Volando al ras

Poema: Tu historia

  • 3 febrero, 2015
  • 5 MINS READ
  • COMPARTIR

andrew_salgado_brown-e1349036920870

Imagen de Andrew Salgado

En cada arruga de tu rostro puedo adivinar historias.
Cuéntamelas!…quiero conocerlas todas.
Déjame conocerte. Me abro a ti y te escucho con atención. 
Saboreo cada letra que sale de tus labios en voz e historia. 
Me aprendo el movimiento de tu boca mientras tu experiencia va tomando forma de palabra. 
Veo el brillo de tu mirada.  
Por momentos se te escapa una ilusión infantil que ha permanecido intacta.  
Veo el dolor y las empresas inconclusas.  Los capítulos abiertos. 

Las palabras no dichas…

Tengo todo el tiempo para escucharte. 
Si lo dejara de tener, fabricaré relojes con mis manos y haré más horas, solo para nosotros, solo para seguir escuchándote.

Puedo ver como la esperanza sale disparada en tus gestos, en forma de chispazos divertidos. 

Ella, la esperanza, ha estado ahí siempre, 
aunque te resistas a creerlo.  
En algún momento del camino te compraste la idea de que todo estaba perdido, pero es mentira 
y deberás descubrir que todo apenas empieza. 

No creas que te sabes todos los colores.  No!

Yo misma tengo tonos que nunca viste y yo misma 
vi en tu rostro tonos que me cegaron, destellantes.  
Entre el tabaco y el café, 
mi boca conoció tonos tierras maravillosos. 
Te los devolví con ribetes dorados!  
No.  Esto apenas empieza. 
¿Ya te conté de los relojes? atrásalos o adelántalos a tu gusto.  
De igual modo el tiempo de escucharte está ahí.  
Ya te seleccioné con cuidado las horas y los minutos, para escuchar tus historias. 
Y cuando no puedas articular palabra, entonces, cuéntamela con las manos. Que tus dedos sean la tinta. Te presto mi piel para que siembres la palabra y que crezcan los amores.
 
© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-



Volando al ras

Poema: Separación

  • 2 febrero, 2015
  • 4 MINS READ
  • COMPARTIR
alicia-martin6
 
Tanto se dolieron que ya no recordaban lo que llegaron a amarse, ni por qué.  
Tanto le gritó que su garganta quedó muda y sus oídos sordos.  
Sus corazones susurraban una calma que prometía, pero era tal la estridencia de sus voces que no pudieron escuchar nada y el corazón decidió no hablar más.
 
El retornó a su camino y ella, enmudecida de tanto alzar la voz, no tuvo de otra que compilar las pocas fuerzas que le quedaron e inventarse uno para recorrerlo.
Fue tan fácil vaciar gavetas y el armario; era cuestion que abrir y sacar.  No así con su dolor y sus sentimientos, eso le tomaría más tiempo… ¿y él?…se preguntó cuánto le tomaría a él, pero estaba tan herida
y ocupada con su propio dolor, que le era imposible atender el ajeno.
 
Tanto se lastimaron que dejaron de ser los dos soñadores que fueron.  
En el camino se le perdieron los proyectos y los planes se quedaron en papel.  
Se perdieron entre el ego del uno y el orgullo del otro y se olvidaron del amor primero.  
No había forma de reconocer eso que estaba bien escondido bajo los escombros de tanto pleito y discusión, de tantos «si tu no…» y miles «porque tú…».  
Tanto se hablaron con la boca que se olvidaron del lenguaje de las manos…poco a poco dejaron de tocarse y el amor se resecó.
 
El retornó a su camino y ella se inventó uno para recorrerlo…….
© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-
(Información de la imagen:
Artista: Alicia Martínez Fernández
Nativa de Isla Canarias)

Volando al ras

Poema: No te quise poesía

  • 1 febrero, 2015
  • 7 MINS READ
  • COMPARTIR

el-bosque
No quise volverte eterno con poesía,
solo quise hacerte mío por amor.
¿Qué diablos se hace con la eternidad….?
para qué tanto!
yo solo quería tenerte a ti!
Por el tiempo necesario…

Fuiste, por mucho, la respuesta exacta a cada plegaria,

la consecuencia justa de mis ruegos.
Eres todo lo que quise…
no este verso triste que con las noches converso.

Yo solo quise amarte,

así como aman los dementes!
¿acaso no sabes que en una hora cabe una eternidad completa?
eso me habría bastado, una hora y te convences de quedarte,
mirarte solo una hora y mostrarte el universo…

Yo no quise hacerte eterno con poesía,

solo quería tomar tu mano, y llevar tu palma a mis labios,
plantar en ella mi beso…hacerlo tu patrimonio!
llevándote en él todo lo eterno!
¿acaso no sabes que en un beso se te puede ir la vida?

Yo no quise hacerte eterno con poesía…

solo quise envolver tu cuerpo con mi abrazo!
de qué rayos me sirve la poesía!
si el hueco de mi pecho está vació de tu presencia…
si mi inspiración viene cargada con tu nombre…
y ahora mi garganta te hace penitencia de silencios.

Yo solo quería componerte canciones,

cantártelas! todas en un momento solo tuyo…
solo eso!…no pedía mucho.
solo quería un momento de tu vida
uno que nos mereciéramos…
uno que nos perteneciera solo a los dos.

Yo no quería hacerte eterno con poesía

solo deseaba abrochar el segundo botón de tu camisa,
cubrir tu pecho….y celosa, esconderlo de las miradas ajenas.
Solo quería alimentarte, oírte, escucharte…
solo quise ser compañera,
sin cambiarte, solo amarte!
no quería volverte poema…

no quería….

y en esta hora de la vida, en esta donde no estamos!
en esta donde tú circundas un suelo extraño,
donde crece una yerba con un verde tan ajeno al que soñamos…
en esta hora!, donde impuntual llegas a mi vida,
e impuntual te retiras…te lo juro por mi sangre!
que no quería convertirte en poesía…

ni lágrima

ni poesía…
ni verso, ni agonía….

no quería!

 
© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-



Volando al ras

Poema: Quizá

  • 31 enero, 2015
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR
acuarela
Imagen de Huáscar Taborga, Acuarelista mexicano

 

Quizá así ha de ser…
amarnos como dementes
y como desquiciados desearnos,
para luego reducirnos a la categoría de memoria.

Instalar en nuestras gargantas este sabor a pasado,
a promesa inconclusa.
Quedarnos con la pregunta importante sin respuesta.

Quitarnos todo sentido!,
ver tu rostro y saberte tan ignorante de mí
y que todo en mi lo sea también de ti…
Quizá así ha de ser…
que este invierno aburrido y sin ding dong de campanas
nos recordara la rutina de una tarde sin sorpresas…una tarde sin nosotros.

Y que la grama del patio de mi casa no me anuncie el verde de tus ojos
ni que el castaño de este otoño tan manido, te rememore los míos.
Quizá así ha de ser…



Qué tanto de lo sentido
Qué tanto de lo sufrido
…lo conversado
lo discutido y lo planeado
los miles de silencios, llenos de palabras y voces en alto…

…qué tanto de eso se esfumó en el aire,
se diluyó con la nada
¿todo?
puede ser!
tanto y tanto que hoy me reflexiono en la apatía de mis sentimientos hacia ti, quizá así debió ser.

En la planicie de mi vientre, donde hubo deseo quemante, hoy se instalan caricias haraganas, perezosas…
no sorprenden, son las mismas de antier…
y quizá así ha de ser.

Convertirnos en desconocidos…
en siluetas amorfas…allá…bien a lo lejos
Algo difícil de distinguir con el tiempo.
Llegar a ser eso, volvernos solo descuido…
quizá así ha de ser.


© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-

Volando al ras

Poema: Hojas…

  • 30 enero, 2015
  • 5 MINS READ
  • COMPARTIR

hojas-del-oto-o-4271

Y fui hoja de otoño,
y te parí mil inviernos,
rodé por tus piernas como llovizna perdida…
…destilaron por mis venas mil marrones oscuros
y me golpeaste con viento
y me atacaste con frio…

…y poco te importó que se extraviaran mis primaveras

ni que mis lágrimas calientes erosionaran mis mejillas.
Esparciste sobre mí tus cuidos en forma de insultos
y hoy son tristezas adultas,
se bastan a ellas mismas y me arruinan por momentos.

Presumiste que te amo y olvidaste devolverme el sentimiento,

y por eso me volví hoja de otoño.
Me resequé sobre tu espalda
y en tu pecho sigue habitando el misterio de mi amor por ti,
y me sigo figurando tu sonrisa,
veo el rictus de tu boca y adivino
tu sino…

…uno donde no figuro más,

donde nada vale más esfuerzo, como el que costó nuestros sueños.
Me volví hoja de otoño en tus manos
y me quebraste al cerrar tu puño,
hiciste añicos mis proyectos
y divagué por tus vientos
y me congelaste el hielo,

He seguido siendo hoja de otoño desde

inicios de primavera.
Los abriles vanidosos se me ríen en la cara
…ya no importa que me golpees con tu frio
ni que me ataques con tu viento
seguiré siendo hoja de otoño por mil primaveras más…

© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-

Volando al ras

Poema: Roca mía

  • 29 enero, 2015
  • 4 MINS READ
  • COMPARTIR

 

mar

Sobre ti me lanzo, irreverente y dispuesta…
y te golpeo… 
y sobre ti reviento como lo que soy!
la ola que llega y acaricia, 
la ola que de tanto reventarme sobre tu piel rugosa, erosiona lentamente,
dejando la huella de los años… de los siglos…

He sido ola toda mi vida y si pudiera ser otra cosa, sería siempre ola

para posarme húmeda sobre tu piel rugosa
amada roca mía…

…y por serte superior en dimensión y dominio

te cubro y te mojo la vida a cada instante. 
Mira que eres fuerte! 
pero sola permaneces
para irme yo a tu encuentro, entre andanzas y caminos. 

El océano sabe de ti porque siempre le cuento de tu magnificencia, bella roca. 

Permaneces quieta como el universo te lo ordena
a la espera de mi caricia, eterna, roca mía!…

y en tu piel perezco….y padezco del mal de tocarte, solo para retirarme luego…

..dejándote mi despedida, como húmedo fuego. Roca mía!   


© Derechos de Autor Gnosis Rivera.-





© 2023 REVESTIDA.COM All rights reserved