¡Ya Eres Madre!

Cómo afrontar conflictos con los hijos e hijas

  • 6 abril, 2021
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

Incluso teniendo todas las herramientas, muchas veces se presentan conflictos que nos hacen perder el control, que no sabemos cómo manejarlas en el momento. Sobre todo, cuando se es padre o madre, escenario dónde hay muchas veces violencia tanto física como emocional y los infantes manifiestan su dolor, su miedo y su rabia a través de su conducta.

Existen tres claves generales que tenemos que recordar en todo momento:

1. Sin importar los motivos, observar siempre las conductas de los niños, niñas y adolescentes como manifestaciones de ese daño que pueden provocar los padres (física, emocional, negligencia…) y no como conductas provocativas de agresión hacia nosotros.

peleas con los hijos

2. Debemos de tener siempre pendiente que las emociones son contagiosas. Cuando estamos en presencia de un niño, niña o adolescente enfadado o asustado es muy fácil adherirnos de su emoción y acabar gritando cuando alguien grita y en consecuencia generar conflictos. De la misma forma que se nos contagia una carcajada o se nos achica el corazón viendo a una persona llorar con mucho sentimiento. Controlar una conducta difícil del niño, niña o adolescente requiere en PRIMER LUGAR Y SOBRETODO controlar nuestras propias emociones.



conflictos con los hijos

3. Cuando el enojo del niño, niña o adolescente se expresa de forma explosiva es preciso entender lo siguiente. Los seres humanos tenemos tres niveles de procesamiento:

-El cerebro racional, que lo llamaremos cabeza o cerebro superior, que nos ayuda razonar, pensar y planificar.

-El cerebro emocional, que estabiliza nuestras emociones y las que podemos imaginar en el corazón.

-Por último el cerebro más instintivo primitivo, el que nos sirve para protegernos y sobrevivir. Lo ponemos en acción cuando sentimos miedo, podemos imaginarlo en las en las tripas.

 

reconciliación con hijos

Sobre el autor

Lic. Anderson Batista, psicólogo clínico. Experto infantojuvenil, con especialidad en psicoterapia familiar y crianza positiva. Forma parte del equipo de psicoterapeutas del Centro Integral Lotus.

Sobre el Centro Integral Lotus

Es un espacio para el bienestar integral del individuo y la familia. Brindan asistencia, evaluación y apoyo en las distintas etapas evolutivas de la persona y el núcleo familiar. A través de un equipo multidisciplinario ofrecen servicios de psicoterapia familiar, infanto- juvenil, individual y parejas. Contactos: Info@centrointegrallotus.com 

Síguenos en las redes como @Revestidamag

Bienestar

Origen del amor: cabeza o corazón

  • 22 febrero, 2014
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

corazón o cerebro

Cuando hablamos de relaciones, sentimientos en común y vida en pareja, el corazón no se define como ese órgano imprescindible que bombea sangre por todo nuestro cuerpo, sino como una metáfora asociada con la pasión, los sentimientos, a la piel erizada y a las sonrisas involuntarias que provoca esa persona en nosotras. Por eso, nos planteamos esta pregunta: ¿Amamos con la cabeza o con el corazón?

El psicólogo Víctor Alvarez, docente de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) interpreta las palabras corazón y cabeza por «Amor pasional y Amor racional»:

«Amor pasional existe en el ‘corazón’, ya que ciega tu razón y te hace ver el mundo a través de los ojos de tu pareja, mientras que el amor racional (con la cabeza), es más firme, cambia con el tiempo y no se limita al cuerpo, sino a intereses comunes, a afinidad de gustos, igualdad y/o respeto de religión y otras características».



Otros autores de esta misma área consideran que «en el tablero de la psicología los sentimientos y la razón, juegan al ajedrez y son arbitrados por la cultura». (‘El Amor Inteligente: corazón y cabeza: claves para construir una pareja feliz’ de Enrique Rojas)

cabeza o corazón

Hombres y mujeres respondieron a esta pregunta capciosa. Unos lo tomaron desde el sentido literal. Otros fueron más allá de la razón. El 90% de los hombres encuestados dijo que se ama con la cabeza (refiriéndose al cerebro), solamente uno dijo que se amaba con el corazón, «pues cuando nos enamoramos no pensamos». Un 60% de nosotras dijo que se amaba con el corazón (sentimientos). Un 20% afirmó que con la cabeza y otro 20% que amábamos con las dos: cabeza y corazón.

‘Biológicamente hablando’

blue

El amor se encuentra en el cerebro, exactamente en el hipotálamo, zona que se encarga de segregar dopamina, una sustancia química natural, que nos impulsa a amar; a enamorarnos; a sentir corrientes en milésimas de segundo cuando estás frente a él o cuando recibes un detalle (sin importar la magnitud). 

cabezacorazón1

Si el cerebro nos ordena a amar es porque es una necesidad humana inevitable. Lo que nos lleva a la conclusión de que esta mezcla biológica, psicológica y cultural es una de las fuentes para sentir más importantes que puedan existir, sino pregúntenle a Darcy y a Lizzie (de la película Orgullo y Prejuicio).

Es una necesidad hasta cuando de su opuesto hablamos: el desamor. Pero ya esto lo hablaremos en otro artículo.

No podemos cerrar sin conocer tu opinión, ¿con qué amas tú: cerebro o corazón?