Familia

Crear una cultura de pensamiento en casa

  • 20 noviembre, 2017
  • 7 MINS READ
  • COMPARTIR

La mayoría de nosotros estamos de acuerdo en que aprender a pensar es una de las habilidades básicas del siglo XXI; destrezas que nuestros hijos necesitan desarrollar para tener éxito en el mundo que les toca vivir. Sin embargo, las investigaciones sugieren que la mayoría de las personas no son muy conscientes de cómo van a resolver un problema ni de qué estrategias son efectivas al enfrentar situaciones simples o complejas, o cómo tomar una posición frente a un tema. Pensar ocurre de forma invisible para los demás e incluso para nosotros mismos. Los pensadores efectivos hacen visible su pensamiento, lo que significa que externan sus pensamientos al hablar, escribir, dibujar o por medio de algún otro método. Al hacerse conscientes de sus procesos mentales, el pensante puede entonces dirigir y mejorar su pensamiento.

Las destrezas de pensamiento son habilidades y procesos mentales que permiten desarrollar la capacidad de:

Observar  – Analizar – Reflexionar – Sintetizar – Hacer inferencias – Hacer analogías – Ser creativos – Solucionar problemas



¿Y cómo puedo enseñar a pensar?

Los padres ejercen una amplia influencia en sus hijos, desde la forma en que se expresan y comportan, hasta los valores por los cuales guían sus vidas. De igual forma, implementando sencillas rutinas, podemos fortalecer el desarrollo de destrezas de pensamiento en nuestros hijos desde muy temprana edad.

Las rutinas de pensamiento a las que nos referimos son estrategias desarrolladas por la unidad de investigación “Project Zero” de la Universidad de Harvard (dentro del marco del proyecto “Haciendo visible el pensamiento”), como estrategias para ayudar a los maestros en el salón de clases. Estas rutinas son perfectamente adaptables al contexto familiar. Se trata de estructuras tan sencillas como un conjunto de preguntas o una secuencia corta de pasos que pueden ser utilizados para diversas edades y contextos. Las llamamos rutinas, en lugar de estrategias, porque se utilizan una y otra vez en la vida diaria, hasta que se convierten en parte del lenguaje cotidiano de las familias.

Una de estas rutinas es preguntar, “¿Por qué lo dices?”, lo cual ayuda a los niños y niñas a describir lo que ven o saben, pidiéndoles que construyan explicaciones. Promueve el razonamiento basado en la evidencia y los invita a compartir sus interpretaciones; igualmente ayuda a comprender alternativas y múltiples perspectivas. Su uso cotidiano al conversar con los hijos es tan sencillo como formular las siguientes preguntas en el momento en que se hace algún enunciado, se observa un cuadro, un objeto o cuando se realiza cualquier otra observación específica:

¿Qué ves que te hace decir eso? ¿Por qué lo dices? (se puede sustituir “ves” por “escuchas”, “observas”, “conoces”, etc.).

Estas simples preguntas piden al niño elaborar su pensamiento y basarlo en evidencia. Al intentar contestar se van construyendo ideas más claras sobre el tema sobre el cual se está conversando.

Veamos el siguiente ejemplo:

Mientras ve una película el niño de 5 años dice: -Creo que ese personaje se va a meter en un problema-. La madre que está a su lado pregunta, -¿Cómo lo sabes?-, -¿Qué viste que te hizo pensar que se va a meter en un problema?- Las respuestas que dará el niño a estas preguntas hacen visible su pensamiento al adulto que lo acompaña, quien ahora puede facilitar aún más la construcción del pensamiento del niño.

Niño: -Es que yo veo que él se quedó solo en la montaña-.

Madre: -Cierto, él necesitaba a un adulto y se alejó del grupo-.

Por su parte, el niño al contestar busca la evidencia de sus propios pensamientos afianzando sus criterios o, al no encontrar evidencia, cambia su opinión anterior.

Usar esta sencilla rutina todos los días, ayuda a nuestros hijos a ser mejores pensadores y a estar más conscientes de cómo construyen sus opiniones y conclusiones. Para enseñar a pensar a nuestros hijos debemos:

Tener expectativas: Pidamos a nuestros hijos que elaboren, comparen, analicen defiendan y justifiquen sus ideas. No basta con tener una opinión hay que saber por qué se sostiene y en qué se basa.

Modelar: Se aprende a ser un buen pensador viendo a otros pensando de manera efectiva. Hagamos visibles nuestros procesos de pensamiento, explicando en voz alta como hemos llegado a una conclusión y no a otra.

Reconocer: Cuando reconocemos que nuestros hijos han realizado un buen proceso de pensamiento, reconocerlo garantiza que se repita, por ejemplo: “Me gusta como evaluaste las dos opciones que tenías antes de decidirte por esta”.

Hoy sabemos que todos nacemos con potencial y que estos potenciales se van a desarrollar a medida que se estimulen y favorezcan. ¡Al implementar esta sencilla rutina puedes lograr que tus hijos sean mejores pensadores!

Contacto: dejamecrecer@gmail.com

«Déjame Crecer» es una campaña sin fines de lucro que buscar orientar, informar y educar a padres, madres, educadores y la población en general sobre temas que afectan el desarrollo integral de nuestros hijos.

Wara González, M. Ed., Educadora, Directora General del Colegio Kids Create y American School of Santo Domingo.

Síguenos en las redes @RevestidaMag.

Familia

La salud del adolescente: un tema olvidado

  • 5 septiembre, 2016
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

salud adolescente

La Organización Mundial de la Salud define la salud como el bienestar físico, mental y social. El adolescente está en riesgo de no ser saludable, ya que enfrenta situaciones en estos tres niveles descritos.

Vamos a ponerlo de esta manera, para que entendamos más la envergadura de este problema. A nivel mental, es cada vez más frecuente la depresión. Aproximadamente, 20% de adolescentes van a experimentar un episodio depresivo antes de llegar a la adultez.

Más preocupante aún, una encuesta representativa en los Estados Unidos, encontró que 40% de los adolescentes con depresión no fueron tratados. Estas cifras nos traen mucha preocupación, ya que un adolescente deprimido, aumenta doce veces el riesgo de suicidio. ¿Cómo saber si tu hijo/a está deprimido? Se sienten vacíos, sin esperanza, pierden el interés por las actividades diarias. Ellos pueden presentar insomnio o lo contrario, dormir todo el día. Estos síntomas pueden causar impedimento en lo social y/o en actividades de la vida diaria.  



La depresión puede ser recurrente. Se puede utilizar psicoterapia y farmacoterapia para activar las sustancias que tienen que ver con la felicidad como la serotonina o dopamina. Es importante reconocerla a tiempo. Pero lo más importante es no tener tabúes. Si crees que tu hijo necesita ayuda, búscala donde un profesional calificado.

A nivel físico hay que entender que los adolescentes presentan cambios. Entre ellos, cambios reproductivos que hacen que el adolescente esté físicamente apto para tener relaciones sexuales. Una de las causas de muertes hoy en día es el cáncer de cérvix, que se transmite mayormente por el virus del papiloma humano a través de relaciones sexuales.

La Sociedad Americana de Cáncer estima 12,990 nuevos casos de cáncer cervicales invasivo en el 2016, de los cuales un 30%, es decir, 4,120 mujeres morirán.  Existe hoy en día la vacuna contra el virus del papiloma humano. La más reciente ofrece protección para nueve serotipos de cáncer cervical y tiene un 97% de efectividad. Se ha demostrado que los hombres son los que transmiten el virus del papiloma, por lo que se puede vacunar tanto a adolescentes hombres y mujeres a partir de los 11 años de edad y de esa manera estamos protegiendo a la población del virus.

Ya hemos hablado sobre problemas mentales y físicos de nuestros adolescentes. Existen problemas macro, problemas sociales y no hay mejor ejemplo que el embarazo en adolescentes. En nuestros inicios como médico no había situación más impactante que ver la realidad de nuestros hospitales con niñas de 11, 12 y 13 años embarazadas.

La mayoría de embarazos entre 15 y 19 años no son intencionados. En un estudio de 4 años (entre 2004 y 2008) de adolescentes embarazadas, 50% no estaba usando ningún tipo de anticonceptivos. Lo más triste aún es que 25% de las madres adolescentes, tendrán otro hijo en los próximos dos años. Los embarazos de adolescentes tienen riesgo de bajo peso y de muerte fetal. Por esto es que la educación sexual es fundamental. Enseñemos los métodos de protección sexual, tanto en las escuelas, como en nuestra casa.

Depression

Termino con estas reflexiones:

1. La depresión en adolescentes es real, puede conllevar al suicidio. ¡Si crees que tu hijo necesita ayuda, suelta el tabú y busca ayuda profesional!

2. La vacuna del papiloma no es una licencia para que los adolescentes tengan relaciones sexuales, es una vacuna para prevención de cáncer. ¡A ponérsela ya!

3. El embarazo de adolescentes es riesgoso. Debemos de promover la abstinencia, pero las cifras nos dicen que los embarazos no intencionados son una realidad. Hable de educación sexual sin temor con sus hijos, para que conozcan la opción de tener sexo más seguro.

4. Cuando los padres abordan estos temas somos más efectivos y favorece la relación entre padre e hijo.

5. Nuestros hijos buscarán información y si no la brindamos, terceras personas probablemente con menos información se las proporcionará.

¡Actuemos a tiempo!

Contacto: dejamecrecer@gmail.com

«Déjame Crecer» es una campaña sin fines de lucro que buscar orientar, informar y educar a padres, madres, educadores y la población en general sobre temas que afectan el desarrollo integral de nuestros hijos.

Rafael Mena, Médico Pediatra Intensivista Neonatal, Board Certified American Academy of Pediatrics

Síguenos en las redes @RevestidaMag.

Familia

La alcoholización de nuestra juventud

  • 3 agosto, 2016
  • 8 MINS READ
  • COMPARTIR

Alcohol

He escuchado y sigo escuchando, de boca de adultos supuestamente responsables, ciudadanos honrados con cuentas bancarias, responsabilidades financieras y familiares, títulos universitarios y buenos empleos, personas que rezan antes de irse a dormir y van a la iglesia los domingos, repetir el siguiente estribillo: “Yo a mis hijos les enseño a beber.”

Y siempre me he preguntado en qué consiste ese pensum. ¿Cubren todo tipo de bebidas alcohólicas? ¿Hay exámenes? ¿Pruebines? ¿Con qué notas se pasa? ¿Con qué notas se queman? ¿Cómo es la clase? ¿Tipo conferencia, taller, laboratorio, o una combinación de las tres?

De una cosa estoy segura: las clases no están surtiendo efecto. O bien estos madres y padres maestros necesitan revisar sus técnicas, o la clase per se es una mala idea. La evidencia está a la vista de todos: pre adolescentes y adolescentes que deben ser hospitalizados por intoxicación; quinceañeros borrachos alardeando de su borrachera; fiestas escolares en casas de familia en donde los padres anfitriones ponen a disposición de sus invitados gran variedad de bebidas alcohólicas; fiestas de promoción de reconocidos colegios donde las mismas madres delegadas se ocupan de conseguir el alcohol que consumirán sus hijos; las fatalidades de tránsito, las adicciones, las promesas truncadas.



La razón que esgrimen estos pedagógicos adultos para suministrar alcohol a sus hijos e hijas menores de edad es un absurdo capital: “No se lo podemos prohibir, porque lo harán como quiera. Para que lo hagan en la calle, mejor que lo hagan en la casa”.

Se me ocurren otras muchísimas cosas que no le podríamos prohibir a nuestros hijos e hijas bajo el pretexto de que lo harán como quiera una vez estén en la calle: pasarse los semáforos en rojo, copiarse en un examen, vandalizar la propiedad pública, irrespetar la propiedad privada, contratar los servicios de prostitutas, resolver las diferencias recurriendo a la violencia verbal o física, ignorar los deseos y una chica que repetidamente te ha dicho que no. ¿Les enseñamos en casa cómo hacer todas estas cosas ya que, potencialmente, igual las harán en la calle?

Por supuesto, están los padres que rehúsan meterse en tantos jardines y se justifican más simplemente: “Siempre ha sido así, es lo normal aquí”. Tristemente, lo normal también es tirar basura en la calle, golpear a tu pareja sentimental, y acosar a las mujeres que caminan solas por la vía pública.

Nuestro país está alcoholizado y los mayores responsables son los padres y guardianes que han contribuido a normalizar el consumo de bebidas alcohólicas entre menores de edad. No existe fiesta de 15 años, reunión juvenil, juntadera, ágape, y kermés que pueda siquiera ser concebida sin la presencia de por lo menos cerveza. Comercios y expendios de todo tipo venden bebidas alcohólicas a menores de edad sin el menor reparo, un crimen por el que nadie vela y que no se castiga. Los medios, las familias, los padres, muchos centros educativos, la sociedad, en suma, se ha rendido ante la idea de que divertirse, de que pasarla bien, son equivalentes a beber alcohol.

Quizá lo que no entienden los padres y madres que les “enseñan a beber” a sus hijos es que no sólo los inician en el consumo de una sustancia que ocupa el puesto número siete entre las drogas más adictivas que existen — más adictivo que las benzodiazepinas y las anfetaminas normales, y un poco menos adictivo que los barbitúricos y el crystal meth —, sino que contribuyen de manera importante a perturbar el desarrollo del cerebro de sus hijos, el cual no termina en la adolescencia, sino que continúa bien entrada la joven adultez.

De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, el consumo de alcohol por jóvenes es una preocupación de salud pediátrica.

Ha sido científicamente comprobado que el consumo de alcohol a temprana edad está asociado a futuros problemas relacionados con el alcohol. Datos recabados por el National Longitudinal Alcohol Epidemiologic Study demuestran que el predominio de la dependencia alcohólica y el abuso del alcohol exhibe una disminución a medida que aumenta la edad del primer consumo. Jóvenes que empiezan a consumir alcohol a los 12 años y antes, muestran un 40.6 por ciento de predominio de dependencia alcohólica de por vida, mientras que para los que consumen alcohol a partir de los 18 años el predominio será de 16.6 por ciento. A partir de los 21 años el predominio disminuye a 10.6 por ciento.

Igualmente, el predominio de abuso del alcohol de por vida es de 8.3 por ciento para aquellos que comenzaron a consumirlo a los 12 años y antes, 7.8 por ciento para los que empezaron a consumirlo a los 18 años, y 4.8 por ciento para aquellos que empezaron a consumirlo a los 21 años.

A la vista de estos números, la actitud de muchos adultos frente al consumo de alcohol de sus hijos pasa de ser irresponsable e ignorante, a letal y delictiva. Que el alcohol se haya enquistado en muchas de nuestras prácticas culturales no lo hace menos dañino, y ciertamente no transforma por arte de magia en un agente inocuo e inofensivo. Al contrario: mientras más “normal”, “cultural”, e “idiosincrático” se le considere, más fácilmente podrá entrar en las vidas de nuestros hijos e interrumpir su buen desarrollo y su crecimiento.

Como sociedad siempre estamos prestos a corregir aquellos elementos de nuestro entorno que van en detrimento del buen orden de las cosas y de nuestra felicidad. El abuso del alcohol, sembrado en nuestros ciudadanos desde temprana edad precisamente por aquellos que están llamados a velar por su salud, es uno de estos elementos que ameritan revisión y corrección.

Nuestros hijos e hijas no necesitan “aprender a beber”; lo que necesitan es información confiable sobre los efectos del alcohol en sus cuerpos, articulada en el lenguaje de la prevención. Mucho cuidado la próxima vez que sientas la tentación de “enseñar a beber” a tu hijo o hija, porque lo más probable lo único que logres es condenarlos a los problemas que pretendías evitar.

Contacto: dejamecrecer@gmail.com

«Déjame Crecer» es una campaña sin fines de lucro que buscar orientar, informar y educar a padres, madres, educadores y la población en general sobre temas que afectan el desarrollo integral de nuestros hijos.

Wara González, M. Ed., Educadora, Directora General del colegio Kids Create y American School of Santo Domingo

Síguenos en las redes @RevestidaMag.

Familia

La música y nuestros hijos

  • 4 julio, 2016
  • 9 MINS READ
  • COMPARTIR

Two pupils leaning on a pile of books while reading on touchpad

En los últimos años, nuestra sociedad se ha visto afectada por problemas sociales que han surgido como consecuencia de malas decisiones políticas, mala información en la población, falta de interés, o sencillamente la ignorancia.

Nuestra labor en el proyecto “Déjame crecer” consiste en puntualizar situaciones sociales y hacer un plan de sugerencias o planteamientos que podrían orientar a la población.  

En este primer escrito abordaremos el tema de la música como una de las variables que influye en la conducta humana.



La música siempre ha sido un elemento importante en la formación de la cultura que influye en sus costumbres y las emociones de las personas. El cambio en el género, ritmo y letra de las canciones que se escuchan en la actualidad ha sido dramáticamente proporcional al cambio que como sociedad hemos tenido.

Cada vez nuestra sociedad se vuelve insensible a las necesidades del otro, se nota menos respeto hacia las personas, tendencia a la agresión como forma de resolución de conflictos o situaciones cotidianas de la vida, inicio de relaciones sexuales a edad prematura o precoz, mayor índice de deserción escolar, embarazo en la adolescencia, más divorcio, mayor índice de relaciones extramaritales, mayor consumo de drogas y alcohol a edades tempranas, baile sexual como forma de baile usual, mayor abuso sexual infantil, y esta situación como padres debe preocuparnos.

Los jóvenes entre los 12-18 años, son los más propensos a ser influenciados por los estilos musicales a una edad en la que el vestuario, el peinado y lenguaje le ayudan a construir su identidad. Y esta es la población que muestra mayor consumo de material discográfico y son la audiencia principal de los canales de videos musicales.

Sin embargo, el cambio en este momento surge en que la influencia de la música se está viendo a edades más tempranas (7-10 años) y poco se ha escrito o dicho sobre los efectos del estilo de música y el mensaje de éstas que niños, jóvenes y adultos están consumiendo actualmente.

¿Cómo llegan estos contenidos a nuestros niños?

Destacaremos varios factores:

  • Mayor exposición a dispositivos electrónicos (televisión, internet, tabletas, celulares, redes sociales). Esto en gran parte se debe a la evolución tecnológica que hemos tenido y a que cada vez existen menos alternativas de ocio para los chicos más jóvenes o pequeños, quienes quedan bajo la supervisión de terceros que no necesariamente controlen los contenidos porque ellos también son usuarios de éstos.
  • La manera en la que tanto en la radio como en la televisión le modelan a nuestro hijos una manera ofensiva, con lenguaje o palabras no aptas para referirse a una persona, que envían el mensaje de que esta es la manera de comunicarse y de tratar a los demás. Este manejo, tanto verbal, como no verbal (vestimenta y gestos), usados para transmitir un mensaje o ganar público son la manera equivocada de subir “el rating”. ¿En qué momento el ser cordial, respetuoso, flexible, tolerante, paciente y sobre todo educado e íntegro pasó a ser anticuado? ¿qué valores queremos modelar? Por esto la tarea de educar cada vez se nos hace más difícil, y ¡no es para menos! Creemos que no es posible cambiar, pero para esto debemos parar las quejas y las críticas e ¡iniciar la acción!
  • Los adultos y muchas veces los padres son también consumidores de música reggaetón (a la que en este momento nos referimos, no criticando el género de música sino los mensajes, la lírica y contenidos visuales que se presentan) sin cuidar la presencia de sus hijos en esos momentos. El problema radica en que los adultos, tenemos la capacidad de escuchar estos mensajes y poder diferenciar entre el video, la letra, la realidad y permanecer arraigados a los valores que entendemos nos hacen mejores seres humanos y tomar decisiones correctas; pero nuestros hijos, niños y adolescentes, todavía carecen de la capacidad para observar, discernir o tomar una buena decisión sobre lo que sus padres ya están validando por sencillamente consumirlo, exponerlos y tomarles videos bailando, subiéndolos a redes sociales y siendo participes pasivos de la exposición de su hijo a temas que para su edad no sabe manejar. En este sentido, los padres no nos hemos detenido a pensar en la apertura y mensaje que su hijo está enviando a los observadores de los videos o personas buscadoras de chicos y chicas que puedan ser vulnerables para cualquier tipo de acto sexual o no.

¡Esto es una voz de alerta! Tenemos en nuestras manos algo de control, y podemos cambiar…

Veamos los contenidos que consumen nuestros hijos, dialoguemos, eduquemos, no permitamos que en eventos educativos como cumpleaños, campamentos y eventos sociales se pongan contenidos inadecuados y estemos pendientes de que no se fomente el baile sexualizado, ya que esta no es la única manera de pasar un buen rato y divertirse.

Existen muchos artistas excelentes, con «música pegajosa» que transmite mensajes positivos e historias de vida inspiradoras. Paremos la exposición de nuestros hijos, no seamos observadores pasivos o camarógrafos de cómo nuestros hijos se destruyen, cómo se pelean, se abusan y un adulto pasa a ser espectador del show, esto no puede continuar…

Es momento de dejar crecer a nuestros hijos, exponerles poco a poco a las cosas que su etapa de desarrollo amerita, educar en valores de respeto y tolerancia, porque solo así seremos mejores seres humanos.

Continuaremos abordando estos temas en otros escritos.

Gracias por leer.

Contacto: dejamecrecer@gmail.com

«Déjame Crecer» es una campaña sin fines de lucro que buscar orientar, informar y educar a padres, madres, educadores y la población en general sobre temas que afectan el desarrollo integral de nuestros hijos.

Síguenos en las redes @RevestidaMag.

Tendencias

Ideas para decorar la habitación de los peques

  • 9 noviembre, 2015
  • 5 MINS READ
  • COMPARTIR

Peques 1

En momentos en los que esperamos la llegada de un nuevo miembro a la familia o simplemente queremos renovar la habitación de los peques, siempre surgen cantidades de lluvias de ideas y sugerencias que nos invaden de opciones para alcanzar dicho fin.

peques 3

La decoración de la habitación de los más pequeños de la casa puede llegar a ser un proceso muy emocionante, en el cual nos llenamos de ilusiones sobre el cómo será el resultado final en ese espacio que creamos para hacer sentir cómodos y felices a nuestros hijos.



Peques 2

Esta actividad siempre nos incita a ver artículos de revistas, explorar en la web, visitar otros niños con el fin de encontrar la inspiración para decorar ese espacio ideal para nuestros hijos o hijas.

Decoracion 1

Por tal motivo hemos recopilado una serie de consejos que pueden ayudar a estructurar esas ideas de una forma más clara y efectiva al momento de iniciar con la decoración:

Decoracion 2

1- Si es niño o niña, escoger cuál figura o dibujo queremos para la habitación.

Decoracion 3

2- Ya que tenemos los dibujos o figura, elegir el color, o los colores si queremos poner más de uno.

Decoracion 4

3- En el caso de ser recién nacidos, una vez elegido los colores, es importante tomar las tonalidades pastel. Estas le dan una mayor suavidad y sutileza al espacio.

Decoracion 6

4- Una idea buena sería decorarlo con juguetes, ya sean muñecas, en caso de ser niñas o carritos, por ejemplo, en el caso de niños.

Decoracion 5

5- Existen muchos elementos que pueden ayudar para el proceso de decoración, se le puede agregar una pizarra para que así estos repasen sus tareas o expresen su arte (cuidando así nuestras paredes).

Decoracion 7

Fotografías: decoracion.facilisimo.comivonnesemprunl.comguiaparadecorar.comhabitacionestematicas.com

Mujer 360

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



© 2023 REVESTIDA.COM All rights reserved