Bienestar

¿Cuál es el costo emocional de no saber decir que NO?

  • 4 febrero, 2022
  • 8 MINS READ
  • COMPARTIR

Santo Domingo.- NO, es una de las palabras más fáciles de pronunciar, pero también es una de las más difíciles de emplear cuando la situación lo amerita. Quiero que sepas que el no saber decir que NO tiene un costo emocional, del cual te hablaremos con detalle en las próximas líneas.  

Según la psicóloga sanitaria, Natalia Franco, saber decir “no” es una destreza que, junto a la asertividad, constituyen las dos principales habilidades sociales. 

¨Decir no requiere entrenamiento, no es una capacidad innata, puesto que no sólo se trata de decir no, sino de saber cuándo y cómo hacerlo, de ahí que se hable de “las técnicas para decir no” y de aprender a decir no, que forman parte de los aprendizajes en habilidades sociales avanzadas¨, agregó Franco. 



¨Cuando dices SI a los demás, asegúrate de no decirte NO a ti mismo¨, Paulo Coelho. 

¿Cómo saber cuándo decir NO? 

Según expertos, las personas que no establecen sus límites suelen parecer bastantes complacientes con los demás, lo que los lleva a aceptar hacer cosas, aunque estas vayan en contra de sus principios, necesidades o deseos. 

Razones por las que tenemos miedo a decir que No 

Sentimiento de culpabilidad

Este sentimiento esta estrechamente relacionado con la búsqueda de aprobación por parte de los demás. Lo que provoca la falsa convicción de que tenemos que hacer y decir lo que los demás esperan de nosotros para caer bien. 

La idea de ser mala persona 

La idea de ser ¨mala persona¨ por decir no, le ha pasado por la mente a la mayoría de gente en algún momento de su vida. Pero la realidad es que este pensamiento es totalmente erróneo, pues nadie puede catalogarse como malo por establecer límites claros. 

Miedo a posibles conflictos posteriores 

Frecuentemente solemos pensar que si nos negamos podemos vernos implicados en situaciones de las que posteriormente nos vamos a arrepentir. Esto generará malestar emocional y negatividad hacia nosotros mismos. 

Temor a la pérdida de relaciones con otras personas  

En fin, algunas personas no se niegan por miedo a que los demás se enfaden con ellas, pues se anticipa la idea de que decir NO provocará enfado e incluso la pérdida de relaciones. 

Algunas consecuencias de no saber decir que No 

La psicóloga Dra. Vanesa Fernández López, especialista en emociones, comenta que el coste emocional para este tipo de personas es muy alto, pues a largo plazo sufren las consecuencias de no saber decir que No. La experta enumera alguna de estas. 

  • Malestar emocional. Es frecuente que experimenten elevados niveles de ansiedad, tristeza e irritabilidad.
  • Problemas interpersonales. Esto se da por no dejar claro lo que realmente quieren, por eso  confunden a las personas de su entorno, que desconocen sus auténticos sentimientos y deseos, y no saben bien qué es lo que deben hacer. 
  • Sentimiento de inferioridad y baja autoestima. 
  • Autorreproches y sentimiento de culpa por no ser capaces de expresar sus deseos.
  • Los demás abusan de ellos. Esto se da pues a gente recurre a ellos en exceso porque “les acostumbran” a saber que siempre estarán ahí. 

Conoce las maneras asertivas de decir que NO 

Practica el “no”

Ponte frente a un espejo y repite frases como “lo siento, pero no lo haré” o ¨te quisiera colaborar pero también tengo muchas cosas pendientes por resolver¨. Se trata de que visualices las diferentes situaciones en las que sabes que la gente te dirá de hacer algo y que quieres decir “no”.

Discúlpate solo cuando sea necesario

Disculparse después de negarse no es algo malo. Se trata de que la disculpa no sea muy extensa porque sino la negativa que se ha dado, será olvidada.  Puedes disculparte de forma moderada diciendo: “siento tener que decir que no a tu propuesta” o “Lo lamento, pero la respuesta es no”.

Sé empático, no simpático

No hay que confundir ambos términos. Ser empático implica escuchar al otro, mientras que la simpatía se limita a responder. Normalmente respondemos “sí” para caer bien y tener la aprobación de la otra persona. Así pues, te recomendamos ser mas empático que simpático. 

Dí un “no” rotundo, pero sin agresividad 

Muchas veces, decimos las cosas que tenemos que decir pero lo hacemos en mal tono y gesto. Siempre recuerda que las maneras son importantes. 

 

Te puede interesar 

¿Qué le cuentas a tu pareja de tu ex? 

Señales de que No es amor 

Masculinidad positiva, todo lo que necesitas saber sobre esta

Síguenos en @Revestidamag 

Bienestar

Aprende a cómo dejar de procrastinar y no morir en el intento

  • 8 junio, 2021
  • 11 MINS READ
  • COMPARTIR
Procrastinar

Santo Domingo.- Es común que a lo largo de nuestras vidas nos enfrentemos diariamente con nuevos retos, metas y proyectos. Pueden ir desde la promesa de iniciar con una nueva dieta el lunes hasta el convencimiento de despertar más temprano la mañana siguiente. Empezamos con nuestros objetivos claros, seguras de poder lograrlo y motivadas por los resultados a futuro, pero sucede que con el pasar de los días o incluso las horas, esa motivación desaparece. 

A esto se le conoce como procrastinación, un hábito definido como la postergación o aplazamiento de tareas por encima de otras.  Factores como el perfeccionismo, el miedo al fracaso, la subestimación de tiempos o la percepción de los objetivos como un gran proyecto son algunas de las razones capaces de impedir que llevemos a cabo lo que nos propongamos.  

La batalla contra este hábito no es tarea fácil, pero tampoco es imposible. A continuación te daremos algunos consejos prácticos y sencillos que podrás implementar para que de ese modo dejes de procrastinar de una manera más efectiva.

Consejos para dejar de procrastinar

Haz una lista con todo lo que tengas que hacer

Procrastinar

Antes de realizar tus tareas pendientes es necesario que elabores una pequeña lista que te ayude a esquematizar tus responsabilidades. Esto servirá de guía para conocer con certeza cuáles son tus tareas pendientes y cómo procederás a cumplir con cada una de ellas. Redacta un listado con todos tus deberes del día, pero siendo siempre consciente de exigirte una cantidad aceptable. 



Divide las tareas más grandes en acciones pequeñas

Procrastinar

Una de las razones más habituales del por qué procrastinamos es por el simple hecho de percibir como grandes o complicadas ciertas tareas, por lo que no sabemos por dónde iniciarlas. Este sentimiento es bastante frecuente y sencillo de lidiar. El truco está en tomar esta tarea y dividirla en otras más pequeñas. Haciendo esto será más fácil iniciar con nuestras responsabilidades sin morir en el intento.

Elimina las distracciones

Procrastinar

Aunque pudiera sonar cliché y tal vez muy obvio para algunas, este tip es importante tenerlo presente. Es habitual que durante el proceso de una de nuestras tareas, sin importar cuan concentradas estemos, una simple notificación frene la productividad establecida. Pero créenos, no te culpamos. Estamos conscientes de la dificultad que amerita hacer caso omiso cuando nos entra alguna llamada o vemos el mensaje de una amiga o amigo.

Sin embargo es importante que sepas que este tipo de situaciones pueden frenar tus avances, conseguir que te distraigas y abandones por completo las tareas que estabas desarrollando. Pon tu teléfono en vibrador, desactiva las notificaciones en tu computador y quita de tu alcance todo lo que consideres capaz de distraerte.

Analiza tu ambiente

Procrastinar

Tal vez sea difícil de creer, pero está comprobado que el ambiente en que te desenvuelves puede influir en tu estado de ánimo y, por supuesto, en tu productividad. Es necesario tener en cuenta factores como la iluminación, la temperatura, el ruido y la organización del espacio, ya que son claves a la hora de buscar la concentración y la motivación para trabajar.

Recompensa tu progreso

Procrastinar

Este es sin duda el mejor de los consejos y el más efectivo para ayudarte a mantener la motivación por más tiempo. Es sencillo y fácil de ejecutar ya que solo debes de buscar algo con lo puedas premiarte una vez finalices uno de tus objetivos, algo que desees o que sepas que te hace feliz. Puede ser un snack, un postre, ver unos minutos de tu serie o película favorita, incluso navegar por un breve periodo de tiempo en tus redes sociales.

No es un maratón, descansa

Procrastinar

Es importante que sepas que si realmente buscas cumplir con todos tus deberes, el descanso es innegociable. Muchas veces somos víctimas de la creencia de que si trabajamos más horas, lograremos avanzar más, pero ¿sabes qué? esto no es cierto. Si nos disponemos a trabajar durante largas jornadas y peor aún, sin descanso, será predecible el sentimiento de cansancio físico y emocional, generando  que abandonemos las tareas e iniciemos a procrastinar otra vez. 

Ya te hemos dado varias herramientas que podrás usar a tu favor pare dejar de procrastinar. A partir de aquí dependerá de ti, de tu enfoque y de los objetivos que te propongas lograr a corto y a largo plazo. ¡Tú puedes!

Te puede interesar

¡Girl Power! 12 series con mujeres al frente que te encantarán

¿La nueva Sex and the City? Mira las primeras fotos de la serie Emily in Paris

Síguenos en  @Revestidamag.



© 2023 REVESTIDA.COM All rights reserved