades de esparcimiento, hasta en tus vacaciones. La maratonista Érika Olivera, oriunda de Chile, planificó sus cuatro primeros embarazos de forma que no coincidieran con sus entrenamientos, «pues no podía fallar en ese compromiso» que adquirió antes de ser mamá. Con sus cinco hijos, logró 12 medallas de oro, 11 de plata y 7 de bronce y marcó 28 récords chilenos y sudamericanos. 

45 años atrás esto no se veía. Recuerdo los relatos de mi abuela de cuando tuvo su octavo hijo. Le dijo a mi abuelo que se fuera a dormir para otra habitación porque ya estaba cansada de tener muchachos. En ese entonces, década de los 70 en la ciudad de Santo Domingo, esta familia de escasos recursos no pensaba en usar métodos anticonceptivos, pues eran muy costosos y habían otras prioridades (alimentar a la familia, construir una casa propia y educar a una nueva generación).

Hoy día, la historia es diferente. La ‘fábrica de pequeños’ la abres y cierras cuando desees y factores como la salud y el bienestar económico priman al momento de tomar esta decisión. Pues hablamos de alimentar el mundo con una nueva mente creativa, capaz, racional y emocional que vendrá a interactuar con el mundo.