Finanzas

Finanzas con una finalidad

  • 10 febrero, 2021
  • 20 MINS READ
  • COMPARTIR

Santo Domingo. Al iniciar un nuevo año una de las grandes tendencias es organizar las finanzas. Especialmente con los movimientos a nivel global que hemos tenido y más aún para quienes emprenden.

Es muy importante conocer sobre finanzas; al tiempo que es una de las grandes oportunidades de los principiantes. Tienen el conocimiento en sus áreas del saber simultáneamente situaciones con los números, registros contables y en separar las ganancias personales del proyecto.

Estamos en un momento para formarnos, educarnos, leer libros, blogs y muy relevante delegar procesos administrativos para enfocarse en lo estratégico.

Lourdes Fernández, mentora en finanzas personales, dice que la economía está muy ligada a tus creencias, a las programaciones. Es por esto que a muchos les fue muy difícil y a otros muy bien cuando surgió lo del covid y la cuarentena.



¿Te has preguntado cómo administraban las personas que estaban a tu alrededor? ¡Estamos programados por las personas que fueron cercanas a nosotros desde la infancia e incluso posteriormente seleccionamos amistades que son buenas o malas para nuestro desarrollo como individuos en la sociedad, convirtiéndose en nuestra realidad a través de conceptos! Reflexiona Fernández, quien al mismo tiempo dice ¨hay una distorsión creada alrededor del dinero. La mayoría se enfoca en tener versus ser y es precisamente todo lo contrario. Esto trae como consecuencia malas prácticas financieras, lo material no te hace mejor ser humano. La abundancia está dentro de ti.¨

SEPARAR LAS FINANZAS PERSONALES DE LOS PROYECTOS.

La administración del flujo del dinero, de acuerdo a Patricia Rivas, educadora financiera, tiende a generar mucha confusión. Los beneficios que nos proporciona el proyecto conlleva a tocar muchas veces los fondos del mismo. Este desorden no nos permite saber cuáles son los ingresos e incluso no capacitarnos para ser más competitivos en nuestras áreas, ahorrar y llevar las tarjetas personales y del negocio por separados para valorar el crecimiento del propósito o emprendimiento.

 

 

SUGERENCIAS PARA ELABORAR EL PRESUPUESTO


1. Introduce todos tus ingresos, absolutamente todas las entradas.

2. Define cómo vas a gastar ese dinero. Antes haz una visualización mensual de cómo lo proyectas.

3. Lleva un registro diario sumamente detallado. El que luego vas a comparar con esa proyección a final de mes.

4. Precisa cuánto vas a ahorrar o invertir. ¡Invierte cuando no tengas deudas!

5. Reconoce que el dinero es solo un instrumento de pago. Es importante solo para lo que tú consideras que es relevante.

NO PONGAS TODOS LOS HUEVOS EN UNA SOLA CANASTA. Un mismo producto puede generar diferentes fuentes de ingresos en una misma canasta. Verifica tu modelo de negocio y reinvéntate.

EL COLCHON FINANCIERO

Se estima, según Patricia Rivas, quien constantemente nos invita a vivir las finanzas de una manera más clara y real que requerimos un colchón financiero. Esto quiere decir, que tus ingresos deben estar ahorrados o apartados multiplicados por 1 año o 6 meses. Lo ideal es irlo trabajando de a poco. Inicialmente lo importante es tener el objetivo claro, no es algo repentino para prepararnos para cualquier eventualidad.

 

Lourdes Fernández, quien inició este camino por sus propias vivencias financieras, sugiere saldar las deudas más pequeñas hasta que limpies tus compromisos para que no se vuelva en una bola de nieve y luego enfocarse en un fondo de emergencias. Este debe ser igual a lo que te cuesta vivir tres veces si eres soltero y no tienes hijos y seis veces o meses si tienes pareja o un hijo (inclusive si eres madre soltera).

 

FINANZAS SALUDABLES CON LAS TARJETAS DE CREDITO

Lourdes las dividiría en dos grupos. El primero en las que pueden seguir usándolas y las que no. Ella reflexiona que normalmente el banco te asigna un monto que no puedes pagar; más bien la mitad y los usuarios lo ven como una extensión del salario o peor aún, porque la tasa es altísima, como un préstamo.

Las tarjetas de crédito son tendencia a un círculo vicioso, por lo que sugiere que, si no has tenido buena experiencia con ellas, retomes con otra consciencia o pagues en efectivo y el cerebro lo hace desde otra perspectiva.

Si eres de la que puedes usarlas, ten pendiente la fecha de corte y de pago. Haz el saldo total siempre.

Sobre la autora: Dayanara Reyes Pujols es productora y conductora del programa Desafío Millennial, plataforma especializada en el estilo de vida millennial. Para escuchar otros episodios da click aquí.

Te puede interesar:

Cerrando el año profesionalmente

 

¡Ya Eres Madre!

Mamá millennial y sus desafíos

  • 14 octubre, 2020
  • 8 MINS READ
  • COMPARTIR

Ser madre hoy no es lo mismo que hace 20 años pero antes de adentrarnos al tema, me permito describir para conocer mejor esta generación. Esta es la que muchos llaman la generación del cambio en varios ámbitos, aunque en el que más se destaca es en el organizacional. En lo que nos compete hoy, la maternidad; estas edades les reiteran cada vez más a sus mamás: «Ser madre hoy no es lo mismo que hace 20 años«

¿Quiénes son los millennials o generación Y?

Son aquellas personas que han nacido entre el año 1980 y 2000, que actualmente tienen una edad comprendida entre 18 y 38 años. Se han convertido en una generación clave interesante para el mercadeo, la forma de compra, estilo y visualización de la vida, actitud frente al trabajo y poder adquisitivo.



De esta misma forma, con el paso de los años, han cambiado las madres, quienes sobrellevan vivir en un estado de transición de las dos generaciones. Tenemos que entender que por un lado son hijas de madres, en su mayoría, con un estilo conservador y al mismo tiempo se enfrentan a cambios sociales muy intensos y determinantes.

¿Cuáles son las características de una mamá millennial?

  • Son más independientes, innovadoras y extrovertidas: piensan de manera diferente.
  • Tienen muchos perfiles, no solo en redes sociales hasta blog de maternidad contando vivencias y aprendizajes. ¡Las notas en el refrigerador son del pasado y ahora son audios de WhatsApp!
  • Poseen títulos universitarios, cursos técnicos, idiomas. ¡Están más preparadas para la competencia del mundo de hoy!
  • Hacen más en menos tiempo. Cumplir con diversos roles, ser independientes, se olvidan de todo lo que tienen que hacer en poco tiempo.
  • Esta generación sabe que no solo son madres; también mujeres, empresarias, emprendedoras, trabajadoras… (Completa la lista) .
  • Esperan un poco más para ser madres. Saben que pueden tenerlo todo; sin embargo, no al mismo tiempo.
  • La diferencia entre papá y mamá cambió. Ambos se turnan, organizan, … Ninguno de los dos se tiene que resignar al ser padre o la pasión de una carrera.

Escucha el último capítulo de Millenials, podcast especializado en el estilo de vida millenial.

Para Cinthia Castro, doula de parto y post parto de Bebé Vital, uno de los más grandes retos es vivir a la altura de las expectativas que se les plantea: ser eficiente en el trabajo, pero sin dejar de ser buena madre; dar esa milla extra, sin descuidar a su familia y así continúan las demandas para una persona que está dentro de un nuevo rol, con retos y enseñanzas.

Cinthia Castro, doula de parto y post parto de Bebé Vital,

Te puede interesar:

Iamdra Fermín: confesiones de una madre full time

En mi caso particular, no solo dirijo la multiplataforma Millennials; también soy una mamá millennial que se enfrenta al desafío de tener un balance de vida entre tantos roles y considero que tenemos dos grandes retos. El primero es no ser tan duras con nosotras mismas. Dejar de querer convertirnos en esa «madre perfecta» que pintan en las redes sociales y no auto-presionarnos tanto. Segundo, hacerles entender a la familia que no las estamos juzgando, solo queremos el respaldo de hacerlo a nuestra manera.

Airam Toribio a su vez resalta el término ¨Mom Shaming o avergonzamiento¨, donde dice que las redes sociales han expuesto más la vida de las mamás y sugiere que se tengan mayor empatía ante los comentarios que se realizan. El hecho de que no lo hagan iguales o diferente no quiere decir que es malo.  

Sobre la autora: Dayanara Reyes Pujols es productora y conductora del programa Desafío Millennial, plataforma especializada en el estilo de vida millennial. Para escuchar otros episodios da click aquí.

Actualidad

¿Por qué los millennials no quieren tener hijos?

  • 27 mayo, 2019
  • 8 MINS READ
  • COMPARTIR

Los millennials son nombrados por muchos como una generación que no quiere tener hijos. Aparecen como responsables de las estadísticas que muestran una reducción de los nacimientos con respecto a décadas anteriores, donde las familias estaban conformadas por 2, 3 y hasta 4 hijos.

Leila y Ramón tienen 2 años de casados.

Con 27 años de edad su proyecto de vida en pareja incluye trabajar en los próximos tres años. Luego echar a andar su emprendimiento que les permita independizarse por completo en otros tres y adquirir una vivienda propia. Todo con el objetivo de lograr una estabilidad económica para afrontar con mejores y más recursos la decisión de ser padres.

Manuela y Luciano, por su parte, son novios y desde hace nueve meses viven juntos.



Recién graduados, con altas aspiraciones profesionales, son firmes al afirmar que “no, jamás tendremos hijos”. Tampoco tienen planificado casarse pues consideran que “un papel no cambia nada”. Se visualizan exitosos e independientes; su definición de la realización personal es: “poder viajar y conocer el mundo, mientras hacemos lo que más nos gusta”.

La generación de los millennials prefiere no tener hijos.

Ambas historias, aunque ficticias, muestran el pensamiento de muchas parejas jóvenes de la generación llamada millennials (que va de los nacidos entre 1980 al 2000).

Son confrontados por una realidad. Jornadas dobles y hasta triples de trabajo para alcanzar un desarrollo y éxito profesional pero a la vez, una vida familiar.

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades los nacimientos en 2017 un 2%, hasta 3,85 millones, la cifra bajo desde 1987.

Una decisión de vida

Un sondeo que realizamos entre varios jóvenes de entre 25 a 35 años arrojó que sus prioridades son diferentes a las de sus padres.

“La mujer de hoy en día lleva una vida de trabajo casi similar o igual a la del hombre, pienso que también sucede porque la mujer está más proyectada a ser independiente desde todos los sentidos de la palabra”, dice Claudia Lobo una de las chicas entrevistadas.

En cuanto a los chicos, “el hombre de esta generación no habla tanto de hijos ni de matrimonio” porque tiene objetivos muy personales que difieren de tener familia. Marcos Mijares afirma que su enfoque está en cumplir sus “planes profesionales”.

Para la otra parte, los millennials que sí consideran la posibilidad de convertirse en padres algún día, tener hijos más que una consecuencia de la vida de pareja es una “decisión” que toman con mucha seriedad.

“No es que nosotras las chicas no queramos tener niños solo que pensamos en tenerlos como una decisión de vida trascendental que implica una estabilidad económica para darle a nuestros hijos la mejor educación”, dice Lobo.

Los millennials son muy acuciosos a la hora de plantearse un futuro con hijos. Quieren trabajar para cambiar su presente, en el que las largas jornadas laborales dejan pocas horas para el compartir familiar.

Al respecto Claudia es tajante: “dentro de mi proyecto de vida está que mis hijos estudien en un buen colegio bilingüe, estudien en el exterior, tener una casa propia, pero no solo eso, quiero tener el tiempo para disfrutar con ellos, cosa que un trabajo normal de 10 horas no te permite”.

“Muchas de nosotras buscamos cortar las cadenas que vienen en nuestras familias, de padres y madres separados; para sencillamente no repetir patrones”.


Claudia Lobo

No somos egoístas

Para ellos no tener hijos es su contribución a la conservación del planeta. “El tráfico está destruyendo al mundo», “el mundo se está consumiendo poco a poco”, son algunas de las razones que esgrimen para no tener niños.

Sencillamente “no somos egoístas; en realidad estamos salvando a seres humanos de crecer sin educación y con carencias”, dice una parte de las conclusiones.

Porque no quiero

La generación de los millennials fue definida por primera vez por los demógrafos estadounidenses William Strauss y Neil Howe. Ellos establecieron una serie de rasgos propios de esta: especial, protegida, segura, orientada al trabajo en equipo, convencional, presionada y exitosa.

Otros autores la han clasificado como un grupo con rasgos de confianza y tolerancia, pero también un sentido de derecho y narcisismo, que los hace ser reconocidos por sus caprichos, independencia y criterios propios que justifican su poder de elección. Por lo que la decisión de tener o no hijos para los millennials no necesita de razones o justificación ante la sociedad.

Esto, aunado a la influencia de otras culturas, el cambio en la forma de relacionarse a través de la penetración de la tecnología en el tiempo en el que creció esta generación, hace que sus decisiones se basen en una mirada “más amplia del mundo”.

Sus esquemas mentales con respecto a la relación de pareja son muy diferentes a la “de estabilidad” que caracterizaba a otras épocas. La famosa frase de “si no funciona, me divorcio” es muy común entre ellos.

Millennials libres e independientes

Su autonomía e  independencia también hace de los millennials una especie de “ciudadano del mundo” sin bandera, ni hogar definido. Estudios laborales realizados en Estados Unidos resaltan que los jóvenes entre 18 y 34 años contemplan como máximo dos años para permanecer en un mismo empleo.

Viajar, conocer, vivir nuevas experiencias es su combustible, forma de ver la vida que dista mucho de la llamada “planificación a futuro” que implica tener un hijo, cuya inversión parece resultar mucho menos atractiva para esta generación.

Síguenos en @Revestidamag.