Finanzas

El precio, el gran dilema de hoy… ¿público o no?

  • 28 junio, 2021
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

Santo Domingo.- Empecemos por determinar ¿qué es precio? Precio no es más que el dinero que paga una persona por obtener un bien o servicio. Básico.

Ahora bien, ¿qué es el precio como variable del Marketing Mix? Aquí ya no hablamos de dinero, sino que se adiciona a la ecuación el valor percibido y conlleva un esquema de componentes tan importantes como el mismo posicionamiento de la marca.

 Los que habitamos en el mundo digital, hemos sido testigos de los puntos de vistas encontrados de aquellos que quieren ver los precios de los artículos que les interesan en el feed o web del suplidor y del otro lado la tienda que no quiere publicarlos. Esto a que se debe, ¿quién tiene la razón?

 Algunos de los mitos o miedos que tienen algunos emprendedores con relación a colocar su precio de forma pública son los siguientes:

1- La competencia sabrá mi precio. X Error, estás anteponiendo tu competencia a tu cliente y ya de por sí es un camino al fracaso.



2- La gente se irá de mi página o ya no me seguirá si ven los precios. X. Error, si no son tu cliente ideal, ¿para qué los quieres en tu cuenta o en tu web?  

3- Percibirán que soy cara/o o barata/o. Excelente, así ya sabes que quien está interesado es un prospecto calificado.

4- Prefiero que me pregunten por privado para darle una asistencia personalizada. Error, eso quita tiempo a tu prospecto y agrega un paso completamente innecesario al proceso de compra.

5- Vendo un servicio o producto personalizable, mi precio tiene muchas variables, no puedo poner mi precio. Esto es correcto, cuando manejas precios que dependen de un levantamiento, no puedes dar precios anticipados.

Sintetizando, si tienes un producto que tiene características que no varían y no conlleva adicionales, lo ideal es que manejes tiendas en cualquier plataforma digital que tengas, esto de por sí ya hace que tu precio sea público.

Cuando mantienes el valor de un producto en el anonimato es por 2 razones, o no estás pensando en tu cliente o tienes miedo o vergüenza del mismo. Sin embargo, cuando estás seguro de lo que cobras, del trabajo que haces, del posicionamiento que has logrado, lo externas feliz y encantada. 

Te puede interesar:

¿Qué necesito para iniciar mi negocio desde cero?

5 herramientas tecnológicas para que seas súper productiva

 

Sobre la autora:

Patricia Fernández es apasionada de los negocios egresada de la Universidad APEC, escuela de Mercadeo. Tiene amplia formación en materia de ventas y negociación. A lo largo de su carrera se ha desempeñado en multiples posiciones gerenciales, desde la administración general de tiendas retail hasta desarrollo y comercialización de productos para exportación, medios de comunicación y eventos. 

Síguenos en  @Revestidamag.



© 2022 REVESTIDA.COM All rights reserved