Cocina

Cómo preparar el salmón perfecto

Por Ashley Buret

  • 8 mayo, 2020
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

El salmón es uno de los pescados con la preparación más fácil que pueda existir. Si a eso le sumamos sus grasas saludables y proteínas con alto valor biológico, estamos hablando del pescado ideal, ya que se cocina en poco tiempo y también es nutritivo.

Existen pasos y varios tips que te pueden ayudar a que el sabor de tu salmón sea el mejor de todos. La chef Claudia Fabián nos enseña.

Primero, vamos con los básicos de la receta

1. Antes que todo, ponemos la plancha a calentar con un chorrito de aceite Mazola y agrega dos dientes de ajo.

2. Luego, toma tu filete de salmón y sécalo con un papel absorbente de cocina esto hará que la piel quede más crocante y échale sal y pimienta al gusto

3. Llévalo a la plancha previamente calentada con la piel hacia abajo, así el salmón mantendrá su forma. Agrega Margarina Flora. Deja que se cocine (espera unos 10 o 15 minutos). Puedes también colocar hierbas como el romero y ajo para darle un mejor sabor.

4. Luego de que el lado de abajo esté listo, dale la vuelta y vuelve a echarle sal y pimienta al gusto. De esta forma estarás sellando las dos caras del filete.



5. Luego de que veas que esté casi hecho, apártalo del fuego y déjalo reposar por unos minutos, para que se termine de cocinar con el calor residual de la plancha.

¡Listo! Ahora tu salmón está listo para ser consumido.

Ahora vienen los tips:

> Evita descongelarlo en el microondas. No tengo más que decir, simplemente no lo hagas.

> Cuando vayas a echar el aceite, procura no echar demasiado, ya que el salmón es un pescado muy graso de por si y se cocinará con ayuda de sus propios jugos.

> Si quieres que tu filete tenga más sabor, puedes optar por mezclar dos cucharadas de aceite de oliva Figaro y 3 cucharadas de jugo de limón, para luego echar tu filete (aún crudo) dentro de la bolsa.

> Evita quitarle la piel antes de cocinarlo, independientemente de si tienes pensado comértela o no. La piel del salmón funciona como una barrera de protección a la hora de cocinarlo, además de que ayuda a retener los jugos, lo cual hace que la masa se mantenga tierna. Aparte, si tu plan no es consumir la piel, puedes quitársela luego de que esté cocinado, de esta forma es mucho más fácil de retirar.

> En cuanto a la sal, esta debe de ser añadida por encima del salmón justo antes de que se vaya a cocinar. Si cometemos el error de dejar que la sal repose demasiado tiempo encima del salmón, correremos el riesgo de que se reseque y pierda su jugosidad.

> Arriba (en la receta), te damos un margen de tiempo para que sepas por cuantos minutos debes cocinarlo, pero si quieres estar seguro te damos un consejo: el salmón estará listo cuando se pueda deshacer fácilmente con un tenedor.

> El salmón no se hizo para comerse solo. Acompálo con papas o vegetales, incluso hasta con arroz, todo depende de lo que a ti te guste y lo que tengas en mente.

En fin, los filetes de salmón son una opción muy versátil y rica, que puedes ser elaborada tanto para el almierzo como para la cena.

Te puede interesar:

Comentarios