Actualidad

Jean Carlos Villanueva, el único Panda que Anda y que ha desarrollado el hábito de hacer lo que le apasiona

  • 2 enero, 2019
  • 9 MINS READ
  • COMPARTIR

Dice la leyenda urbana que, “los hijos imitan a sus padres”. Nadie lo duda. Lo que tal vez sí se duda es que se imiten de forma tan graciosa como lo hace “El Panda que anda”. Imitar a su mamá, Doña Jessy, ha llevado a Jean Carlos Villanueva –como es su nombre real- a desarrollar el hábito de hacer lo que te apasiona paulatinamente. Y con ello, ser feliz.

¿Pueden contar más? Pues, claro… Jean Carlos empezó a imitar a su mamá los domingos, durante encuentros familiares. Hasta que un día, se decidió a hacerle un video. Dos años más tarde, le suplicó que lo dejara compartirlo en las redes sociales y ahí el asunto se viralizó.

El apodo de «El Panda que anda» viene de su fascinación con el oso.

Adicional a eso, y siendo graduado de comunicación publicitaria, supo cómo llevarlo a otro nivel. Aprovechó algunas plataformas del momento -como Dubsmash- para imitar a algunos personajes digitales con sus voces reales. Y así, como el que no quiere la cosa, Jean Carlos fue agregando valor a todo eso que le apasiona. Un día se dio cuenta que, ya podia hacer un trabajo oficial de lo que empezó como un pasatiempo. Y, le dijo adiós a su empleo en una agencia de relaciones públicas.

Ya en la actualidad, Jean Carlos ya ha pisado el teatro [Ojo, no para ir a ver una obra] y ha incorporado nuevas tendencias a sus redes sociales, así como parodias. “Yo he sido un payaso desde chiquito. Siempre me gustó ser el de los chistes… de los que se paran, hacen mímica y demás… y como siempre he imitado a mi mamá, lo hice. Luego, vi que mucha gente se sentía identificada con las cosas que hacía mi mamá porque sus mamás también hacían lo mismo”, se le oye decir en varias entrevistas.



Jean Carlos no se cierra a otras oportunidades dentro de la industria del entretenimiento, por lo que entiende que desarrollar el hábito de trabajar en lo que le apasiona ha sido un recorrido de felicidad y satisfacción.

Créditos sesión de fotos Revestida |
Concepto editorial: Viena Divaluna
Asistentes de Producción: Lorena Rondón y Elizabeth Márquez.
Estilismo: María Elena Roquel
Maquillaje: Avis Vásquez
Fotografía/ Hyperlase: Edil Méndez [Lengua Media Studio]

Tras contarte su historia, y para inspirar a otros a crear y mantener ese hábito de trabajar sus pasiones día a día, invitamos “al Panda” a ser parte de nuestra campaña editorial que motiva a crear hábitos, más allá de metas… y bueno, aquí algunas preguntas que le hicimos.

¿Qué tan feliz eres ahora haciendo lo que haces?

Extremadamente feliz. El hacer reír a las personas siempre ha estado en mi ADN y poder hacerlo diariamente me fascina. Siempre digo que la felicidad completa no existe, pero yo estoy a dos paradas. Jajajaja.

¿Fue fácil dejar tu trabajo formal y dedicarte a hacer eso que te apasiona?

Creo que todos los planetas se alinearon para eso. Fue difícil, porque estaba dejando a mis amigos, una entrada fija… pero sabía dentro de mí que era la mejor decisión si quería dedicarme de lleno a esto.

Sin duda, «Doña Jessy» es el personaje principal de su cuenta de Instagram. Una sola de sus publicaciones, puede lograr casi 5 mil comentarios.

¿Crees que trabajar en lo que te apasiona debe estar primero que trabajar solo por dinero? ¿Por qué?

Cuando trabajas en lo que te apasiona no es un trabajo, lo disfrutas al máximo. No lo ves como un sacrificio en lo absoluto y si haciendo lo que te apasiona recibes dinero, pues qué mejor forma que esa.

¿Cómo crees que la gente puede desarrollar el hábito de la felicidad incluso en su trabajo?

Seguir su instinto, dejar atrás los miedos o aprender a trabajar con ellos. Hay que lanzarse a la piscina sin pensar si tiene agua o no; porque lo peor que puede pasar es que tengas que echar para atrás, pero por lo menos lo intentaste.

Esta es una de sus parodias de vestuario. «Siempre me ha gustado hacer reír a otros».

¿Qué tendremos de El Panda este 2019?

Espero que MUCHAS cosas. Mucho teatro, más retos actorales, muchos videos… quién sabe si personajes nuevos, quien sabe si me escuchan en la radio o en algún programa de tv. Estoy abierto a todo lo que el universo quiera darme.

5 consejos que entiendes que pueden ayudar a la gente a ser feliz y descubrir su pasión hasta vivir de ella

Cree en ti.
Olvídate de el que dirá la gente.
Arriésgate
Sigue tu corazón
No hagas nada pensando en lo monetario.

Actualidad

Juan Luis Espinal: «Mi sueño es trabajo constante»

  • 1 septiembre, 2017
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

Perteneciente a la diáspora que decide afianzar su carrera artística en Nueva York, el actor Juan Luis Espinal estuvo en su país natal de vacaciones y aprovechamos su estadía para tener una conversación de tú a tú. Aunque nunca nos habíamos visto, la buena vibra que transmite con su sonrisa se adueñaron de la tranquilidad de esa tarde en Mecenas Café.

Por eso, comencé preguntándole de sus pasiones ya que, en el teatro musical, rama del arte en la que más ha tenido experiencia, combinar el canto, la actuación y el baile, en un solo escenario, es como ir a jugar. “Es verdaderamente vivir, a mí se me olvida todo, yo disfruto y me entrego. En pocas palabras, me siento realizado”, nos externa Juan Luis con todo su cuerpo.

Todo comenzó en el colegio. “Me gradué del Colegio Loyola. Toda mi vida quise que hubiera un departamento de arte y no fue hasta 4to de bachillerato, que llegó una profesora”, a la que llama su mentora, Wendy Queliz, que revolucionó todo. “Yo me le metí por ojo y nariz a esa mujer para que me pusiera en todo y participé en diferentes proyectos que se hicieron en mi último año de colegio”. Ese mismo año, en 2007, fueron las audiciones de High School Musical on Stage, por Nuryn Sanlley, que en paz descanse, “y ahí tuve la oportunidad de audicionar y quedarme en el proyecto”. Ahí comenzó su carrera profesionalmente y entró al círculo escueto del arte dominicano.



De ahí en adelante participó en Hairspray, Godspell, Esperanza, inspirado en las canciones de Juan Luis Guerra, y con la Fundación Yo También Puedo, donde estuvo en el primer musical junto a niños con necesidades especiales en escena.

Juan Luis pasó por un buen momento en el teatro local desde que Nuryn lo descubrió. ¿Qué lo motiva a irse del país en el 2013? La monotonía que nos describe cuando no hacía teatro, es decir, trabajar en una oficina y estudiar Mercadeo,una carrera que no era completamente afín a sus anhelos fueron su principal impulso. «Yo necesitaba explorar y crecer como artista», nos expresa con mucho ahínco.

Leyendo entrevistas de años anteriores, antes de irse a Nueva York, vi que el común denominador en Juan Luis Espinal era el de una persona muy soñadora.

R: Ahora mismo, ¿cuáles son esos sueños que te mueven a seguir yendo más allá, a seguir consiguiendo más papeles para interpretar en las tablas?

J.E.: Sigo siendo un soñador, pero sabes que mientras uno va madurando y aprendiendo, nos volvemos más realistas. Hay que soñar, querer, y decir lo que se quiere lograr para atraerlo, pero así mismo uno tiene que trabajar para esos sueños, que ahora son más concretos. Mi sueño ahora es trabajo constante. No dejar de trabajar y trabajar en lo que yo amo. Esta carrera es complicada, muchas veces no hay trabajos fijos. Se dan muchas oportunidades, pero todas a la suerte. Si entraste a ese cuarto de audición y tenías un ‘pelito’ de color mamey y eso era lo que el director estaba buscando, puede que tú hayas hecho un disparate en tu audición, pero tú tenías el color mamey en tu cabello y eso fue lo que le gustó. Y te escogieron.

Esta combinación de mantener los pies en la tierra con su preparación y don para el teatro le han otorgado la oportunidad de participar en obras neoyorquinas como ‘Devil And The Deep’, en el 2015, una reanimación de la obra ‘Treasure Island’ donde interpretó a un pirata. «En mi otra vida fui pirata y pelear con espadas y pistolas en escena, era como ir a jugar cinco horas diarias en los ensayos. Algo surreal para mí», narró.

Este año formó parte del elenco de ‘In the Heights’, primera producción en idioma español que se realiza en los Estados Unidos. «Aquí tuve la oportunidad de encarnar a Usnavi, un inmigrante dominicano. Sentí tanto orgullo por mi país en el número ‘Carnaval del Barrio’, donde se ondearon banderas y ahí estaba yo, en escenario extranjero, enalteciendo la nuestra». Y ahí estaba él contando la historia de un inmigrante en un momento en donde Norteamérica se hizo sentir en materia política por las decisiones de su presidente, Donald Trump, con respecto a este tema que afecta a la diáspora.

El arte está en todas partes y es una excelente ventana para mostrar tópicos de la sociedad como la política, la naturaleza, el amor y su contraparte… En fin, todo lo que nos mueve. Juan Luis Espinal no se quiere quedar solo en el teatro musical. «Me muero por hacer cine aquí, algo en la televisión o en el mundo de la moda», nos cuenta el actor que mantiene su perfil de Instagram con imágenes ricas en cultura, colores, moda masculina, arquitectura y en el estilo de vida de un actor dominicano que cuenta su vida en Nueva York.

Confieso que al apagar la grabadora le dije que pronto iré a Nueva York y que me tiene que llevar en nombre de Revestida a disfrutar una buena obra, esa donde actores como él tienen la habilidad y el deseo de contar las historias de la humanidad con una gran sensibilidad. Esa que solo te da el teatro.

Fotografías por Laura Gil, (@persianaamarilla).

Síguenos en @Revestidamag.



© 2022 REVESTIDA.COM All rights reserved