Bienestar

¿Cómo ayudar a una amiga que atraviesa una relación de violencia?

  • 25 noviembre, 2021
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

Santo Domingo.- Si tienes una amiga que está en una relación de violencia y quieres ayudarla, el primer paso es ser empática. Sí, ponerte en su lugar, tratar de mirar su situación como si la estuvieras viviendo tú misma ¿Difícil verdad?

Será más difícil aún si tú no has estado en ese lugar. Te explico brevemente: estar en una relación en la cual existe violencia es como vivir en una jaula, sin importar si es de oro, igual sigues estando aprisionada. Entonces, el primer factor a tomar en cuenta es que tu amiga vive con una sensación de falta de libertad, se siente presa, atrapada y con mucho conflicto para ver la salida. Difícilmente podrá ver lo que tú le quieras plantear. Ella quizás puede entender que está en una relación de violencia, pero se siente minimizada, incapaz e insuficiente para salir de esta relación y para lograr otras cosas más. Así son las relaciones de violencia, te debilitan.

Por eso, el papel de una amiga en una relación de violencia es fundamental.

Empecemos por entender que si la pareja de tu mejor amiga le dice cómo vestirse, le es infiel o no la deja salir, ella está en una relación de violencia.

¿Cómo presenciar todo esto sin que tu amiga te haga a un lado?

Sé que la historia es repetitiva, que estás cansada de escuchar lo mismo y que ella no te escuche a ti, pero si tienes los recursos emocionales para apoyar a tu amiga, no la abandones en este momento en el que te tanto te necesita a ti.



Con el paso del tiempo, tu amiga se irá cansando de luchar e irá perdiendo fuerzas y se resignará a creer que esa relación es lo que ella merece, cuando tú y yo sabemos que no es así.

Si puedes, evita usar la palabra «violencia» es una palabra muy fuerte y para quién la vive es difícil de aceptar y ver que es ella quién está ahí.

Mas bien, trata de utilizar frases como «te veo angustiada, triste o molesta con frecuencia, quiero verte feliz» o «te mereces una relación que te haga sonreír», con la finalidad de que poco a poco ella vaya entendiendo que merece algo mejor, recordando sus capacidades y re-conociéndose cada vez más.

Mantente ahí para ella. Lo que más necesitamos cuando estamos en un vínculo de este tipo es apoyo. Esto implica escuchar, acompañar y hasta guardar los screenshots de las conversaciones que ella te envía.

Intenta acompañarla sin juicios. Enamorarnos puede confundirnos, y tener inseguridades hacernos creer que merecemos a cualquiera, ponte en su lugar aunque no hayas tenido una relación así. Escúchala con mucha paciencia, permítele desahogarse y liberarse de esa carga que tiene encima.

Y por úlltimo, pero no menos importante, recomiéndale ayuda psicológica, mostrándole todo lo que ganará en terapia, como escucha para desahogarse, un profesional libre de juicios, una escucha activa, objetiva confidencial y un lugar para mejorar su autoestima.

¡Gracias por leer hasta aquí! Eso significa que eres una buena amiga.

Sobre la autora

Eva Herbert. Psicóloga clínica y máster en Estudios de la Mujer. Apasionada de la feminidad que quiere cambiar al mundo, una mujer a la vez, y  fundadora de Beauty Value, la primera plataforma de autoestima profesional en América Latina. 

Te puede interesar 

La familia de mi esposo no me quiere

Como afrontar conflictos con los hijos e hijas 

Síguenos en @Revestidamag

Bienestar

Abuso desenfrenado

  • 26 noviembre, 2013
  • 3 MINS READ
  • COMPARTIR

violencia

Dirigimos este mensaje no solamente para que estés atenta y no te conviertas en víctima de violencia, sino también a quienes pierden el control y violan nuestros derechos.

Comparte esto con todas las personas que conozcas: amigas, amigos, familiares, amigos de tus hijos y a padres de niños, porque este es un problema que debe ser motivo de reflexión en todos los grupos sociales, sin importar la edad ni el nivel socioe-económico.

La violencia contra la mujer es un fenómeno social que solamente puede terminar cuando todos y todas entendamos que el respeto, la comunicación y dejar ser, lo son todo. Que los insultos, los golpes y la prohibición no resuelven nada.



La violencia es una respuesta de que no se tiene control sobre sí mismo. Si enseñamos a nuestros hijos a respetarse y les formamos acerca de antivalores como el sexismo, el machismo y la violencia, estaríamos educando al grupo de agresores que se lleva la vida de tres de cada 10 mujeres dominicanas.

La violencia contra la mujer acabará cuando criemos a nuestros hijos dentro de un hogar tranquilo, amable, respetuoso y sobre todo, equitativo. Aquí entran factores históricos que datan de las primeras sociedades occidentales. Y he aquí donde entra a debate el machismo: nuestra sociedad es machista, esta es una realidad que se ve hasta en nuestro miedo a caminar por la calle con un pantalón ajustado o una falda corta, pues el hecho de que un grupo de hombres nos acose sexualmente nos aterra. Sin embargo, al no responder, ya les damos poder de pensar que son superiores a nosotras.

Aquí les dejo 10 cosas que los hombres pueden hacer para terminar con la violencia de los hombres contra las mujeres, para que lo compartamos con el sexo opuesto.



© 2023 REVESTIDA.COM All rights reserved