Actualidad

Orbiting: ruptura amorosa en tiempos de redes sociales

Por

  • 15 febrero, 2020
  • 7 MINS READ
  • COMPARTIR

Aunque estemos en días de San Valentín, no todo es amor y amistad. En tiempos modernos, el ser humano crea problemas modernos; y es que no bastaba con ya tener el ghosting y el breadcumbring, ahora debemos de preocuparnos por otra tendencia en el vaivén de las relaciones personales: el orbiting.

Así que si esa persona con la que tuviste un amorío ve y reacciona a tus historias, le da RT a tus tweets, le da like a tus publicaciones y a veces hasta te comenta, pero si le mandas un mensaje o le llamas, no te responde, lamento decirte esto pero lo más probable es que estés siendo víctima del (relativamente) nuevo fenómeno.

Para los que no saben, orbiting es un término usado para cuando una persona con la que estuviste envuelta de forma amorosa ya no te responde los mensajes, pero sigue en tu atmósfera de alguna manera, a través de las redes sociales, para ser más específicos.

Anna Lovine, quien acuñó la expresión en un artículo en ManRepeller, explicó la tendencia así: la persona que practica «orbiting» te mantiene «suficientemente cerca para que ambos se puedan observar; suficientemente alejada para nunca tener que hablar». Es algo así como tener un pie dentro y otro fuera.

 Ahora bien, ¿por qué la gente decide hacer esto? Aquí tenemos unas cuantas teorías.



Teoría #1: puede ser una especie de “FOMO”

El “Fear Of Missing Out” (FOMO), traducido al español como “temor a dejar pasar” o “temor a perderse de algo”, es una especie de idealización de la vida de los demás que sucede cuando otras personas están haciendo cosas increíbles mientras nosotros no estamos en “nada”. Es algo sumamente común entre los jóvenes y más aún si son consumidores frecuentes de las redes sociales, en donde es muy fácil mostrar que tan bien nos está yendo.

Pero en el caso del orbiting no es necesariamente en este sentido. Muchos de los orbiters (es decir, las personas que lo hacen) no dejan de seguirte por el hecho de que aún quieren saber qué haces en tu día a día.

En una encuesta dirigida a jóvenes entre 18 y 25 años, una de las excusas más comunes de porque hacían orbiting fue que “ya no estaban interesados en compartir con la persona pero aún les interesaba su vida”, lo cual dice a gritos que parece ser un efecto secundario del FOMO.

Puede ser que este tipo de comportamiento esté relacionado con que la persona tal vez no quiere incursionarse en una relación seria por el momento, pero de igual forma se mantiene en tu órbita para de alguna forma mantenerse fresco por sí después quiere reconectar contigo, no se le haga más difícil.

Teoría #2: es un símbolo de poder para ellos

Existe una alta probabilidad de que exista una gran estrategia detrás de todo esto. Como dije anteriormente, puede ser que no quieran estar contigo de manera formal, pero eso no significa que te van a dejar ir tan fácilmente.

Hay personas que practican este tipo de comportamiento para siempre tener opciones disponibles y demostrar que “pueden volver si así lo desea”. Deciden hacer orbiting para sentirse con el poder de elegir a quien quieran, por así decirlo.

Teoría #3: realmente no saben lo que están haciendo

Aunque la persona afectada por el orbiting crea que es imposible no darse cuenta de este comportamiento, algunos orbiters no saben lo que están haciendo y definitivamente no saben el efecto que causan en la otra persona.

También podría pasarle por la cabeza que ignorar mensajes de una persona mientras te mantienes viendo sus historias y publicaciones no esté mal, aunque sin duda es una conducta un poco despiadada de su parte.

Incluso puede haber personas que realmente no toman en consideración el hecho de que puedes ver que ellos visualizan lo que  publicas. Pero de igual forma, esta excusa no es de las más validas porque no deberían estar viendo tu perfil en primer lugar.

¿Conclusiones?

Sea una cosa o la otra, lo cierto es que ninguna de las teorías realmente excusa este tipo de comportamiento, pero puede que te ayude a entenderlo mejor. Es verdad de que las ganas de ver las cosas que la otra persona hace pueden ser bastante fuertes, pero el hecho de que cause sentimientos de ira y confusión para quien lo recibe debería de ser aún mayor. ¿A quién no le desconcertaría que tu amorío pasado se aparezca como si nada en tus redes sociales?

De igual forma, la mayor parte de nuestros encuestados (el 57.9% para ser exactos) dijo que probablemente no le negaría la entrada al orbiter en el caso de que quiera volver a su vida. Si ves que esta situación te está ocurriendo lo mejor que puedes hacer es ignorarlo o bloquearlo y así te ahorras un mal rollo.

Ahora bien, si aún no encuentras espacio en tu mente para pensar en otra cosa que no sea este tema o en la persona en cuestión, tal vez podrías considerar ir a una sesión de terapia, para que un profesional te ayude a calmar tus pensamientos.

Si aún no estás convencido, aquí te dejamos un artículo de la importancia de ir a terapia, para que te termines de convencer.

Comentarios