Decoración

Si eres un peligro para las plantas reales, ¡las artificiales son tu mejor opción!

Por Revestida

  • 2 noviembre, 2020
  • 15 MINS READ
  • COMPARTIR

Sabemos que lo has intentado: desde cuidar esa plantita que compraste en un paseo del colegio hasta cultivar algo en tu balcón. Nada ha funcionado. Eres un peligro para las plantas, así de simple. Pero existe una opción que es apta para ti y tus habilidades en jardinería: las plantas artificiales.

Sí. Para continuar, hay muchos más beneficios de lo crees en tener plantas en tu hogar, u oficina, así sean artificiales. Un estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology,  encontró que el uso de plantas verdes hace que los trabajadores sean más felices y hasta un 15% más productivos, aumenta su participación laboral, haciendo que se involucren más en el trabajo de manera física, cognitiva y emocional. Entonces, ¿por qué no darles una oportunidad? De las miles de razones para tener plantas artificiales: aquí te resumimos solo algunas.

A prueba de todos y fáciles de cuidar

Sea que eres una persona muy ocupada, o la jardinería no es una de tus habilidades, con las plantas artificiales no tienes que preocuparte por su cuidado mucho más allá de limpiarlas si acumulan polvo. Es decir, se acabó el tener que ponerle agua al cactus o de pedirle a un vecino que cuide tus orquídeas mientras te vas de viaje.

Adiós a los fertilizantes, fumigación, trasplante de tierra, hojas secas, buscar la mejor iluminación y macetas nuevas (por más lindas que sean).



Hipoalergénicas

Si eres de los que cada primavera sufre de conjuntivitis, enrojecimiento, escozor de los ojos y lagrimeo, rinitis con estornudos, goteo nasal y congestión, quiere decir que eres alérgica al polen, lo que quiere decir que plantas en tu habitación, ventana o en la oficina, no es una opción factible. Muchas personas incluso sufren de reacciones a pesticidas y a plantas específicas.

Como imaginarás, las flores artificiales son hipoalergénicas, así que ya no debes preocuparte por causar reacciones alérgicas con tu decoración.

¿Insectos? ¿Qué insectos?

Todos amamos las plantas naturales, hasta que les vemos un gusano, se llenan de hormigas o atraen alguna alimaña indigna de nuestro agrado. Así que aprende a amar las flores con sus espinas e insectos, o mejor opta por las plantas artificiales, porque te guste, o no (sabemos que no), es normal que ciertas flores atraigan bichos a nuestro hogar y esto puede traer consigo enfermedades y reacciones alérgicas que es mejor evitar.

Las plantas artificiales a pesar de verse muy naturales, carecen de ese aroma por el que los insectos se sienten atraídos.

Las plantas artificiales no son un riesgo para tus mascotas (y viceversa)

Otro pro de las plantas artificiales es que ¡no son tóxicas para los animales!, al no desprender ese aroma que mencionamos en el punto anterior, no despiertan la sensibilidad olfativa de tus mascotas, lo que evitará en un 90% que las vean como un aperitivo más.

El 10% restante lo dejamos porque es posible que al inicio les cause curiosidad, pero con el tiempo verán las plantas como parte de su ambiente.

Aroma en plantas artificiales

Si estabas visualizando como un “contra” el hecho de que las plantas artificiales no tienen ese olor distintivo de las flores reales, tengo para decirte que… pues sí, tienes la razón. De momento no se ha logrado hacer una planta o una flor artificial que produzca su aroma natural. Pero, lo que sí se hace en algunos casos es rociar la flor con un perfume que recuerde el de la natural.

 Voilà…

Obviamente se mantienen frescas – por mucho más tiempo, pero no eternamente-

Como la juventud en las personas, la belleza de las flores naturales tiene un periodo de vida corto, un día están en el mejor momento y de repente se marchitan. Muy triste, lo sé. Eso es algo que no sucederá al tener flores artificiales en tu hogar. Su color y apariencia no cambiarán. Solo debes limpiarlas de vez en cuando y quedarán como nuevas, incluso después de meses de haberlas comprado. 

Trucos de limpieza de plantas artificiales

  • Con spray: utiliza una mezcla de agua tibia y jabón neutro. Pulveriza toda la planta y sécala con un trapo de algodón o un papel absorbente.
  • Por inmersión: es la opción más rápida cuando se tiene plantas pequeñas. Es fácil, colocas un cubo de agua grande con jabón neutro diluido y metes la planta boca abajo, sin mojar la maceta. Recuerda no mojar la base y secar las hojas o flores.
  • Para suciedad acumulada: si la planta ha acumulado mucha suciedad, puedes limpiarla, en vez de con agua y jabón, con agua y vinagre blanco.

Tu hogar, tus reglas

Como mencionábamos al inicio, la mayoría de plantas requieren de cuidados especiales como: verificar su exposición al sol, la temperatura de la habitación en la que se encuentran y la cantidad de agua que pueden recibir.

Todo lo anterior quiere decir que deben ser colocadas en lugares específicos de la casa. ¡Tus plantas artificiales puedes ponerlas donde quieras!

Ellas se adaptan a tus gustos, no tú al de ellas

Al ser prácticas y flexibles, puedes dar rienda suelta a tu creatividad a la hora de hacer arreglos y decoraciones para que queden exactamente como tú deseas. Además, las puedes mover y reubicar cuantas veces quieras sin miedo a derramar nada.

Tampoco debes preocuparte por el tamaño o material de la maceta o florero. Puedes escoger flores que encajan perfectamente con los colores de la decoración de tu casa u oficina.

Si sientes que se ven falsas, es porque no estás buscando bien

Para empezar, no le pidamos peras al horno, son flores artificiales. Por otro lado, con los años se han ido fabricando muy, muy reales, todo depende del material, porque sí, artificial no solo significa plástico.

Cierto, en la casa de nuestra abuela quizás se nota a leguas que son plásticas, y es porque en los años 50 eran muy falsas. Sin embargo, hoy la industria de plantas y flores artificiales realiza modelos ultra realistas en materiales como látex, silicona, tela o terciopelo. Y trabajan las texturas para conseguir un tacto lo más parecido posible a la realidad.

Por ejemplo, las plantas de látex nada tienen que ver con las de plástico. Se realizan utilizando plantas y flores reales como moldes y, como el látex es moldeable, llega a capturar las venas de las hojas y los contornos desiguales con un increíble detalle.  

Truco Revestida

Si quieres hacerlas lucir más reales, mezclar flores naturales y artificiales para ocasiones puntuales y especiales.

Existen flores de todo tipo, debes comprar las que mejor se adapten a tus gustos para crear una composición única. Las flores y plantas artificiales, son, por estas y otras muchas razones, una excelente opción para decorar nuestro hogar durante todo el año ya sea en las habitaciones, cuarto de baño, vestíbulo, pasillo… Ya puedes tener las flores más lindas y las plantas más verdes sin preocuparte.

Te puede interesar:

Diseñadora de interiores te enseña los tips básicos para decorar

Bienestar

Topiario de rosas de papel

  • 7 febrero, 2016
  • 8 MINS READ
  • COMPARTIR

Topiario San Valentin

Los arreglos florales son siempre un “must” a la hora de hacer un montaje. Ya sea para resaltar una paleta de colores o crear un punto focal de interés dentro de la composición, las flores son imprescindibles para dar una sensación de frescura a cualquier montaje. Sin mencionar que también son muy agradables a la vista. Sin embargo, no siempre se cuenta con el presupuesto holgado que requieren los arreglos florales.  A continuación presentamos una alternativa súper “chic” (y además muy amigable al bolsillo) para adornar cualquier montaje, o incluso hasta para decorar un espacio que se encuentre un tanto apagado.

Para lograr un topiario de rosas de papel se necesitan los siguientes materiales:

Topiario materiales



– cartulina o papeles de scrapbook (es importante que las hojas sean un poco gruesas para que mantengan la forma deseada)

– bolas de foam (del tamaño deseado para el arreglo)

– un trozo de madera para el tallo

– una cubeta o tarro para la base

– un molde para trazar

– relleno para la base del topiario

Paso 1

Topiario paso 1

El primer paso para el topiario es comenzar a hacer las rosas de papel. Con un lápiz, traza la forma de círculos sobre las cartulinas. Necesitarás hacer varios círculos, dependiendo del tamaño de la bola de foam elegida.

Tip: Si quieres agregarle profundidad al topiario, para que sea vea aún más interesante su textura, te recomendamos utilizar moldes de diferentes tamaños pero siempre cercanos en circunferencia, para que las rosas queden de diversos tamaños. Puedes hacer las rosas de un solo color, o puedes utilizar diversos colores para lograr un efecto más interesante.

Paso 2

Topiario paso 2

El segundo paso es trazar un espiral desde el extremo exterior de los círculos hasta su interior. Luego, se cortan los espirales sobre la línea trazada para obtener una especie de “spring” (espiral).

Tip: Es importante hacer el espiral más fino en el extremo exterior y mas grueso en extremo interior para lograr hacer la base donde pegaremos las rosas.

Paso 3

Topiario paso 3

Luego enrollamos desde el extremo exterior el espiral en dirección hacia el interior, manteniendo la rosa siempre firme para lograr que la rosa se vea apretada y delicada.

Paso 4

Topiario paso 4

Después de haber enrollado la rosa, tomamos el espiral y lo pegamos a la base en su extremo interior, tratando de mantener el espiral bien apretado.

Tip: Recomendamos utilizar un pegamento de secado rápido, como la silicona caliente, para asegurar que las rosas se peguen de manera rápida y con la forma deseada. Si se utiliza otro tipo de pegamento que tarde más en secar, será necesario mantener la forma de la rosa posicionada para que el espiral no se abra y pierda su forma.

Paso 5

Topiario paso 5

Luego de haber terminado de enrollar todas las rosas, tomamos la bola de foam y le insertamos el trozo de madera para el tallo del topiario.

Tip: Para un look más rustico y natural, se puede utilizar un tallo de árbol real, tomando en cuenta que sea lo suficientemente grueso para aguantar el peso del topiario.

Paso 6

Topiario paso 6

Luego, procedemos a colocar las rosas en la base de foam, comenzando desde el tallo completando hacia el tope, para así asegurar que no queden huecos o espacios en blanco en la composición.

Paso 7

Topiario paso 7

Finalmente, procedemos a colocar la bola de foam en la base deseada. Para que el topiario se mantenga erecto, la base se puede rellenar con foam o con cualquier otro material que pueda generar peso, como piedras o arena para que el topiario no se caiga. Para ocultar el relleno, se puede utilizar cualquier material, desde musgo a paja, dependiendo del efecto que se quiera lograr.

Este tipo de arreglo floral se puede hacer para generar altura en una composición, como centro de mesa, pero también se puede hacer sin utilizar el tallo para lograr unos arreglos más pequeños, como detalles de mesa. En este caso, se toma en cuenta el tamaño de las rosas, buscando hacerlas más pequeñas para que vayan de acuerdo a la base utilizada. Además de ser una alternativa económica para los arreglos florales, también es súper entretenida de hacer. ¡A sacar la vena artística que llevamos dentro!

Síguenos en las redes @RevestidaMag.



© 2022 REVESTIDA.COM All rights reserved