Cocina

Truco: cómo saborizar la mantequilla

  • 28 enero, 2014
  • 5 MINS READ
  • COMPARTIR

truco mantequilla sabor1

La mantequilla es uno de los ingredientes principales en casi todas las recetas. Es bien versátil ya que agregando unos cuantos ingredientes extras puede utilizarse de muchas maneras para darle un toque especial, fácil y rápido a cualquier platillo.

Sólo necesitas mantequilla a temperatura ambiente, un poco de aceite de oliva y agregar uno de estos ingredientes:

– Hierbas frescas o secas como romero, tomillo, eneldo, estragón, orégano, albahaca, perejil, salvia, cilantro o la que prefieras.



– Pimentón

– Ajo (crudo o asado)

– Pimienta de cayena

– Cebolla

– Puerro fino

– Pimientos

– Chiles

– Curry

– Especias

Preparación

En un bowl o en un procesador mezclar mantequilla a temperatura ambiente con un poco de aceite de oliva. Agregar los ingredientes que desees y combinar bien. Salpimentar. 

Para guardar o servir puedes escoger una de estas opciones:

A. Vierte la mezcla de mantequilla en una manga y sobre papel encerado haz pequeñas formas y llévala al refrigerador hasta el momento de usar.

a2 (5)

B. Colócala en papel film transparente, formar un rollo y llevar al refrigerador. Cuando lo vayas a utilizar cortar en rodajas del ancho que desees.

C. Consérvala en un bowl si la deseas para untar en pan o en platos calientes como pastas o vegetales hervidos.

D. La mantequilla que aromatices con hierbas las puedes servir de esta manera. En un molde para hacer hielo pon la planta de tu preferencia y vierte mantequilla derretida en cada cubo. Lleva al refrigerador. Desmóldalos y ya tienes unos bocadillos cremosos para tus comensales.

a4 (2)

 Estas mantequillas puedes utilizarla en distintas preparaciones como: carne, pastas, pescado, papas horneadas, risottos, raviolis, arroz, maíz, salmón, camarones, mariscos, langosta,  vegetales salteados, guisantes, judías, espárragos, vegetales a la parrilla, pan tostado, galletas saladas o ¡con lo que quieras! Dale este toque especial a tus comidas y ¡disfruta!

Cocina

Los beneficios de la sal

  • 28 agosto, 2013
  • 3 MINS READ
  • COMPARTIR

«Debe haber algo extrañamente sagrado en la sal: está en nuestras lágrimas y en el mar.»
-Gibran Jalil Gibran

La sal es el ingrediente principal de la cocina. No importa lo que prepares, siempre llevará un toque de sal para resaltar su sabor. Por esto es importante aprender un poco más sobre este indispensable de la gastronomía. 

El cloruro de sodio, conocido popularmente como sal común puede dividirse en varios tipos, de acuerdo a su procedencia: la sal marina y la de manantial, que se obtienen por evaporación, la sal gema, que procede de la extracción minera de una roca mineral denominada halita y la sal vegetal, que se obtiene por concentración, al hervir una planta gramínea.

La sal proporciona a los alimentos uno de los sabores básicos: el salado, pudiéndolo percibir debido a que en la lengua contamos con receptores específicos para su detección. El consumo de sal modifica nuestro comportamiento frente a los alimentos ya que es un generador del apetito y estimula su ingesta.



Se emplea fundamentalmente en dos áreas: como condimento de algunos platos y como conservante en los salazones de carnes y pescado (incluso de algunas verduras), así como en la elaboración de ciertos encurtidos.

La sal es la única roca comestible y es posiblemente el condimento más antiguo empleado por el ser humanos. Es barata y fácilmente asequible en cualquier tienda o supermercado. El consumidor la encuentra en tres formatos: fina, gorda o en forma de copos (esta última se suele dedicar a la alta cocina). Se comercializa también de dos tipos: como sal refinada, la más habitual, en forma de cristales homogéneos y blancos, y como sal sin refinar, cuyos cristales pueden ser más irregulares y menos blancos.

Existen diferentes denominaciones de sal a lo largo de todo el mundo y diversas variedades dependiendo de su lugar de origen e ingredientes agregados.

Galería: Variedades de sal.



© 2023 REVESTIDA.COM All rights reserved