Mujer 2.0

Coach Ceres escribe su propia historia

Por Revestida

  • 11 abril, 2016
  • 15 MINS READ
  • COMPARTIR

Coach Ceres balance

Es Strength and Conditioning Coach, Certificada en BioPrint. Publicista de profesión, y fotógrafa por proyectos. Necesitaba un cambio en su vida, hacer algo que le apasionara y poder sostenerse económicamente haciéndolo. Buscó dentro de sus pasiones, una en la que ya invertía un buen nivel de energía, tiempo, disciplina y dedicación. El fitness resultó ser la pasión ganadora, con la que sentiría que no trabajaría ni un solo día y que el cansancio solo vendría por su constante esfuerzo de dar lo mejor de sí.

Fotografías: Roger Ramírez // Entrevistada, Instagram: Coach Ceres, Facebook: Coach Ceres, Twitter: Coach Ceres

Revestida: ¿Qué es lo que más te gusta y lo más difícil de tu profesión?



Ceres: Siempre me ha fascinado el funcionamiento del cuerpo humano, ver como el mismo es el resultado de lo que hacemos en todos los aspectos de nuestras vidas, ya sea físico o espiritual. El fitness para mi es la manifestación de un compromiso que hacemos con nuestra salud. 

La parte más difícil es educar a los clientes y hacerlos estar conscientes de lo importante que es mantenerse activo y alimentarse correctamente. Cuesta un poco cambiarles el enfoque de su estado físico y la obsesión con el peso, hacia la salud y el bienestar. Una vez lo empiezan a entender y hacen los esfuerzos de lugar, notan como la mejoría física es el resultado del bienestar interno del cuerpo. El verse bien y tener «el cuerpazo» es un premio que nuestro cuerpo nos da por tratarlo bien. 

R: ¿Cómo manejas las largas tandas diarias de trabajo?

C: Todo en la vida es cuestión de equilibrio. Le dedico el tiempo y esfuerzo físico necesario a mi trabajo, pero también valoro y priorizo el descanso. El cuerpo es como una máquina que también necesita sus pausas para recargarse de energía y continuar. En días de tandas largas, trato de ir a mi casa a almorzar, echar una pavita (dormir siesta), o si no me es posible, trato de descansar en el trabajo. Es increíble lo que el cuerpo aprovecha 20 minutos de silencio y meditación. 

R: ¿Qué es lo que más satisfacción te brinda tú profesión?

C: Sentir que contribuyo con el mejoramiento de la calidad de vida y la salud de mis clientes es una satisfacción que no tiene comparación. Cuando ellos me dan el feedback, durante el trayecto al lograr sus objetivos con su salud y composición corporal, es el momento en que sé que mi trabajo no está siendo en vano. 

Coach Ceres ejercicios

R: ¿Cómo te defines?

C: Como una persona de carácter fuerte, determinada, pero al mismo tiempo sensible y muy cariñosa.  

R: Cuando llegas a casa, luego de una larga tanda de trabajo, y te miras en el espejo, ¿qué ves?

C: Esta pregunta me causa mucha risa, porque son tantas las cosas que me pasan por la cabeza. Vivo eternamente repasando todo lo que tengo pendiente por hacer y priorizando, pero una vez tengo el chance de alistarme para dormir, no es mucho lo que pienso, para mi dormir, pero sobre todo descansar, es sumamente importante, de hecho lo es para todo el que lleva un estilo de vida «fit» como se le llama últimamente. 

R: ¿Cómo logras ser tan optimista?

C: Creo que es fruto de mi constante estado de agradecimiento hacia la vida. 

R: ¿Cuánto tiempo tienes ejercitándote? ¿Qué te lleva a hacer ejercicios?

C: Aproximadamente 13 años. Mi necesidad de mantener mi cuerpo fortalecido debido a mi condición física y el compromiso con mi salud que hice por el resto de mi vida luego de haber sobrevivido al cáncer.

R: ¿Cómo pudiste superar el cáncer?

C: Con un correcto diagnóstico a tiempo y en la mano de muy buenos médicos, pero sobre todo con el apoyo de mi familia. 

R: ¿Por qué decidiste ser entrenadora personal después de haberte curado?

C: Me convertí en entrenadora 17 años luego de haber sobrevivido el cáncer. Ya había terminado el bachillerato, la carrera de publicidad y había trabajado en agencias de publicidad por más de 10 años. 

R: ¿Qué ha sido lo más difícil de superar después de pasar la etapa de enfermedad?

C: Cuando estoy en el proceso de cambio de prótesis, tengo etapas donde no me siento muy cómoda y me siento insegura en cuanto a su funcionalidad, por lo que mi tiempo de entrenamiento disminuye y la intensidad también. Me toma un tiempo volver a llegar a mi nivel, y me desespero, me desmotivo, pero poco a poco he aprendido a tomarlo con calma y vivir un día a la vez, tratando de superar los inconvenientes uno a uno. 

Coach Ceres pesas

R: ¿Cuál es tu motivación en la vida?

C: La vida misma. Y mientras pasan los años noto con más claridad lo frágil que es y que es un ratico que se va rápido, pero sobre todo lo afortunada que soy de estar disfrutando de ella. 

El fitness es otro gran motivante. El mantenerme en actividad me brinda un sentimiento único, ese que tiene un efecto directo en nuestro estado de ánimo, niveles de energía y equilibrio emocional, ese sentimiento. 

R: ¿Qué significa para ti ser mujer?

C: Un privilegio de poder contar con un conjunto de cualidades, sentimientos, emociones, pero sobre todo fortaleza y una gran capacidad de dar amor incondicional. 

R: ¿Cuáles cualidades entiendes que debe tener una mujer?

C: Intelecto, pero más que todo inteligencia emocional. 

R: ¿Cuáles cosas te gustaría aprender?

C: Quisiera ampliar mis conocimientos culinarios, aprender a manejar y hacer más provechoso mi tiempo y aprender a jugar billar. 

R: ¿Qué te da miedo, te entristece?

C: Miedo: perder a algún ser querido, pero entiendo que es un hecho natural de la vida.

Tristeza: No tener planes ni nada en el futuro que me emocione por llevar a cabo. 

R: ¿En República Dominicana las mujeres son discriminadas?

C: Creo que sí, nuestra sociedad tiene un lado machista el cual es notorio en muchos aspectos, laborales sobre todo. 

R: ¿Cómo valoras el trabajo de la mujer en la sociedad dominicana?

C: Me enorgullece ver como con el tiempo más y más mujeres en nuestro país van logrando llegar a más lugares, rompiendo con los estereotipos en los que tanto les encanta encasillarnos. Sin embargo, ser vistas como seres únicamente sexuales es algo que nos está tomando mucho esfuerzo superar puesto que los medios de comunicación y redes sociales basan todos sus recursos creativos y económicos en comercializar nuestra imagen como objetos. 

R: ¿Cuál es el mejor consejo que una mujer te ha dado?

C: Mi mamá, quien es el ser con los pies más sobre la tierra que conozco, una vez me dijo: Mi hija, descansa que el cuerpo pasa factura. Con el pasar de los años fue que entendí la importancia de tomarse un ratico, mirar a nuestro alrededor, disfrutar de las chulerías de la vida y de las personas que la conforman. Hoy barajo cualquier cosa por hacer coro un rato con mis sobrinitos. Cuando regreso a mis responsabilidades, definitivamente les encuentro mejor sentido.

Síguenos en las redes @RevestidaMag.

Mujer 2.0

Alejandra Gil: Conquista el mundo

Por Revestida

  • 22 MINS READ
  • COMPARTIR

Es maestra de profesión y mochilera por pasión. La aventura y vocación de servicio mueven la aguja de su brújula: como un día puede estar en África explorando, al día siguiente puede estar en un municipio dominicano cruzando un río en ‘la cola’ de un motor. Alejandra ha demostrado que cada ser humano tiene dentro de sí todo lo que se necesita para conquistar el mundo.

Alejandra Gil sentada

Fotografías: Roger Ramírez // Entrevistada: Alejandra Gil (Alejate con Ale)

Revestida: ¿Por qué decidiste ser profesora?



Alejandra: Desde pequeña sentí una inclinación por enseñar. Recuerdo durante mi niñez esperando el verano con ansias porque cada verano yo creaba un campamento con todos los niños y las niñas de mi calle para hacer manualidades. El campamento era muy precario, las sillas eran blocks de cemento y los materiales eran comprados con el dinero que aportaban los papás y las mamás. Si mal no recuerdo yo cobraba RD$10 a la semana, quisiera agradecer a todos los padres que creyeron en mi campamento (risas).

R: ¿En cuáles proyectos estás trabajando?

A: Actualmente estoy trabajando en cuatro proyectos diferentes. Uno de ellos es con la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) haciendo acompañamientos en educación inclusiva a maestros y maestras de escuelas públicas. Con la Universidad Iberoamericana (UNIBE) estoy trabajando en el proyecto LEER dando talleres de lecto-escritura a maestros y maestras de escuelas públicas. Con el Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (INAIPI) a través de MCG estoy capacitando al personal docente que va a laborar en los Centros de Atención Integral a la Primera Infancia (CAIPI), los que conocemos como estancias infantiles. El proyecto más reciente en el que estoy trabajando es con un planetario móvil que se trajo al país recientemente y estamos creando clases basándonos del currículo de ciencias para poder llevarlo a las escuelas y dar las clases utilizando el planetario (Aula Espacial).

R: Muchos proyectos ameritan tener mucha preparación ¿Has realizado algún estudio post grado?

A: Sí, tengo una maestría en Educación para niños y niñas sordos. Estudié en Nueva York en la Universidad de Columbia. La razón por la cual estudié esta maestría tiene un nombre: Camila. Mientras estudiaba Educación Inicial en UNIBE, una compañera de estudios estaba de licencia y me pidió que la cubriera en su trabajo, el preescolar Primi Passi. Durante la semana que estuve allá una madre visitó el preescolar en busca de una buena educación para su hija Camila. Camila nació con un síndrome muy complejo llamado CHARGE, entre las situaciones individuales que tiene Camila es que es sorda. La Directora del Centro me preguntó si yo estaba interesada en ser la maestra de Camila, al principio me encontré renuente ya que nunca había trabajado con una niña “especial” pero lo tomé como un reto personal. Al saber que Camila era sorda comencé a aprender Lengua de Señas por internet y visité la Escuela Nacional de Sordos donde comencé a asistir como voluntaria todas las tardes después que terminaba de trabajar con Camila en las mañanas. Luego de tres años apliqué para la maestría en Columbia.

R: Mientras cursabas la maestría, ¿Cuáles trabajos tuviste que realizar para poder mantenerte?

A: Me fui del país con una beca completa de INICIA por lo cual no necesitaba trabajar para mantenerme, sin embargo, antes de irme a Nueva York mandé un correo a través de la universidad ofreciendo mis servicios como babysitter (niñera). Tuve una entrevista por Skype con una familia y desde que llegué comencé a trabajar. A través de amistades conocí otras familias para las cuales trabajaba ocasionalmente. Todavía tengo contacto con la mayoría de las familias.

R: ¿Qué has aprendido de las personas que carecen del sentido auditivo y qué significa para ti trabajar con ellos?

A: Al igual que la mayoría de las personas que nunca han tenido contacto con una persona sorda tenía muchas preconcepciones, de las cuales ningunas son positivas o reales. Hace unos años se me hacía imposible hablar de sordera sin pensar en la falta o pérdida de algo, sin embargo, la Comunidad Sorda me enseñó que sus vidas no son definidas por la falta de algo, más bien hay una presencia en sus vidas que los hace completos. Ellos tienen su propia cultura y una lengua visual con la cual pueden expresar pensamientos, sentimientos, ideas y emociones para los cuales mi lengua materna, el castellano, no tiene palabras. Me han invitado a replantear mi percepción acerca de la sordera como una diversidad cultural, lingüística, cognitiva y sensorial con el potencial de contribuir al bien de la humanidad. La Comunidad Sorda ha enriquecido nuestro conocimiento acerca de la humanidad al mostrarnos que la base de una lengua no es el habla, sino la mente y su habilidad de crear. 

El trabajar con la Comunidad Sorda ha hecho mi experiencia de vida mucho más rica, he aprendido a nunca aspirar a la normalidad y a valorar y respetar la diversidad. A no ver las diferencias como un problema o déficit, sino como un activo, en el caso de los sordos, la humanidad se beneficia de un lenguaje visual, una cultura única y nuevas experiencias de vidas. Todos somos un regalo y un activo para nuestra sociedad.

R: ¿Qué es lo que más te gusta y lo más difícil de tu profesión?

A: Yo amo lo que hago. Como mencioné anteriormente todos los proyectos de Educación en los cuales trabajo son desarrollados en el Sector Público, por lo que evidenciar el cambio es un proceso lento. Lo más difícil tendría que ser el vivenciar las desigualdades educativas en mi país y el poco interés de la población por apoyar a mejorar la calidad de nuestro sistema educativo. La diferencia entre la educación pública y la privada es abismal y me recuerda mucho a la película “Elysium”, donde nos presenta a una tierra arruinada y sobrepoblada y, por el otro lado una estación espacial muy lujosa hecha por el hombre para los más pudientes.

R: ¿Cómo colaboras con los talleres a maestros de escuelas públicas que impartes?

A: Mi rol es el de acompañar y apoyar a maestros/as de escuelas públicas en su crecimiento profesional, les ofrezco estrategias y experiencias distintas para enriquecer sus prácticas educativas.

R: ¿Qué significa para ti ayudar a los maestros de escuelas públicas?

A: El poder apoyar a maestros/as de escuelas públicas es un gran reto y a la vez un privilegio, todos los días son una aventura y un popurrí de emociones. Mi trabajo en el sector público me ha abierto los ojos y me ha enseñado la realidad que viven la mayoría de los dominicanos, pero que es ignorada por la mayoría de los que pudieran ayudar a cambiarla.

R: ¿Qué has aprendido de los maestros de escuelas públicas?

A: Al igual que mi experiencia con los sordos, tenía muchas preconcepciones erróneas sobre los/as maestros/as del sector público. Hay muchos/as maestros/as bien preparados/as y enamorados/as de su profesión que me han enseñado que todos somos creativos cuando somos movidos por pasión. He visto como la ausencia de butacas en un aula significa aprender con alegría, donde transcribir en un cuaderno es reemplazado por experiencias directas. He visto maestras trabajar tan lejos de sus hogares que solo regresan a sus familias los fines de semana. He visto maestras tomar un tiempo de la mañana para demostrarles a sus estudiantes que ellos son importantes, los peinan, les lavan las caras y brindan desayuno con su propio dinero. También he visto estudiantes caminar dos horas diarias para llegar a la escuela en la mañana.

Alejandra Gil mochila

R: ¿Cómo te defines?

A: Soy una mujer introvertida disfrazada de extrovertida, aventurera, apasionada, diferente, sincera, me inclino por lo extremo y situaciones que provoquen que mi adrenalina se dispare.

R: Cuando llegas a casa, luego de una larga tanda de trabajo, y te miras en el espejo, ¿qué ves?

A: Si me hubiesen hecho esta pregunta hace dos años, mi respuesta hubiese sido una mujer perdida y desconectada de su reflejo. Mi respuesta ahora es muy diferente, en el espejo veo a mi mejor amiga, con la cual me fascina compartir, una mujer que se preocupa por su felicidad y por dejar huellas, veo una mujer hermosa y yo se lo recuerdo todos los días.

R: Eres la única mujer entre tus hermanos. En una familia donde predominan los hombres, ¿qué significa para ti ser mujer?

A: Si bien es cierto que nací con las características biológicas de una mujer, esto no me convirtió automáticamente en una. No hay un único modelo de ser mujer, el ser mujer es una construcción individual, así como colectiva que va a durar mientras vida tengamos. Estoy tratando de encontrar mi contribución como mujer dentro de mi familia y la sociedad en la que vivo. En mi casa nunca tuvimos los típicos estereotipos de hombre y mujer, lo cual agradezco infinitamente ya que esto ha influenciado mis pensamientos vanguardistas, yo creo en los géneros no binarios y en la multiplicidad de modos de ser. Para mí no existe una definición estática de ser mujer ni de ser hombre, lo que si existen son expectativas y normas que vienen ligados a los géneros. Lo que yo si podría responder es cuándo me siento mujer, por ejemplo, me siento mujer cuando hablo mi verdad, cuando lucho y exijo mis derechos, cuando amo con independencia, cuando me visto cómoda y me siento femenina, cuando apoyo a mis amigas en sus triunfos y respeto sus decisiones aunque no vayan de acorde a las mías, cuando estoy en contacto con mis sentimientos, cuando disfruto de algo o alguien pero no lo necesito para sentirme plena, cuando soy un complemento y no una necesidad, cuando me apasiono por un proyecto o una causa y cuando mis metas no son influenciadas por parámetros sociales.

R: ¿Qué significa para ti ser latina? 

A: Ser latina es el epítome de la diversidad.

R: ¿Qué te lleva a conocer el mundo?

A: Mientras estuve haciendo mi maestría en Nueva York, entré en una crisis existencial y una depresión circunstancial, me encontraba en una ciudad llena de gente pero me sentía más sola que nunca. Recuerdo una noche que me dio un ataque de pánico porque ya se acercaba mi mes de vacaciones entre semestre y yo no tenía ningún plan concreto. Entré a una página web para buscar pasajes para República Dominicana (mi país), pero encontré un pasaje mucho más barato hacia Costa Rica, a pesar de nunca antes haber viajado sola, en ese momento mi miedo a pasarme un mes de invierno sola en Nueva York era mucho más penetrante que viajar sola a un país totalmente desconocido. Luego de comprar el pasaje, compré una mochila barata en Amazon y el resto es historia, o mejor dicho muchas historias llenas de aventura y osadía.  Dedico al menos tres meses al año para viajar a otros países, aprender diversas culturas, conectar con personas y comer platos típicos, sin la carne claro está, soy vegetariana.

R: Viajar por tanto tiempo frecuentemente debe conllevar toda una logística. Y, además, nos preguntamos si todo lo que se necesita cabe en una mochila (risas)

A: Soy mochilera, viajo con bajo presupuesto, sin muchos planes ni expectativas y de manera pausada, me tomo mi tiempo en cada país que visito para conocerlo a fondo, disfrutar sus olores, escuchar sus vibraciones y conocer y abrazar su gente.

Viajo con dos mochilas, una grande en mi espalda donde llevo mis mudas de ropa, mi casa de campaña, hamaca, bolsa de dormir y utensilios básicos para acampar y una mochila pequeña en mi pecho donde guardo mis objetos de mayor valor, mis cámaras de fotografías y videos, celular, Ipad con todos mis libros, pasaporte, dinero y libreta para ir documentando mis viajes. 

R: ¿Cuáles lugares has visitado y cuáles han sido los que más te han gustado? 

A: Mi mayor interés ha sido Latinoamérica y Estados Unidos ya que uno de mis propósitos al viajar es conocer la realidad de las personas y poder conectar con ellas, para que estos encuentros sean más reales y prácticos es necesaria una lengua común, por lo que mi enfoque mayor ha sido visitar países de habla hispana o anglosajona. Intento dedicarle al menos un mes a cada país que visito. Entre algunos de los países que he visitado están Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, México, Belice, Perú, Chile, Jordania e Israel. Hasta ahora mi favorito es Perú por su gran biodiversidad, su comida y su gente. En tan solo una semana en Perú puedes surfear en la playa, hacer sandboard en un desierto, escalar picos nevados, nadar en ríos con cocodrilos, pirañas y delfines rosados, explorar ruinas y jugar con alpacas. Estuve explorando Perú por dos meses y siento que no conozco ni un 2% de su biodiversidad.

Alejandra Gil bandera

R: ¿Cuál ha sido el lugar que menos te ha gustado?  ¿Por qué?

A: Egipto, por lo que significa ser mujer allí. Yo soy dominicana y con cierta aflicción admito que al viajar no tengo muchas expectativas de que mis derechos como mujer sean respetados sin ser una víctima diaria de microagresiones, esa es una realidad que vivimos todas las mujeres de mi país. Sin embargo, en Egipto mi inseguridad se triplicó. En Egipto viví varias experiencias intensas en las cuales me sentí muy asustada y aunque físicamente no fui afectada no podría decir lo mismo de mi parte emocional. Yo tenía pautado durar un mes en Egipto pero a las dos semanas decidí irme hacia Jordania, recuerdo la última experiencia que me impulsó a modificar mi plan y finalmente salir de Egipto.

Tomé un autobús nocturno de 16 horas para ir a la Península de Sinaí, a las tres horas de viaje llegamos a una parada en una bomba de combustible abandonada en el medio del desierto Sahara, se me acercó un señor y con señas me expresó que el asiento en el cual yo estaba muy cómodamente sentada era de él, me mostró su ticket y me pidió el mío. Él le muestra mi ticket al conductor a lo que este último se me acerca gritándome en árabe mientras se acercaba a mi cara a tal punto que mi cara estaba pegada a la ventana del bus, entre llantos, jipíos y sin entender que estaba pasando intenté defenderme en ingles explicando que yo pagué mi ticket y el asiento era mío.  Otro señor que se encontraba dentro del autobús que hablaba un poco de inglés, me pidió que me calmara que lo iban a resolver. Cabe destacar que además de mí, dentro del bus solo había otra mujer acompañada por su esposo e hijos, el resto del autobús estaba colmado por hombres. Todos los hombres salieron del autobús a reunirse con el conductor a decidir mi destino, el cual no pintaba color de rosa. Luego de 15 minutos un señor decidió darme su asiento e ir el resto de las 13 horas sentado en el suelo del pasillo. Este gesto suena altruista en cualquier país donde las personas hacen favores sin pedir nada a cambio, este no es el caso de Egipto que incluso al pedir direcciones en la calle me pedían propina a cambio. Me pasé las siguientes 13 horas en vela pensando qué tendría que darle a este señor a cambio de su gran gesto. Es importante notar también la deshidratación que sufrí al no tomar agua por 18 horas para no ir al baño por terror a salir del autobús en las paradas nocturnas.

R: ¿Cuándo sientes miedo?

A: A cada rato, el miedo es mi gasolina. Salir de mi casa me da miedo así como conocer personas nuevas, probar alimentos que no conozco, lo desconocido, socializar con personas, hablar por teléfono, no tener estabilidad emocional, la soledad, y el rechazo me da terror. Sin embargo, estas son situaciones de mi vida diaria.

R: ¿Durante tus viajes, te has sentido discriminada como mujer?  ¿En República Dominicana las mujeres son subestimadas o discriminadas?

A: Aquí y en el resto del mundo las mujeres somos discriminadas porque se subestima nuestro carácter.

R: ¿Cuáles cualidades entiendes que debe tener una mujer?

A: ¡Qué difícil! Yo no diría cualidades que debe tener una mujer, más bien cualquier ser humano, voy a mencionar algunas cualidades que considero trascendentales: individualidad, honestidad, inteligencia emocional, auto-motivación, tolerancia, humildad, intuición, liderazgo y asertividad.

R: ¿Qué hace a una mujer completa?  ¿Cuáles cosas te gustaría aprender?

A: Esto es muy personal, yo no podría hablar por el resto de las mujeres pero a mí me hace ser completa el amor que siento por mí, puede sonar un poco narcisista pero no lo es. Me refiero al amarme y aceptarme con mis defectos sin conformarme, sabiendo que siempre puedo ser mejor. Esto me ha costado mucho trabajo porque hasta hace unos años yo era una máquina de auto sabotaje, incluso tenia pánico a estar sola conmigo mismo, hasta que la vida se encargó de dejarme sola conmigo misma en un momento de mi vida y no me quedó más remedio que enfrentarme a mí misma y qué chulería fue conocerme, no fue amor a primera vista no, fue un amor trabajado, pero me siento completa por tener la oportunidad y deseo de seguir conociéndome, porque nadie, nunca, me va a amar, apapachar y cuidar como yo lo hago hashtag forever alone (#SolaParaSiempre) (risas).

Síguenos en las redes @RevestidaMag.

Mujer 2.0

Las pasiones y colores de Kilia Llano

Por Revestida

  • 5 abril, 2016
  • 22 MINS READ
  • COMPARTIR

Kilia Llano pinturas

Es básicamente artista, pero dentro de eso, que es bastante amplio, se puede decir que es muralista, pintora, ilustradora y educadora. Porque le parece fascinante el poder utilizar una imagen para expresar un mensaje en específico. Estudió Bellas Artes en la Escuela de Diseño de Altos de Chavón y luego Ilustración en Parsons School of Design.

Fotografías: Roger Ramírez // Entrevistada: Kilia Llano 

Revestida: Mientras estudiabas en Nueva York ¿Cuáles trabajos tuviste que realizar para poder mantenerte?



Kilia: Trabajé como niñera, de asistente en la oficina del departamento de ilustración y archivando libros en la biblioteca del Museo Frick Collection. 

R: Impartes clases de arte para niños, ¿Qué significa para ti trabajar con ellos?

K: Muchísimo. Gran parte de mí y de lo que soy hoy, lo he aprendido de ellos, sobre todo de mis hijos. De los niños he aprendido a ser más observadora, a ver con el corazón y sobre todo a disfrutar lo que hago. Son sinceros y nunca son rebuscados como los adultos. Los niños agotan físicamente a veces, pero mentalmente son una fuente de inspiración diaria. 

R: ¿Qué es lo que más te gusta y lo más difícil de tu profesión?

K: Todo me gusta de lo que hago, lo que no me gusta es la percepción que tiene mucha gente del arte y de los artistas. Lamento que vivamos en un mundo donde un artista no pueda vivir de su arte, un mundo que cada día se vuelve más insensible y más ignorante, sociedades que no reconocen el gran aporte que ha hecho el arte a la historia de la humanidad. 

R: Cuando pintas murales, ¿Dónde lo haces y qué te lleva a ello?

K: Pinto donde me invitan. Pinto murales porque en la calle he aprendido a conocerme más como artista e incluso como persona. Pinto en la calle porque creo firmemente en que mientras lo hago aporto aunque sea un poquito a que la vida de los demás sea al menos más agradable. Siempre me gusta decir que si el pueblo no va a los museos, los museos deben salir a la calle. 

R: ¿Qué significa para ti ayudar como muralista en los colectivos en los que participas?

K: Todos ponemos nuestro grano de arena con cada mural que hacemos. Educar a través de las imágenes. Causar sensaciones positivas en todos los seres humanos que habitan cerca de esas obras. Causar un impacto visual positivo en cualquier lugar en el que pueda pintar. 

Kilia Llano mural La Cienaga

Imagen: fuente externa

R: ¿Cuál fue tu inspiración para pintar el mural de La Ciénaga?

K: Bueno, la situación del río Ozama me causa una gran tristeza. Ver un río que pudiera ser tan positivo para esta ciudad convertido en una pocilga de enfermedades, mientras las comunidades a su alrededor viven en condiciones inhumanas, sin agua, sin calles, sin nada, me causa una pena muy grande. Quise a través de este mural darles un poquito de alegría, algo de positivismo y de orgullo de convertir su barrio, en un lugar hermoso para visitar. Sé que quizás no es suficiente, pero me gusta pensar que les di lo mejor de mí. 

R: Los pintores tienen etapas con las que describen sus obras debido a su similitud en técnica y período de tiempo en que las realizan. ¿Cuáles dirías tú que han sido las tuyas?

K: Mira, no sabría decir exactamente cuáles han sido mis etapas pues es algo en lo que no pienso realmente. Pudiera decir que mi obra ha madurado más desde que pinto en la calle. He aprendido a explorar más y a establecerme retos que antes nunca me atreví a hacer. He aprendido a buscar dentro de mí qué es lo que realmente quiero hacer y hacerlo sin pensar en nada a mí alrededor. He aprendido a soltar un poco más al mundo y buscar en mi yo interior sobre qué quiero expresar a través de mi arte y sobre todo cómo y dónde hacerlo. 

R: Si fueras a pintar a una mujer, ¿con cuáles colores la pintarías?

K: Marrones, ocres, rojos, naranjas, todos los colores que describen la bella piel de una mujer mulata. 

R: Algunos cuadros tuyos pueden llegar a ser dramáticos. ¿Estos representan tu vida o la de alguien más?

K: Creo que mis cuadros representan más que mi vida, quien soy, qué cosas me interesan y me afectan (ya sea bien o mal), mi entorno y sobre todo las cosas que ocupan gran parte de mi mente. Ahora mismo me interesan las relaciones interpersonales, qué es el amor, cómo se manifiesta, de qué forma y dentro de estos amores y relaciones, me interesa explorar por supuesto el amor a uno mismo y a la naturaleza y a todos los seres que habitan este hermoso y maltratado planeta.  

R: ¿Cómo te defines?

K: Soy una persona muy pasional, quizás demasiado a veces, pues tiendo a ser ligeramente radical con las cosas en las que creo. Creo en intentar ser más bondadosa y gentil cada día, pero todavía me falta un buen camino que recorrer. Me maravillo por las cosas hermosas que la naturaleza nos regala cada día y sufro por todo lo que le estamos haciendo la raza humana a este planeta. 

R: Cuando llegas a casa, luego de una larga tanda de trabajo, y te miras en el espejo, ¿Qué ves?

K: Bueno, veo una mujer en la edad madura (feliz de estar en esta etapa), que ha descubierto que para poder hacer felices a los demás, primero debo ser feliz yo, que profesionalmente no podría estar en mejor lugar que en el que estoy ahora, satisfecha de mis hijos y de mi rol de madre desde que tuve la suerte de parir a mi primogénita, una mujer satisfecha de haber encontrado al hombre con el que siempre soñé y de tener la familia maravillosa que tengo. 

Kilia Llano sonrisa

R: En una familia que predominan los hombres, ¿Qué significa para ti ser mujer?

K: Tengo dos hermanos. No tengo hermanas de sangre, pero sí tengo varias de cariño. Ser mujer y encima ser artista y, por lo tanto la más revolucionaria de mi casa (y más tremenda también :-p) no fue fácil que digamos, pero tengo la suerte de tener unos padres que siempre, no importa la situación, están ahí para apoyarnos. 

R: ¿Cómo está compuesta tu familia?

K: Estoy divorciada desde hace poco más de dos años. Tengo dos hijos, Daniela de 14 y Miguel Ángel de 10. Mis hijos son parte vital de mi círculo de vida. No puedo decir que son todo para mí porque decir eso sería como aceptar que mi vida solo son ellos y no es así. Creo que lo más saludable para cualquier persona es entender que existe algo llamado círculo vital donde todos los que amamos íntimamente tienen cabida. En mi círculo están mis hijos de manera muy importante, pero también está mi pareja, mis padres, mis hermanos, cuñados, sobrinos, amigos que son como hermanos, mi profesión, que es uno de los motores de mi vida, en fin, las cosas que amo y que me hacen ser quien soy

R: ¿Cuál es el rol de la mujer en la familia?

K: En esta sociedad machista en la que vivimos, el rol de la mujer yo diría que es un 75% de la familia. Las mujeres, no en todos los casos, suelen ser el motor y el barco donde todos buscan cobijo. Eso hace que las mujeres terminemos siendo una especie de súper héroes que al mismo tiempo que trabaja, se encarga del 90% de las cosas de nuestros hijos, de la casa, del marido, etc. Es una realidad con la cual no estoy de acuerdo, creo que les hemos quitado a los hombres una responsabilidad que deberían compartir por IGUAL con nosotras, pero como dije, hay sus excepciones. Mientras tanto vemos cada día cientos de miles de mujeres exhaustas, deprimidas, pero que siguen fomentando ese círculo nocivo criando hijos machistas. Muy triste.

R: ¿Cómo logras sacar tiempo para dedicarle a tus hijos y tu familia?

K: Bueno, desde que cada uno de mis hijos nació, hasta hace un par de años, admito que me dediqué completamente a ellos olvidando incluso mi profesión o mi pasión. Desde hace un tiempo para acá, debido a que pinto murales siempre en fin de semana, se ha hecho más complicado que los tres encontremos el tiempo de compartir, pero por suerte lo hemos logrado pues primero tengo la suerte de pasar con ellos mucho tiempo entre semana primero porque trabajo en el mismo colegio donde estudian, me encargo casi en su totalidad de sus actividades entre semana y además busco siempre el momento de compartir con ellos las comidas o cenas y el momento antes de dormir, haciendo que mis horarios los fines de semana puedan ser más flexibles con mi trabajo. Aunque eso no quita que también disfrutemos parte de los fines de semana que están conmigo. Intento también programar los eventos de murales los fines de semana que están con su papá. Lo importante es que logramos compartir tiempos cotidianos hermosos e importantes para los tres.

R: ¿Qué te lleva a pintar?

K: La vida. Completa. Lo malo y lo bueno.

R: ¿Qué te da miedo, te entristece?

K: La desigualdad, la intolerancia, la falta de empatía, la falta de humildad, los prejuicios y los nacionalismos extremos e hipócritas. 

Kilia Llano colores

R: ¿En República Dominicana las mujeres son discriminadas?  ¿Por qué?

K: Porque ésta sigue siendo una sociedad machista en todos los sentidos. ¿Qué se ha avanzado un poco?, quizás, pero seguimos viviendo en una sociedad con una altísima tasa de feminicidios y donde todavía la mujer sigue siendo tratada como una pertenencia de los hombres. 

R: ¿Cuáles cualidades entiendes que debe tener una mujer?

K: La misma que los hombres, ser honesta, tener siempre su frente en alto, dar el ejemplo con hechos, no con palabras, intentar ser cada día una mujer de bien, entender que no todos los hombres son iguales al igual que no todas las mujeres somos iguales, ser honrada, gentil, amable, bondadosa y respetuosa de todas las especies de este planeta. Cualidades válidas e importantes para todos los seres humanos independientemente de género. 

R: ¿Qué hace a una mujer completa?  ¿Cuáles cosas te gustaría aprender?

K: Prefiero pensar en que hace a un ser humano completo. Tener humanidad, buen corazón, ser justos y tener siempre el deseo de aprender. Quiero aprenderlo todo. Ja ja ja. 

R: ¿Cómo valoras el trabajo de la mujer en la sociedad dominicana?

K: Creo que todas las mujeres que salen a luchar por una vida mejor para ella y sus seres queridos, es digna de valorar en una sociedad como la nuestra. 

R: ¿Cuál es el mejor consejo que una mujer te ha dado?

K: En una relación amorosa, pena es hermana de jódete

R: ¿Cuáles experiencias de vida han sido las que más aprendizajes te han dejado?

K: – Vivir con unos padres que siempre se sacrificaron, no para dejarme posesiones, sino la mejor educación que yo pudiera recibir.

Vivir sola desde muy temprana edad.

– Vivir fuera de aquí en países más desarrollados, pues creo que eso nos hace mucho más tolerantes y respetuosos de las diferencias.

– Estudiar arte.

– Ser madre.

– Sufrir de una enfermedad llamada Enfermedad de Cushing que me obligó a sufrir de una operación en la cabeza que cambió mi vida radicalmente hace casi cuatro años.

– Conocer a mi pareja actual, Rafael, pues con él he aprendido lo que significa el amor verdadero, desinteresado, el verdadero compañerismo, el respeto, la humildad de aceptar cuando nos equivocamos y la ilusión de envejecer con tu alma gemela. Priceless (no tiene precio).

– El arte urbano, pintar para la gente. 

– El pertenecer al mejor grupo de amigos artistas urbanos que me ha hecho conocer lo que significa el verdadero compañerismo.

– La muerte de una alumna muy querida, creo que sufrí un preámbulo de lo que significaría perder un hijo. Todavía no puedo dejar de sentir dolor cada vez que me recuerdo de ella. Nunca podré olvidar eso pues me enseñó lo importante de siempre repartir amor a todos esos pequeños seres que tengo la suerte de enseñar y de disfrutar cada momento con ellos. 

Kilia Llano cuadro

R: ¿Te consideras una madre liberal o conservadora?

K: Liberal, pero nunca confundiendo libertad con libertinaje. 

R: ¿Cuáles aspectos de la sociedad dominicana te gustaría que cambiaran frente a los estereotipos que se tienen con las mujeres? ¿Y con los hombres?

K: Que las mujeres que realmente intentamos cada día ser mejores personas, mejores madres, mejores esposas, mejores amigas, mejores hijas, mejores profesionales y mejores ciudadanas con dignidad, seamos más y nos convirtamos en los estereotipos de mujer dominicana para hacer desaparecer el estereotipo de las chapeadoras, las mujeres que no tienen interés en estudiar y superarse, las que les crían los hijos las niñeras, las que sólo piensan en trapos y en zapatos, las que aguantan cuernos por religión o por bienestar económico.

Para los hombres deseo exactamente lo mismo

R: ¿Cómo describirías el tiempo que pasas en la bicicleta? ¿Qué le brinda a Kilia?

K: La bicicleta se puede decir que es mi segunda pasión después del arte. Me ha hecho descubrir mi país y su verdadera hermosura, me ha hecho conocer gente y lugares que nunca hubiera descubierto, me hace sentir una libertad y una conexión con la naturaleza imposible de describir y además ha creado un lazo entre mi pareja y yo maravilloso. Una de las cosas preferidas de esta servidora, es perderse por muuuucho tiempo en un monte perdido por ahí con el amor de su vida 🙂 .

Síguenos en las redes @RevestidaMag.

Mujer 2.0

Francina Hungría, sinónimo de resiliencia

  • 27 MINS READ
  • COMPARTIR

0009_Francina_Hungria

El autor Antoine de Saint-Exupéry dice en El Principito: solo se ve bien con el corazón,  lo esencial es invisible a los ojos. Esta frase describe perfectamente a Francina Hungría, una mujer que se ha convertido en sinónimo de fortaleza, coraje y resiliencia. 

Fotografías: Roger Ramírez // Entrevistada: Francina Hungría 

Revestida: ¿Qué te define Francina?



Francina: Es una pregunta muy abierta… creo que lo que me define como persona es mi papá y mi mamá, porque soy un producto de ellos dos. Yo diría que la definición de Francina Hungría es que soy hija de mi padre y de mi madre, y de alguna forma pues la influencia que ellos han tenido en mí, los valores que me han inculcado, sus personalidades, se reflejan bastante en mí. Básicamente eso ha imperado durante todo este proceso, el asunto de la unión familiar, ha sido clave para mantener la autoestima que siempre he tenido y mi personalidad. Yo me veo mucho en ellos, mi reacción es de mi mamá, la forma analítica es de mi papá, también como hablo. El amor propio que me han inculcado desde pequeña me ha permitido adaptarme al cambio fácilmente. Y creo que lo que más se ha caracterizado de este proceso peculiar en mí, es precisamente ese, la adaptación al cambio.

R: Luego que llegas a casa y estás lejos de la gente que te rodea cotidianamente y te reencuentras contigo a solas, ¿qué sientes?

F: Bueno… eso es algo muy variable porque hay todo tipo de días. Hay días que son bien alegres, hay otros que son un poquito más románticos, otros más nostálgicos. Por ejemplo, anoche, fue una noche que estaba súper estresada y no pude pegar un ojo, entonces me pongo arreglar gavetas, a pensar en qué haré en el día, en todo lo que tenga en la mente. Uso mucho mi memoria. Hay días que extraño muchas cosas de ver, ahí me pongo un poquito más tristona, llamo a alguien especial y le digo cómo me siento. Pero básicamente, la forma en que yo me reanimo es pensando en todas las bendiciones que Dios me ha dado, y precisamente cuando estoy acostada en mi camita digo: “cónchale papá Dios, mi camita si está cómoda, mi almohada si está cómoda, cuánta gente ahora mismo no tiene esto”. Y eso es una bendición, el poder contemplar las maravillas de Dios todos los días es un privilegio. Básicamente, en mi diario vivir leo mucho, me mantengo actualizada de todas las informaciones periódicas, revistas de moda, de noticias, y también pienso mucho en mis proyectos y pendientes del día a día.

R: Luego de lo que te pasó, has mostrado que continúas confiando en la gente, ¿cómo hiciste para no perder la Fe en la gente y mantener el optimismo en ti?

F: Es que yo creo que no podemos juzgar, a veces, como que escuchamos esa frase y nos parece cliché. Pero es que yo no tengo la potestad de juzgar por qué una persona hace tal o cual cosa si no he estado en la misma situación de esa persona. Entonces creo, que todas las personas, no importa el camino que hayan elegido tienen algo de bondad y tienen algo de maldad. Por ejemplo, digamos que vamos hablar de las personas que me agredieron. Parte de ellos son considerados criminales y están pagando una condena. Sin embargo, ellos todo el tiempo estuvieron acompañados de sus familiares, parejas. Para sus seres queridos ellos no son criminales, entonces pienso que todo el mundo tiene cosas buenas y cosas malas. Ahora bien, eso no justifica que una persona infrinja la ley, cometa un crimen, esas son cosas que tienen consecuencias. Además de todo, en sentido general yo no pienso como la gente piensa que Santo Domingo está lleno de delincuencia no, me parece que es un grupito de personas que lamentablemente se han encontrado con un grupo de personas que permite la impunidad y pueden salir y ser reincidentes. Pero yo si pienso que nuestra sociedad está llena de gente linda, gente buena, solidaria, y un gran ejemplo de eso es como todo el mundo volcó su atención en mí, se identificó conmigo, se hincó en su casa de rodillas a orar por mí. Todo el mundo me metió en sus hogares como si yo fuera un miembro más de la familia, todo el mundo me lo dice. Eso habla muy bien de nosotros como sociedad y por eso no puedo perder la confianza en que tenemos un gran futuro y que podemos cambiar las situaciones que hoy nos aquejan.

R: ¿Desde qué momento, luego del incidente que pasaste, tomaste la situación con fortaleza y no como una víctima?

F: Yo creo que eso se ha venido dando desde un principio y de manera gradual. Digamos que en el momento que yo recibo el disparo y quedo tendida en el piso en un charco de mi propia sangre, pues escucho cuando las personas alrededor mío comienzan a decir: “la mataron, la mataron” y en ese momento dije si no me paro, voy a morir de verdad. Yo me senté y empecé a decir no me morí, por favor ayúdenme. Ya en ese momento pude sacar de adentro las fuerzas para preservar mi vida, porque yo sabía que con la cantidad de sangre que estaba saliendo de mi cuerpo no iba a durar mucho en esa condición. A partir de allí comenzó todo un proceso en el que todo el tiempo yo decía Dios está en control. Aunque a muchos no les parezca, cuando tu mantienes un sentido de fe en un ser supremo, eso te ayuda a tener fe en ti mismo y en que todo va a estar bien. A esperar que las cosas pasen, y que cuando las cosas pasen puedas agarrar y abrazar esas oportunidades. Si estás acongojado, lamentándote de ti mismo, las cosas pueden pasarte por delante. Luego viene todo el proceso de recuperación. Estábamos apegados a la idea de recuperar la vista del ojo izquierdo, y vinieron una serie de cirugías y tratamientos, y yo sentí dentro de mi situación que yo estaba vegetando, que no estaba haciendo algo productivo. Siendo una mujer tan activa yo decía: “wao, estoy perdiendo mi tiempo”. Cuando me invitan ya a iniciar unos entrenamientos para aprender a vivir como una persona ciega, para mi familia eso fue una tragedia aceptar la discapacidad. Pero realmente yo lo vi como una forma de salirme de ese círculo de sufrimiento, salir de la cama y hacer algo productivo. Me dije a mí misma que quizás yo no lo vaya a usar porque estábamos luchando por eso, pero me dije algo voy a aprender y a lo mejor no sea para mí, sea para otra persona. Esa decisión yo creo que fue muy determinante en todo este proceso porque fue cuando yo empiezo a ver un abanico de posibilidades y a perder el miedo. Si hay algo que yo tenía (aunque me repitiera un millón de veces Jesús en ti confío y me hacía un mantra con eso) era miedo, yo tenía mucho miedo de cómo iba a ser mi vida. A veces tenemos miedo a lo que desconocemos, y nunca salimos del miedo, pero si te atreves y das el paso, y descubres una serie de cosas que desconocías y a lo mejor te hacen crecer como ser humano. Entonces creo que precisamente esa actitud de que a pesar de la situación, tú puedes llorar pero llorando de pies, sin perder el tiempo siendo vegetativo sino proactivo. Eso es lo que me permitió descubrir una serie de nuevas posibilidades, nuevos proyectos, nuevas prioridades y un nuevo estilo de vida.

R: ¿Qué ha sido lo más difícil de superar?

F: Yo usé iPhone, viendo, como tres meses. Cuando me entregaron un nuevo iPhone (porque a mí me lo robaron el día del asalto) yo odiaba la voz. Porque yo ahora interactúo con mi celular con el audio y el tacto, pero yo la odiaba y detestaba. Sin embargo, ya hay una conexión tan sincronizada entre el tacto, mi oído y mi cerebro, que a mí me gusta y me fascina, porque yo recibo una cantidad de información de una manera tan rápida. Entonces ese proceso de empezar desde ‘cero’ no solamente en el uso del celular sino para vestirme, bañarme, cepillarme los dientes, comer, caminar… caminar es toda una hazaña, es generar habilidades que tú no tienes. Entonces, en ese momento en el que de repente te ves sin nada, en el que sientes que perdiste todo: tu carrera, independencia, el control de muchas cosas, ese ‘cerito’ que se te pone en la cabeza de perdí todo es algo difícil. Pero, una vez se toma la decisión y una trata de hacer las cosas lo mejor posible, te das cuenta que al fin y al cabo todo el mundo tiene que enfrentar cambios y más en estos tiempos en el que la tecnología va más rápido que nosotros. Cuando una persona, por ejemplo, está trabajando, se siente muy cómoda y de repente le cambian todo el sistema operativo y se siente como que es un fastidio. Hay que tener ese sentido de adaptarse al cambio, pero sé que no es fácil. Para mí la parte más incómoda fue la de soltar el control, porque yo me sentía muy autosuficiente, muy dueña de mi tiempo y ahora tengo que esperar, ser más paciente y hacer las cosas más despacio y distinto a como lo hacía antes. Entonces, soltar ese control para una maniática del control no fue fácil, pero lo vi como la lección más grande que Dios me estaba dando. Porque recuerdo que semanas antes del incidente, yo estaba teniendo una discusión con mi papá y yo le decía “es que usted no puede jugar con mi tiempo, mi tiempo es muy valioso, etc.” Entonces a veces nos enfrascamos tanto en nuestra rutina y trabajo y como dice el refrán “se nos va la guagua” de lo que realmente es importante. Yo creo que Dios me dio esa lección de que a veces hay que soltar un poco en cosas que no nos llenan y mantenernos cerca de las cosas que realmente nos importan. Es eso, el amor de nuestros familiares y un poco el trabajo en equipo que para mí es tan difícil.

R: ¿Qué te da miedo y entristece?

F: Ahora mismo lo que más temo es perder a uno de mis padres. Ese es mi temor más grande. Es algo que me acompaña siempre. Digamos que ese sería el número uno. El número dos sería que a mí o a alguien de mi familia le pueda suceder algo en la calle. Como vemos que hay tantas situaciones y ya yo conozco eso, digo bueno pues en cualquier momento puede pasar. A mí me pasó en Piantini a la 1:00 p.m. en una zona donde habían personas. Le puede pasar a cualquiera. Es un temor que es difícil que yo me vaya a desprender de él, pero básicamente lo que más me atemoriza es la salud de mis padres. Yo recuerdo que hace poco alguien me dijo que quería orar por mis ojos, y yo digo bueno el día que Dios quiera que yo recupere la vista eso va a pasar en un instante a mí eso no me va a detener. Le dije a la persona si quieres pedimos por la salud de mis padres, porque para mí en estos momentos es más importante que ellos puedan preservar sus salud a que yo pueda recuperar la vista.  Es chocante que en el momento en que yo estoy la gente entienda que para ser feliz tú necesitas la vista, para estar completo, pero de verdad si me pones a elegir, elijo eso.

R: ¿Qué significa para ti ser mujer?

F: Mi mamá decía cuando era chiquita que yo era ‘María machito’ porque mi papá quería un varón. Él me compraba carritos a control, tenían un motorcito, y cuando yo ya fui creciendo me gustaba hacer las cosas de ‘varones’. Yo decía, Dios mío que privilegio ser hombre porque el hombre no tiene que afanar tanto como las mujeres. Sin embargo, las mujeres tenemos como tanto, en el sentido de que somos capaces de tener muchísimas facetas, desempeñarlas todas con éxito y ser: una madre incansable, esposa incansable, una profesional, y aparte de eso estar regia. Realmente es admirable cómo la mujer se ha desempeñado, y el hecho de pasar de la dependencia a la independencia sin abandonar el rol en la casa, asumir todos los roles en la sociedad con éxito. Eso es algo que definitivamente demuestra que no somos el sexo débil, y que sé que ningún hombre tiene ni la destreza, ni disciplina, ni el deseo porque son más vagos. No está hecho en una naturaleza. Y aparte, la mujer como tiene ese instinto maternal, tiene una afinidad por el servicio a los demás, y la parte social. Eso es algo que aporta mucho al desarrollo de las naciones porque es un balance entre todas las personas que conforman una sociedad, y que tengamos un mundo donde todas las personas sin importar su condición social, física, económica o de género, pueda participar de una manera libre. Eso se da en el tipo de sociedad donde la participación de la mujer es más marcada. En ese sentido, pues obviamente para mí la mujer en sí significa eso, fortaleza, inagotable deseo de lucha y deseo. Sobre todo andar como un pulpito, en todos lados metiendo la mano y hacerlo bien.

R: ¿Crees que en República Dominicana las mujeres son discriminadas?

F: Completamente. Eso es así. No solamente en el sentido de que sabemos que el 70% de las personas pobres son mujeres. Hay una serie de madres solteras que lamentablemente son las que tienen que encargarse de los hijos, el hogar, etc. Y eso hace que se vaya por el lado de la marginación. Si a eso tú le sumas el hecho de que para un mismo puesto de trabajo no te pagan lo mismo, los trabajos que están pensados para las mujeres son poco remunerados. Todavía nos da mucho trabajo poder llegar a posiciones que tengan incidencia en la agenda nacional. Ya hemos visto que se ha avanzado en ese sentido, pero nos queda mucho camino que recorrer. Sobre todo que esas representantes que han llegado pues que realmente se puedan sentir los cambios. Falta mucho a nivel laboral. Vemos la cantidad de feminicidios que día a día se anuncian en las noticias. Eso es señal de que todavía el hombre piensa que la mujer es un objeto de su propiedad y que puede hacer con ella lo que se le da la gana. El día que la mujer decide otra cosa, pues deciden quitarle la vida. Vivimos en una sociedad muy machista, sin embargo, hemos visto una intención de que esas cosas cambien. Sobre todo, la cantidad de mujeres profesionales que están saliendo ahora de las universidades es un tanto mayor que la de los hombres. Eso asegura que tenemos un futuro en ese sentido y tenemos que luchar por ese sentido.

R: ¿Cuál es el mejor consejo que te haya dado una mujer que puedas compartir?

F: En los primeros días del incidente, a mí me ocurría algo y es que aparte del inmenso dolor que yo sentía, cada vez que intentaba descansar escuchaba en mi cabeza de nuevo el disparo… y volvía a despertarme. Para mí era una tortura estar despierta porque el dolor era horrible, pero no lograba conciliar el sueño por más de unos segundos porque volvía a revivir el momento. Hubo instantes en los que yo dije en voz alta que era mejor estar muerta. Entonces una señora que se llama Mirta Peña me dijo que cada vez que viniera de nuevo ese momento difícil repitiera: ‘Jesús en ti confío’. Cuando ella me lo dijo pensé que ella estaba loca por creer que lo que estoy pasando con eso se va a solucionar. La verdad no tenía otra opción porque estaba en una cama y no sabía qué hacer, y decidí probarlo. Empecé a notar cambios como a la semana. Aumentaron los periodos de descanso, hasta que llegó un momento en que dejé de tener esos pensamientos. 

0031_Francina_Hungria

R: ¿En qué invierte Francina Hungría sus energías ahora que no ejerce su carrera de ingeniería?

F: Bueno, realmente la ingeniería es algo que pudiera trabajar. No lo estoy haciendo ahora, pero lo pienso porque es algo que ocupa mi mente de cómo hacer para regresar y cómo sería… me emociona esa parte. En estos momentos yo vengo realizando una serie de proyectos desde la Fundación Francina:

– Conformamos la primera Delegación de Beep Baseball, que es un Baseball adaptado a las personas con discapacidad visual.

– Tenemos nuestra Jornada Nacional del Bastón Blanco bajo el lema “Un bastón blanco para cada dominicano con discapacidad visual”.

– Hemos generado la primera aplicación dominicana pensada para una persona con alguna condición física especial add móvil “Identificador audible de billetes de la República Dominicana (IABRD)». Lo que hace es leer los billetes de la denominación dominicana a través de un Smartphone.

– Además de eso, estamos preparando un índice de accesibilidad bancaria para la banca comercial. Eso ha sido una gran problemática para las personas con discapacidad visual el tema de la discriminación en la banca comercial.

– Estamos también con la campaña de ‘Ciudades Accesibles Encuentra el Error’, donde alertamos sobre los peligros y riesgos a los que se enfrenta una persona con discapacidad visual cuando transita por las vías públicas. Básicamente el mensaje que dejamos es ese, que las comunidades son de todos y que tenemos que tener ciudades pensadas para todas las personas.

Tenemos algunos proyectos en carpeta, acabamos de finalizar un taller que se llama “Puntos de vista”, ahí abarcamos tres programas que son: orientación y movilidad, uso del bastón y manejo de tecnología para los computadores (manejo de pantallas, que permiten que una persona ciega pueda usar el computador, generar documentos, realizar tareas, navegar por Internet, etc.).

– Introducimos al país un aparato que se llama Reader Xtream que permite que una persona ciega pueda tener acceso a cualquier documento impreso ya sea un libro de texto, periódicos, etc. Es un aparato del tamaño de un Iphone que le pueden entrar una gran cantidad de información, y con una voz sintetizada te lee la información y con eso estamos satisfaciendo una gran problemática de las persona con discapacidad visual porque el 80% de la información que llega al cerebro es visual. Entonces, sino se poseen esas herramientas alternas no es posible que la persona pueda desarrollarse con sus semejantes, y eso es lo que queremos dar esas herramientas a escuelas, universidades… para que esos usuarios puedan desarrollar las capacidades que se necesitan para formar parte, íntegra, de la sociedad. Yo no quiero más nada que la persona con discapacidad visual reciba el mismo beneficio que yo recibí al momento de tener los entrenamientos.

Le aseguro a la gente, porque lo he vivido, cuando tu no sientes que la limitación física es un obstáculo, tu no dejas de sentirte discapacitado al contrario, te sientes como una persona, tienes mucho que aportar como cualquier otro ciudadano y por ende tienes que ser tomado en cuenta. Yo quiero eso, que no piensen que la discapacidad visual es un obstáculo y que realmente se concentre en desarrollarse y formar parte del avance nuestra nación.

0019_Francina_Hungria

R: Luego del incidente, ¿en qué momento surge la idea de crear la Fundación Francina Hungría y quienes fueron tu apoyo principal?

F: No lo pensé ni me surgió. Realmente fue algo que surgió cuando yo todavía estaba en cama. Quien me lo sugirió fue una persona que tiene mucha visión, es exitosa y es un empresario. Se llama Peter Wayner, quien es el vice-presidente de la Fundación. Yo simplemente dije, sí ok. Él quería que yo le dijera un nombre y yo no sabía, y al final le pusieron mi nombre. Pero luego que empiezo a entrenarme, él me dijo yo veo como la sociedad está reaccionando a tus apariciones públicas, que pensaba que de mi situación se podía hacer algo positivo, y que esto me iba a causar mucha tranquilidad. Entonces le dije: “ok, Don Peter, no hay problema”. En ese momento no le vi sentido. Quería que anunciara todo eso cuando regresé al país, cosa que no hice. Pero cuando empecé a ver el contraste entre lo que había recibido como primeros entrenamientos y lo que tenemos a nivel local que es abismalmente distante. Lo que hay aquí es prácticamente nulo, pues ya empecé a sentir esa responsabilidad y necesidad de trabajar estos proyectos y de darle un enfoque distinto al concepto que una persona tiene de cualquier condición física. Pensamos que una persona discapacitada tiene que estar triste, que pide dinero, que es un trasto viejo, que no merece salir de su casa, y eso no es así. Por eso me he empeñado por demostrarlo y gracias a Dios que los medios me han dado apoyo y han estado fascinados con lo que he venido haciendo. En ese sentido creo que se han ido rompiendo barreras, quiero seguir rompiendo más, pero al fin y al cabo lo que quiero es que la gente vea que hay otro panorama de la discapacidad. No solamente la sociedad, sino también la misma gente con discapacidad y sus familiares porque tenemos un problema sociocultural tan grande en ese sentido, que existe aquí lo que se llama auto-discriminación. Eso es un paradigma falso que tenemos que romper. Eso se logra empoderándolos.

Para continuar fomentando el empoderamiento en los discapacitados y en la mujer, Francina Hungría ahora se prepara para una nueva etapa: Conferencista motivacional. 

Síguenos en las redes @RevestidaMag.

Mujer 2.0

Angee Marte: Voluntad de hierro

Por Revestida

  • 29 marzo, 2016
  • 12 MINS READ
  • COMPARTIR

Angee Marte de pie

No sabemos si admirar más a la abogada o a la persona. Nos dejamos envolver en su historia porque es una dama que supo que el punto de partida no determina los logros que se alcanzan, sino el deseo y las acciones constantes para obtenerlos. En Revestida conversamos con una mujer que cuando niña solía visitar el Palacio de Justicia de San Cristóbal y quedarse en la Corte Penal solo para observar las audiencias.

Fotografías: Roger Ramírez // Entrevistada: Angee Marte 

Revestida: Una joven abogada graduada Magna Cum Laude con una maestría en Derecho de la Regulación Económica y la otra en Alta Gerencia Pública. Estudios que realizaste en conjunto con el trabajo. Eres una mujer que ama lo que hace. Pero cuentanos, ¿Cómo manejas las largas tandas diarias de trabajo?



Angie: Mi trabajo es muy demandante y su realización requiere de muchas horas, por tanto, para manejarlo siempre planifico previamente las tareas a ejecutar, trato de programar los trabajos pendientes, para que tenga un orden y así poder dedicarle a cada uno el tiempo necesario para ejecutarlos adecuadamente.

R: Mientras estudiabas derecho ¿cuáles trabajos tuviste que realizar para poder pagar la universidad?

A: Mi vida laboral inició a temprana edad, pero quienes se sacrificaron y esforzaron para el pago de mi carrera universitaria fueron mis padres.

R: ¿Qué es lo que más te gusta y lo más difícil de tu profesión?

A: Lo que más me agrada es poder ayudar a las personas en la solución de sus conflictos.  La parte más difícil, cuando tengo que evidenciar que la ley no se aplica de forma equitativa. 

R: ¿Cómo inicias en el derecho y cuáles fueron los siguientes pasos hasta convertirte en Directora Jurídica de la CAASD?

A: Mi primer trabajo fue en una pequeña oficina de abogados en San Cristóbal, como asistente-paralegal, labor que realicé sin percibir salario, porque quería aprender de forma práctica el derecho. Próximo al finalizar la carrera, ya demandaba de muchos recursos económicos y tuve que buscar otro empleo, ingresando al Programa de Modernización de la Jurisdicción Inmobiliaria (PMJT), de la Suprema Corte de Justicia, ahí inicié como operadora, posición que ocupé por dos meses, luego coordinadora y finalmente como supervisora de área, hasta la conclusión del proyecto.

Al finalizar el PMJT ingresé a una Oficina de Abogados, en la posición de abogada, luego a la Cámara de Diputados como Asistente Legislativa, Abogada en el Departamento Legal de la Dirección General de Migración y finalmente Directora Jurídica de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo. 

R: ¿Realizas obras de bien social?  ¿A quiénes, dónde las realizas y en qué consisten?

A: En lo que respecta a obras de bien social, tengo una opinión y trato de ser coherente con los temas, no me gusta que sean divulgadas, prefiero no hacerlo, la satisfacción debe estar en la persona que la recibe, no en quien la realiza. 

R: Deja ésto mucho qué decir de quién eres ¿Cómo te defines?

A: Una pregunta muy compleja, ya que siempre resulta difícil definirse uno mismo, pero en pocas palabras dinámica, aventurera, una mujer de retos. 

Angee Marte escritorio

R: Cuando llegas a casa, luego de una larga tanda de trabajo y te miras en el espejo ¿qué ves?

A: Una mujer, que a pesar de haber trabajado muchas horas, tiene ganas de que llegue el amanecer para emprender nuevos retos y culminar proyectos iniciados.

R: ¿En una familia que predomina el sexo femenino, qué significa para ti ser mujer?

A: Constituye una gran responsabilidad, ya que todas las mujeres que me anteceden en mi familia son símbolos de dedicación, esfuerzo, perseverancia, honestidad, respeto, valía, por tanto, debo esforzarme para poder seguir su ejemplo. 

R: ¿Cuáles cualidades entiendes que debe tener una mujer?

A: Las mujeres tenemos muchas cualidades y condiciones por nuestra naturaleza, en tanto, no puedo destacar ninguna porque todas son igual de importantes.

R: ¿Qué hace a una mujer completa?  ¿Cuáles cosas te gustaría aprender?

A: Eso dependerá de la etapa que esté viviendo la mujer. Lo que a mí me hace completa, quizás para otra no lo sea, es una respuesta muy subjetiva, cada mujer tendrá una opinión diferente y estará basada en su situación particular y asociada a sus metas y propósito de vida.

Me gustaría aprender a cocinar, de hecho el próximo trimestre del año iniciaré clases de cocina, siento que es mi asignatura pendiente. 

R: ¿Qué te da miedo, te entristece?

A: Me da miedo dejar de soñar y perder la fuerza de voluntad para alcanzar mis sueños. Me entristece la desigualdad social, económica y judicial. 

R: ¿En República Dominicana las mujeres son discriminadas?  ¿Por qué?

A: En la actualidad no, después de grandes luchas y conquistas, la mujer dominicana ha sabido posicionarse, ocupando áreas que anteriormente estaban destinadas exclusivamente para hombres, y es una constante, a grandes rasgos podemos ver que en todas las actividades la mayor cantidad de población es la femenina, por citar un ejemplo, en las universidades son más las mujeres egresadas que hombres. 

R: ¿Cómo valoras el trabajo de la mujer en la sociedad dominicana?

A: Es invaluable, la mujer hoy en día constituye más del 50% de la fuerza laboral del país y no es por ser mayor en población, sino, por su preparación, dedicación y responsabilidad, por igual realizan un aporte muy importante las que se quedan en los hogares cuidando de la casa y de la familia, siendo el eje fundamental de la sostenibilidad y la cohesión del núcleo social más importante, la familia. 

R: ¿Cuál es el mejor consejo que una mujer te ha dado?

A: Mi madre, siempre me dice “No puedes rendirte ahora”

R: ¿Cuáles obstáculos tuviste que sobrepasar para ser profesional?

A: Lo económico fue el mayor obstáculo, atravesamos muchas situaciones difíciles en la casa, pero nuestros padres siempre encontraban la salida, en esos momentos de crisis. 

R: ¿Alguna vez en tu lucha por alcanzar tus sueños perdiste la fe, tuviste dudas?

A: No y todavía no la pierdo, es lo que me da energía cada día

R: ¿Qué entiendes que significa para tu familia el apoyo que le brindas?

A: Mi familia es la que me da su apoyo, sin ellos no hubiese podido concluir muchos proyectos. 

R: ¿Qué es lo que más te gusta y lo más difícil de ser empleada pública?

A: Ser servidora pública es una de las mayores satisfacciones que he tenido, porque permite trabajar en la creación de políticas públicas que sirvan para el crecimiento social y el desarrollo económico del país, permitiéndote tener un contacto directo con la ciudadanía, conociendo desde un plano más cercano la realidad social y sus expectativas. Al mismo tiempo te permite saber qué realiza el Estado para cumplir con función esencial de proteger los derechos de las personas, así como proveerle los medios que le permitan su desarrollo progresivo. 

R: Te trasladas diariamente a la ciudad para llegar a tu trabajo. Cuéntanos de esa dinámica de tu día a día.

A: Sí, es bastante divertido hacerlo, es una distancia relativamente corta, pero es una terapia de relajación porque utilizo muchas vías para llegar a mi casa, aprovechando para ver diferentes escenarios y paisajes que me sirven de distracción, es un trayecto que utilizo para pensar y organizar ideas. 

R: ¿Qué tiene San Cristóbal que no puede brindarte Santo Domingo?

A: Mi familia.

Angee Marte

Síguenos en las redes @RevestidaMag.

Mujer 2.0

Arlyn Cross: Hacedora de sonrisas

Por Revestida

  • 12 MINS READ
  • COMPARTIR

0058_Arlyn_Cross

Arlyn es odontóloga periodoncista, se dedica al cuidado de la salud bucal pero, antes que nada, es amiga de sus pacientes. Si ella es tu dentista no tendrás problemas con verla periodicamente porque tiene manos y corazón de ángel. La doctora Cross se inclinó por la odontología por ser rama de la medicina, y ser una profesión de servicio.

Fotografías: Roger Ramírez // Entrevistada: Arlyn Cross 

Revestida: Colaboras con cuatro clínicas odontológicas ¿Cómo manejas las largas tandas diarias de trabajo? 



Arlyn: Organizo mi trabajo asignando días de servicio en los diferentes consultorios.  Manejo el horario por cita a los pacientes y, dependiendo del procedimiento que se le vaya a realizar, hago un estimado de cuánto tiempo me puede tomar dicho tratamiento (aunque eso no es algo muy seguro). 

R: ¿Qué es lo que más te gusta y lo más difícil de tu profesión?

A: Lo que más me gusta de mi profesión es el trato directo que tengo con los pacientes.  Lo más difícil para mí, es cuando me llega un paciente que está sufriendo mucho dolor, siento mucha empatía por el dolor y quisiera tener una “varita mágica” para eliminarle el dolor al instante.

Otra situación difícil, pero que a la vez presenta una oportunidad de hacer la diferencia, es cuando la o el paciente tiene miedo al tratamiento odontológico y siente temor al mismo.  En ese momento me esmero en que el paciente pueda conocer todo sobre el procedimiento y transmitir paz y tranquilidad para reducirle a la o el paciente su nivel de ansiedad. 

R: Dentro de tus responsabilidades está brindar atención médica a las Fuerzas Armadas.  ¿Cómo te sientes sirviendo a esa institución? 

A: Desde hace más de diez años con mucho orgullo pertenezco a las Fuerzas Armadas sirviendo como oficial superior del Ejército de República Dominicana, supervisando en compañía de otros profesionales oficiales la atención de salud bucal a miembros de la institución.  Me siento muy bien al poder brindar un servicio profesional a miembros de todos los rangos y, en especial por el servicio de apoyo social que hace la entidad en operativos periódicos. 

R: ¿Cómo creas ese vínculo especial con tus pacientes: Lograr que sean como amigos?

A: Cuando llega un paciente, lo trato con todo el respeto, educación y amabilidad  que este se merece.  Desde el momento que entrevisto al paciente para establecer su historial clínico y odontológico, me esmero en descubrir el tipo de paciente que es y la manera más efectiva para atenderlo.  Estoy más que convencida, (ya que también soy paciente odontológico) que asistir a la consulta dental no es naturalmente agradable y, por tal razón trato a mis pacientes como quisiera que me trataran a mí como paciente.  Mantener ese principio es algo que me ha dado mucho resultado en mi práctica.

Otra clave es prestar mucha atención a todo lo que me dicen mis pacientes, los escucho con mucha atención para conocer todas sus necesidades. 

Arlyn Cross

 

R: ¿Realizas operativos odontológicos? ¿Cómo colaboras en éstos?

A: Sí, participo en operativos, usualmente son en el interior del país. Ayudo en todo lo que pueda, no solamente como especialista, en los operativos todos trabajamos como odontólogos generales. 

R: ¿Qué significa para ti ayudar en los operativos?

A: Para mí los operativos son una forma de ayuda directa a quien más lo necesita y quien tiene más dificultad asistir a una consulta en una clínica.  Lo más importante es que es una forma devolverle a este país todo lo que me ha dado. 

R: ¿Cómo logras sacar tiempo para ayudar a tantas personas que te rodean en tu vida?

A: Servir al otro, ya sea tratando un paciente, participando en un operativo o ayudando a colegas y amigos me motiva constantemente y me brinda mucha satisfacción profesional y personal. Siempre estoy dispuesta a ayudar, aunque tenga que sacrificar ciertos compromisos personales y doy prioridad a las tareas de la manera más eficiente posible. 

R: ¿Cómo te defines?

A: No soy muy de “definirme”, pero creo mucho en siempre ser autentica, solidaria, servicial, optimista, cariñosa y amable. 

R: Cuando llegas a casa, luego de una larga tanda de trabajo y te miras en el espejo ¿qué ves?

A: ¡Bueno! Primero me veo y suspiro por haber completado una ardua faena de trabajo.  Y luego digo, “gracias Dios por otro día de trabajo realizado en la profesión que amo”.

R: En una familia en la que predomina el sexo femenino, ¿Qué significa para ti ser mujer?

A: Para mi ser mujer es una gran bendición y oportunidad de brindar un verdadero balance. En mi familia y mi profesión he aprendido que la mujer tiene derecho a ser respetada y jugar un rol importante en todos los aspectos familiares y profesionales.  Tuve la oportunidad de aprender de mi madre, quien desde antes de yo nacer trabajó a tiempo completo en una prestigiosa entidad bancaria, que se podía ser exitosa siendo profesional y madre amorosa al mismo tiempo.  De mi padre pude aprender como el respeto y cariño del esposo y padre hace la diferencia en el desarrollo de una niña a una mujer exitosa. 

R: Eres una tia muy querida ¿Qué significan tus sobrinos para ti?

A: Mis sobrinos son para mí la mayor bendición, los adoro, son una parte muy importante de mi vida, son una verdadera fuente de felicidad. Antonio y Marquito son mis ahijados. Pero a todos los amo igual, y trato de ser muy justa para que no sientan favoritismo entre uno y otro.  A mis hermanos los ayudo en todo lo que puedo, desde ser la «mama tía» de todos mis sobrinos, incluyendo ser su confidente, su amiga en los juegos, su doctora, su chofer. Soy la tía divertida y también la tía que corrige. 

Arlyn Cross sonrisa

R: ¿Cuáles cualidades entiendes que debe tener una mujer?

A: En mi opinión, una mujer deber ser una persona dedicada, amable, servicial, educada y preparada. 

R: ¿Qué hace a una mujer completa?  ¿Cuáles cosas te gustaría aprender?

A: Para mí una mujer completa es aquella que ha logrado las metas que se ha propuesto y que sabe balancear su vida profesional y personal. En lo particular me gustaría aprender otro idioma y estudiar una segunda profesión para complementar la mía actual. 

R: ¿Qué te da miedo, te entristece?

A: Me entristece cuando un ser querido está pasando por una prueba difícil. Me da mucho miedo que le vaya a pasar algo malo a mi familia, en especial a mis sobrinos. 

R: ¿En República Dominicana las mujeres son discriminadas? ¿Por qué?

A: Considero que cada vez hay menos discriminación,  y se demuestra en las posiciones de liderazgo que están ocupando muchas mujeres en todos los ámbitos profesionales y sociales. 

R: ¿Cómo valoras el trabajo de la mujer en la sociedad dominicana?

A: Valoro cada día más como la mujer sigue aumentando su participación de liderazgo y su aporte profesional a la sociedad, mientras mantiene su rol de madre, hermana y/o hija amorosa. 

R: ¿Cuál es el mejor consejo que una mujer te ha dado?

A: «Las cosas se hacen bien y con amor… si no, no las hagas«.

Síguenos en las redes @RevestidaMag.

Mujer 2.0

Pamela Sued: Todo un show

  • 12 marzo, 2016
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

Su pasión y dedicación nos engancharon hace 15 años cuando dio sus primeros pasos en la pantalla chica. Su visión la lleva a dar un salto de la televisión diaria al reto de conducir un programa de fin de semana. ¡Tú da el paso, Pam! Nosotros saltaremos contigo.

Pamela Sued, pam sued, pamela, pam, sued, todo un show

Entrevista: Marianne Cruz G. · Fotografía: Giovanni Cavallaro · Vídeo: José Montás · Estilismo: Joselo Franjul · Maquillaje: Sabrina Dumé · Peinado: Elvira Sepúlveda · Modelo: Pamela Sued · Mobiliario: Divano · Flores: Jardín Constanza · Locación: Occidental El Embajador · Gracias a: Chivas 

 



Pamela Sued sillon colores

Vestido Halter estampado de tienda Ner-K, aretes con hilos y anillos con cristales de Piu by Misura, pulsera en metal de Afazzes Accesorios.

 

Pamela Sued sillon blanco

Vestido estampado con mangas de Tienda Ner-K, cinturón con aplicaciones en cristales de BCBG Maxazria, aretes de Gianny Fernández y anillos en metal de Afazzes Accesorios.

 

Pamela Sued flores

Set de crop top y pantalón con aberturas de Misura, aretes de Gianny Fernández.

 

Pamela Sued pino

Vestido strapless en brocado de seda floral de Patric Love, accesorios en metal de Afazzes Accesorios.

 

Pamela Sued sillon morado

Set de falda y top con aplicaciones  de BCBG Maxazria, aretes maxi de Gianny Fernández y anillos de Piu by Misura.

 

Pamela Sued crop top

Crop top cuello bote de BCBG Maxazria, collar maxi de Gianny Fernández y pulsera maxi en metal de Afazzes Accesorios.


Síguenos en las redes @RevestidaMag.

Signifier+MBWordmark_873_Master

 

 

Destinos

Bahía de las Águilas: el tesoro del Caribe

Por Revestida

  • 1 marzo, 2016
  • 5 MINS READ
  • COMPARTIR

Bahia de las Aguilas playa

Todos soñamos con irnos de vacaciones a lugares paradisíacos, pero no nos recordamos que vivimos en una isla en el medio del caribe.  Bahía de las Águilas es uno de esos lugares espectaculares que te deja sin habla.

La playa de Bahía de las Águilas no es una de las opciones más cercanas a Santo Domingo, pero vale la pena conocerla.  Como es una distancia considerable, tal vez te sientas tentado a ir en avioneta.  Créeme que si vas por tierra, no te arrepentirás.

Para llevar en el bolso de playa 



Antes de que inicies el recorrido, recuerda llevar bloqueador solar o bronceador con protección solar.  Este producto es imprescindible para que puedas disfrutar al máximo de esta playa.

Ruta 

El recorrido tiene unos paisajes impresionantes dignos de disfrutar, mientras lo transitas.  Durante el trayecto verás el río Los Patos, la playa San Rafael, la costa Sur y el Parqueo Eólico.

Mientras conduces, ten cuidado con el ganado (las vacas) que puede estar en medio de la carretera.

Oviedo es el último pueblo por el que vas a pasar.  Así que después de ahí puede que solo veas civilización cuando llegues al restaurante Cueva de las Águilas.

Luego de Oviedo se encuentra Cabo Rojo, el cual tiene una playa muy bonita que te puedes bañar ahí, si quieres.

Cuando llegues al restaurante Cueva de las Águilas para llegar a Bahía de las Águilas puedes tomar una de las dos opciones siguientes:

1. Tierra: Irte en vehículo. Hace pocos años habilitaron el camino que se puede usar para el acceso a la playa.

2. Mar: Tomar una “yola”, como le llamamos los dominicanos, a un bote pequeño. Te recomendamos esta opción, si eres de las personas que les encanta ver paisajes fuera de serie.

Bahia de las Aguilas

Al final de esta travesía, está tu recompensa: kilómetros y kilómetros de playa virgen con una arena hermosa y agua cristalina prácticamente solo para ti.  ¡Qué la disfrutes!

Bahia de las Aguilas playa

De regreso, pasa por la Dulcería Las Marías en Paya, Baní para que te surtas de todos los dulces típicos dominicanos que quieras.

Síguenos en las redes @RevestidaMag.



© 2023 REVESTIDA.COM All rights reserved