Familia

Marianne Cruz le da la bienvenida a Ricardo

  • 3 abril, 2020
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

En Revestida celebramos las vidas que vienen en camino, e iniciamos con el nacimiento de Ricardo, el segundo bebé de Marianne Cruz

Luego de 9 meses viendo a Ricardo crecer dentro del vientre finalmente le damos la bienvenida el 3 de abril de 2020. Así esperó Arturo a su hermanito, preparado con su respectiva mascarilla acompañando en la distancia a su padres en este proceso, ya que se ha quedado en casa de familiares como prevención.



Hijo de Marianne Cruz

El embarazo durante el coronavirus

Muchas chicas que experimentan el embarazo en estos momentos probablemente tenían distintas expectativas para el día del parto. Sin embargo la vida no viene con instrucciones por lo que es momento de soltar aquellos planes y abrir paso a los nuevos. 

«El embarazo no se puede poner en pausa, no puedo esperar a que pase la pandemia, no sabes si quieres esperar o adelantar porque no tienes certeza de cuándo será el pico de contagio, cuando serán más vulnerables.» -Marianne Cruz

View this post on Instagram

#Repost @mariannecruzg : . Quién lo diría, que nuestro hijo iba a nacer en medio de una pandemia y toda la crisis que le rodea. En estos momentos nadie escapa a la angustia, la incertidumbre, el miedo…Pero cuando dentro de ti está una nueva vida que ha de llegar en este momento, no sabes bien cómo reaccionar. . Por un lado piensas en todas las posibilidades y condiciones en las que podría nacer. Te preguntas si habrá disponibilidad en los centros de salud o tendrás que buscar otras alternativas, si estando internada podrías contagiarte o contagiarse él; sabes que llegará al mundo y es casi seguro que tu familia y amigos no podrán estar ahí para compartir ese gran momento y lo entiendes, pero duele. Entonces no sabes si estás siendo alarmista cuando llamas a tus doctores y, pensando en la posibilidad del colapso del sistema de salud, les preguntas si se puede hacer la cesárea en el quirófano de otra clínica o hasta te imaginas trayéndolo al mundo en tu propia casa porque quizás aquí está más seguro. Y sí, claro, das por hecho que estás perdiendo la cordura hasta que una amiga embarazada comparte tus mismas ideas y te das cuenta de que pensar en todos los posibles escenarios es lo más natural cuando buscas garantizar la salud de tu bebé. El embarazo no se puede poner en pausa, no puedo esperar a que pase la pandemia, no sabes si quieres esperar o adelantar porque no tienes certeza de cuándo será el pico de contagio, cuando serán más vulnerables. Piensas que estás trayendo a un ser a un mundo donde sobra tanto y a su vez falta demasiado. Y te da tristeza, te replanteas la vida como la ves hasta el momento y de una u otra manera te culpas por exponer a un ser indefenso a esta realidad. Y en medio de la ansiedad, tanta gente querida dándote ánimo… Hasta que dos personas, con pocos minutos de diferencia una de la otra, me compartieron mensajes de luz y bendiciones que dieron especial paz a mi alma. Mi amiga de siempre, @Gissellmms me hizo ver en medio de la desesperación que nuestro hijo nacerá… (continúa en comentarios) . #EstoyRevestida #YaEresMadre #QuedateEnCasa

A post shared by Revestida.com (@revestidamag) on

Estas son algunas de las aclaraciones importantes de parte de la OMS:

¿Pueden las mujeres con COVID-19 dar del seno?

Si. Las mujeres con COVID-19 pueden amamantar si lo desean. Deben:

  • Practicar la higiene respiratoria durante la alimentación, usando una máscarilla donde esté disponible;
  • Lavarse las manos antes y después de tocar al bebé;
  • Rutinariamente limpiar y desinfectar las superficies que han tocado.

¿Las mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de contraer el COVID-19?

Actualmente se están realizando investigaciones para comprender los impactos de la infección por COVID 19 en mujeres embarazadas. Los datos son limitados, pero en la actualidad no hay evidencia de que tengan un mayor riesgo de enfermedad grave que la población general.

Sin embargo, debido a los cambios en sus cuerpos y sistemas inmunes, sabemos que las mujeres embarazadas pueden verse gravemente afectadas por algunas infecciones respiratorias. Por lo tanto, es importante que tomen precauciones para protegerse contra COVID-19 e informen a su proveedor de atención médica los posibles síntomas (como fiebre, tos o dificultad para respirar).

La OMS continuará revisando y actualizando su información y asesoramiento a medida que haya más evidencia disponible.

¿Cómo debe una mujer embarazada protegerse contra el COVID-19?

Las mujeres embarazadas deben tomar las mismas precauciones para evitar la infección por COVID-19 que otras personas. 

  • Lavarse las manos frecuentemente con un desinfectante para manos a base de alcohol o agua y jabón.
  • Mantener el espacio entre ustedes y los demás y evitar espacios abarrotados.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca.
  • Practicando la higiene respiratoria. Esto significa cubrirse la boca y la nariz con el codo o pañuelo doblado cuando tose o estornuda. Luego deseche el tejido usado inmediatamente.
  • Si tiene fiebre, tos o dificultad para respirar, busque atención médica temprano. Llame antes de ir a un centro de salud y siga las instrucciones de su autoridad de salud local.

    Las mujeres embarazadas y las mujeres que han dado a luz recientemente, incluidas las afectadas por COVID-19, deben asistir a sus citas de atención de rutina.

Te puede interesar:

No dejes que tus pequeños se aburran en casa. Mira estas actividades

Familia

Mitos y verdades acerca del cuerpo post parto

  • 29 noviembre, 2019
  • 13 MINS READ
  • COMPARTIR

La cuarentena, post parto o puerperio, son algunos de los términos para referirse al periodo tras dar a luz. Los que siguen siendo los mismos, sin importar el tiempo, época o siglo son los mitos acerca del tema. Pero lo que es una realidad indudable es que la mujer experimenta grandes cambios fisiológicos.

Otra verdad acerca del cuerpo post-parto es que esos cambios comienzan desde el momento en cual el bebé sale del útero y suceden poco a poco. Su duración media es de seis semanas, aproximadamente 40 días, y esa es la razón del nombre.

Algunas realidades

Durante este tiempo algunos de los procesos por los cuales el cuerpo de una madre pasará de forma natural y si no hay complicaciones, para devolver la normalidad a todo su organismo, son:

Eliminación del agua: de manera paulatina, el agua acumulada en los tejidos durante el embarazo se eliminará través del sudor y la orina.
  



Pérdida de peso: a consecuencia de lo anterior, el parto y la lactancia hacen por sí solos que la madre llegue a perder hasta un 12,5% del peso que tenía antes del parto.
 

Cambios hormonales y en el aparato circulatorio: al cabo de una semana de producirse el parto se recupera la frecuencia cardíaca normal y así también los estrógenos, la progesterona y la gonadotropina coriónica humana. Sin embargo, aumenta significativamente la secreción de prolactina en tanto se mantiene la lactancia materna.

La piel cambia: la pigmentación que la piel haya adquirido durante la gestación en la cara y la línea alba desaparecerá. La zona del abdomen queda flácida en la medida en que el útero recupera su volumen natural y los músculos su elasticidad.
    

Cambios en el aparato genital: es un hecho que el tamaño del útero aumenta durante la gestación. Luego del embarazo se reduce de forma progresiva recuperando sus dimensiones antes del embarazo, un mes después del parto. La vagina lo hace a los diez días.
  

Hola, de nuevo, a la menstruación: el tiempo que tarda en restablecerse la regla depende de si la madre amamanta a su hijo o no. Si no es así, lo habitual es que reaparezca al cabo de aproximadamente 40 días. En algunos casos se produce un retraso que puede extenderse a todo el período de lactancia y en ocasiones incluso más.

Desmitificando el cuerpo post parto

“Si diste a luz con cesárea tienes que esperar para dar el pecho”

Totalmente ¡FALSO!

El fundamento de esta “creencia” está en el hecho de que la mayoría de las cesáreas se realizan o bien bajo la anestesia epidural o bajo raquianestesia. Estos  fármacos locales son compatibles y seguros para el futuro bebé y no perjudican su salud.

Las dosis de fármacos depurado en la leche materna son muy bajas, por lo que apenas afectan al estado del bebé y habitualmente no se contraindica la lactancia.

Es más, se recomienda dar el pecho al recién nacido de inmediato, en cuanto los protocolos médicos lo permitan.

“La madre no se puede bañar en el transcurso de un mes”

¡FALSO!

Lo que empezó como una simple recomendación se generalizó. En una madre que recién dio a luz, por parto natural, o cesárea, se le sugiere no sumergirse ni bañera y mucho menos en piscina y playas, durante al menos un mes, que es el tiempo que tardan en cicatrizar las heridas porque la humedad podría dificultar que se cierren.

Sin embargo, la higiene es fundamental para evitar la infección de la cicatriz de la cesárea o de los puntos en el canal de parto si existieran. Las heridas deben de mantenerse limpias y secas. Por eso, se aconseja que la mujer se duche cuanto antes, incluso antes de recibir el alta del hospital.

“No pueden usar cremas en los pechos cuando se da de mamar”

Falso.

En busca de evitar la aparición de grietas, estrías, dolor o posibilidad de mastitis, hay que cuidar las mamas durante el postparto y la lactancia. Una de las medidas básicas es mantener la piel hidratada y mantener seca la zona de la areola, para evitar la aparición de heridas.

Este mito surge de la idea de que muchas cremas contienen químicos, pero en la actualidad hay una multitud de productos que pueden aplicarse en el pecho sin riesgo ni para la madre ni para el bebé.

Por regla general, las cremas antiestrías o específicas para el cuidado del pecho son inocuas.

«Dando el pecho no te quedas embarazada«

¡Muy FALSO!

Si. Aunque la hormona prolactina, que se segrega durante la lactancia, altera la ovulación y por lo tanto el ciclo menstrual, esto no ocurre siempre ni afecta por igual a todas las madres. Hasta ahí todo claro. El problema es que la mujer que recién dio a luz no sabe con exactitud cuándo le va a volver la regla (y la ovulación se produce 14 días antes de la aparición del periodo), así que es posible quedarse embarazada si no se usa un método anticonceptivo.

“Aprovechar el parto para realizar operaciones de estética”

Falso.

En los últimos años se ha visto como famosas salen de la sala de parto con una figura más definida que antes de quedar embarazada. Esto se debe a que muchas se someten a cirugías plásticas en busca de mejorar su aspecto físico.

El Mundo afirma, “la cesárea supone un estrés quirúrgico para la madre que no se debe agravar con ninguna otra intervención electiva. No es una ventaja en ningún término, sino añadir riesgo innecesario. Además, lo más adecuado es esperar a que los tejidos recuperen, biológicamente, su forma y posición, para saber cuánto hay que corregir para obtener un resultado preciso”.

El cuerpo alcanza  el estado normal, que sería el momento idóneo de valorarlo en condiciones adecuadas, nunca antes de los seis meses, que es cuando la mujer podría evaluar objetivamente las correcciones deseadas.

Medias verdades

“Conviene ponerse una faja nada más dar a luz”

Depende…

Existe una controversia respecto al tema. Muchos especialistas recomiendan utilizarla en ocasiones puntuales si lo precisan, ya que a la larga, va a perjudicar a su propia musculatura. Mientras otros afirman que la faja post parto ayuda a reorganizar los órganos de la mujer en su debido lugar, disminuyendo la hinchazón, dando más seguridad para que se mueva, tosa o maneje, principalmente después de una cesárea, ayudando, ademas a ‘moldar’ el cuerpo.

Lo mejor que puedes hacer es consultar a tu médico de cabecera y que él te haga la sugerencia de lugar.

“No hay que hacer ejercicio hasta superar la cuarentena”

Depende…

Se sugiere que la mujer comience a ejercitar su periné tan pronto como tenga fuerzas. También se recomienda que las actividades que haga sean de manera tranquila, como caminatas, estiramiento o yoga. Otra cosa que es aconsejable es evitar los deportes de alto impacto porque pueden debilitar aún más el suelo pélvico, o sea, el conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior, y sostienen la vejiga, útero, vagina y recto de manera correcta para su buen funcionamiento.

Existen muchas creencias que pueden hacer de la maternidad una pesadilla, si conoces a una futura madre, comparte con ella esta información e invítala a indagar todavía más, siempre en calma y consultando a un especialista para cualquier duda acerca de tu período post parto.

Te puede interesar:

7 mitos sobre la lactancia materna destapados