Bienestar

La violencia de género podría ser eso que estás viviendo

  • 26 noviembre, 2019
  • 10 MINS READ
  • COMPARTIR

62 feminicidios se han producido en tan solo 11 meses del 2019 de acuerdo con las estadísticas de la Procuraduría General de la República, y una publicación de La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) divulgó que la República Dominicana quedo en el quinto puesto entre los países con mayor numero de crimines en estos términos de América Latina.

Eso significa que si calculamos, hemos despertado cada semana con una de estas trágicas noticias. Hablamos de un asesinato cada 5.5 días. Una cifra alarmante ¿no? 

¿Quieres saber qué es más aterrador? En esa sumatoria solo se incluyen los acaecidos en ámbito de lo íntimo (aquellos cometidos por la pareja o expareja) y se excluyen los no íntimos que se consideran solo como homicidios. O sea, que de incluirlos, la suma sería más alarmante.

Violencia de género y feminicidios

El feminicidio es la muerte violenta de la mujer por cuestiones de género. Esto solo es la culminación de una cadena de control, amenazas, maltrato y abuso.



Violencia de género

Los feminicidios no son entre mujeres, es cuando un hombre mata a una mujer.   

Ahora bien, Las Naciones Unidas define la violencia de género a todo aquel tipo de agresión que se lleva a cabo vulnerando y causando daños al bienestar físico, psíquico o emocional de una persona, sea mediante la fuerza física con el propósito de coaccionar, limitar o manipular a un individuo debido a su sexo o identidad de género.

Diversos tipos de violencia de género

Física

Un moretón en el ojo, quemaduras, arañazos en la espalda, la muñeca fracturada, daños en el aparato genital, un historial de visitas al hospital por supuestas caídas… Si bien puede deberse diversas causas, la presencia combinada de estos factores hace sospechar de la existencia de violencia contra la mujer.

Estas son solo la punta del iceberg porque detrás hay mucho más. Esto implica todo acto en que se inflige un daño físico a la víctima a través de la agresión directa.

Aunque muchos pueden llegar a trivializar o considerar que pueden producirse durante una discusión, empujones o zarandeos: ¡Es violencia física! Y puede terminar en la muerte.

Psicológica

Si bien a nivel físico puede no existir una agresión, la víctima se ve humillada, minusvalorada y atacada psicológicamente. Esto se da mediante insultos y vejaciones, o bien llevado a cabo de un modo más pasivo: desvalorizándose sin que considere que está sufriendo un ataque. ¡Manipulación!

Básicamente la hace sentir indefensa, obligada a hacer determinadas acciones y dependiente del agresor: culpable de la situación de abuso y merecedora de un castigo.

Violencia de género

Debido a que en muchas ocasiones no se percibe una agresividad directa en el mensaje, muchas víctimas no son conscientes de estar siendo maltratadas y no emprenden acciones contra el perpetrador lo cual se puede convertir en la puerta de entrada hacia otros tipos de violencia, como la física o la sexual.

Sexual

Aunque podría considerarse dentro de la violencia física, la violencia sexual se refiere a situaciones en que una persona es forzada o coaccionada para llevar a cabo actividades de índole sexual que van desde violaciones dentro de la relación, la prostitución forzada, acoso o tocamientos indeseados entre otros.

Es cualquier tipo de explotación, abuso o intimidación, sin importar si se da dentro o fuera del matrimonio. 

Económica

De manera sencilla: es la reducción y privación de recursos económicos a la mujer como medida de coacción, manipulación o con la intención de dañar su integridad. Aunque difícil de creer, también se incluye aquí el obligarla a depender económicamente del agresor, impidiendo el acceso de la víctima al mercado laboral mediante amenaza o restricción física.

Violencia de género

Social

Se basa en la limitación, control y la inducción al aislamiento social de la persona separándola de su familia y amigos, privándola de apoyo social y alejándola de su entorno habitual. En ocasiones se pone a la víctima en contra de su entorno, produciendo que o víctima o entorno decidan desvincularse.

Cuando pensamos en violencia de género lo primero que viene a nuestra mente es la existencia de malos tratos en situaciones de pareja. Pero en realidad va más allá. El hogar, trabajo, universidad y la sociedad en general también pueden ser lugares donde aparezcan las situaciones enmarcadas anteriormente.

Pero…

No estás sola

Para erradicar este mal, es necesario trabajar de cara a prevenir y concienciar a la ciudadanía, educando en diferentes aspectos como la tolerancia, la igualdad de derechos, oportunidades y la educación emocional para así evitar nuevas situaciones de violencia de género.

El Ministerio de la Mujer ha ayudado a más de 44 mil víctimas de violencia psicológica, física, sexual y en feminicidios.

Línea Mujer (809) 200-7112

Hace poco puso en funcionamiento la Línea Mujer (*212), enlazada al Sistema 911, en donde las llamadas por violencia de género son recibidas directamente por un personal del Ministerio de la Mujer y acuden en auxilio de las víctimas con el apoyo del Ministerio Público.

Asesoría y Terapia Psicológica

Así también brindan orientación y acompañamiento psicológico a las víctimas de violencia contra la mujer e intrafamiliar, sin discriminación de raza, nacionalidad, religión y condición social, además de dar seguimiento y referir a otros centros según la necesidad.

Existen otras muchas instituciones que ofrecen su ayuda, pero primero la victima aceptarlas y estar pendiente a las posible microagresiones que puede estar viviendo diariamente.

Te puede interesar:

Necesitamos menos mujeres machistas



© 2022 REVESTIDA.COM All rights reserved