Salud

¿Amigas o familiares con problemas alimenticios?, ¡detecta las señales!

  • 17 octubre, 2016
  • 5 MINS READ
  • COMPARTIR

tca-1

Estamos en un mundo donde la belleza y los cuerpos esbeltos cada vez son más importantes, pero, ¿qué pasa cuando nuestras amigas, primas o compañeras del trabajo empiezan a obsesionarse por estar totalmente delgadas?

Es una situación muy delicada en la que tienes que estar alerta todo el tiempo para que puedas ayudarlas. El estado de ánimo es la principal señal de los trastornos alimenticios.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los trastornos de alimentación representan el problema de salud más importante de la humanidad, por el número de personas afectadas y la cantidad de muertes a causa de estos trastornos.



¿Has notado en ella conductas extrañas últimamente?, ¿sospechas que pueda sufrir de anorexia o bulimia?, aquí las señales:

  • Cambios drásticos en su alimentación.
  • Come por ansiedad y después se siente culpable.
  • Siempre está tensa, procura moverse todo el tiempo y se obsesiona con el ejercicio para quemar calorías.
  • Después de cada comida va al baño.
  • Su personalidad ha cambiado muchísimo, tienen constantemente cambios de humor.
  • Habla todo el tiempo de que está gorda y de que necesita rebajar.
  • Pone excusas para no comer: “No gracias, estoy llena. Soy alérgica a eso, estoy enferma del estómago, mi doctor me lo prohibió”.
  • Habla de dietas constantemente.
  • Evita salir con sus amigos a eventos sociales y a restaurantes.

Si identificas a tu amiga con una de estas señales, es recomendable que le expreses tu preocupación, pero que no la juzgues. El doctor mexicano Alfredo Zúñiga, reconocido a nivel mundial por su especialización en trastornos alimenticios, recomienda lo siguiente:

  • Evita ser directa y siempre dile las cosas de la mejor manera. No le preguntes directamente si padece de anorexia o bulimia, pues esta pregunta solo llevará a que ella se ponga a la defensiva y comience a evitarte.
  • No critiques sus conductas, peso o actividades. Aunque no estés de acuerdo con lo que haga, deja que te cuente absolutamente TODO. Recuerda que por encima de cualquier cosa, eres su amiga.
  • Infórmate, motívala a buscar ayuda profesional.
  • No la juzgues por su figura o peso. Un comentario o apodo puede marcar a las personas de por vida.

Miles de mujeres en el mundo sufren trastornos alimenticios, es tiempo de que cada una de nosotras empiece a aceptarse y a quererse tal y como es. Si no sabes mucho de este tema, te recomendamos algunos libros con los que puedes informarte y ayudar a tus seres queridos.

picmonkey-collage

Síguenos en las redes @RevestidaMag

Recientes

El lado oscuro de la belleza

  • 24 septiembre, 2013
  • 4 MINS READ
  • COMPARTIR

unhappyanorexia

Cuando Esther se mira en el espejo, no le gusta lo que ve. Se siente gorda, se siente hinchada, se siente fea. Cuando sale con amigos y amigas come poco, aún cuando éstos insistan en que ha perdido demasiado peso.

Con el bombardeo constante de imágenes que insisten que debemos vernos de cierta forma o actuar de otra, distorsionamos la percepción de nuestra imagen propia, lo que afecta tanto nuestra salud mental como física.

A consecuencia de ésto, muchas y muchos jóvenes hoy en día padecen de anorexia, un trastorno alimenticio que sufren con más frecuencia el sexo femenino, con una relación de 1 hombre por cada 15 mujeres que la padece.



La enfermedad se caracteriza por provocar una distorsión de cómo el/la paciente ve su cuerpo. Relacionan tanto el ser gorda/o con ser feo/a, que se obsesionan con perder peso que muchas veces recurriendo a medidas extremas que impactan los órganos principales, a veces con consecuencias irreversibles.

Eso le pasa a Esther y a muchas otras, quienes reducen hasta el límite la cantidad de alimentos que ingieren, hacen ejercicios en exceso, toman laxantes y diuréticos de forma compulsiva, y en algunos casos, se provocan vómitos después de cada comida.

Según expertos de la conducta, existen varios tipos de anorexia nerviosa, entre ellos:

Tipo restrictivo o típico: se caracteriza por la pérdida de peso se produce a través de dietas distorsionadas que incluyen el ayuno, o ejercicios excesivos sin control.

Tipo compulsivo: en esta recurren con regularidad a los atracones (comer compulsivamente) y luego, para compensar el posible aumento de peso, se provocan el vómito o abusan de laxantes, diuréticos o enemas, muchas veces aunque hayan ingerido pocos alimentos.

Los estudios arrojan que entre el 3 y el 10% de las adolescentes la padecen. Entre el 50 y el 60% de los casos se cura y el resto de pacientes cronifican la enfermedad. La anorexia no es una enfermedad a tomar a la ligera, la mortalidad por anorexia nerviosa es de un 10% entre las pacientes que la padecen.

Es bueno mantenerse en forma, tanto por una cuestión de salud como para sentirse bien en su propia piel. Cuando nos sentimos atractivas/os, el autoestima se eleva y nos llenamos de una confianza que nos hace más productivos y más felices. Pero hay que aceptar (y transmitir a las mujeres y hombres que le hacen falta saberlo) que la apariencia física no es lo que da esa confianza, sino la fuerza de voluntad. La anorexia no es salud, ni autoestima.