Destinos

Israel: pequeña pero diversa

Por Camille Suazo

  • 9 marzo, 2017
  • 8 MINS READ
  • COMPARTIR

Hay muchas cosas que hacer en este pequeño pedazo de tierra llamado Israel. Desde visitar playas y sentarse a ver las estrellas en el desierto por las noches, a hacerte un facial de lodo de las aguas del Mar Muerto, hacer snowboarding en las montañas del Monte Hermón y comer en los pequeños restaurantes locales que encontrarás en Jerusalén y Tel Aviv.

Si un día planeas vacacionar a Israel, hay varios lugares claves que deben estar en tu lista. Comencemos con las compras. Israel tiene muchas tiendas que encontrarás en los Estados Unidos, como Forever21, Zara, y Guess. Pero si harás compras, te sugiero que abandones los centros comerciales y vayas a los mercados árabes en Jerusalén. Allí encontrarás los mejores precios y los productos más exóticos. Si quieres comprar souvenirs para tu familia y tus amigos, aquí están.

En cualquier restaurante en Israel encontrarás comida completamente increíble. Tel Aviv tiene pequeños restaurantes lindos en las calles, hay tantos que no sabrás cuál escoger. Otro lugar que tiene ese tipo de restaurantes es la ciudad antigua de Jerusalén, que es muy encantadora porque al explorar esas callecitas, encontrarás tiendas modernas y restaurantes en el medio de la nada.

Hay muchos museos en Israel, pero mi favorito fue el Museo del Holocausto en Jerusalén. Cuenta la historia de los sobrevivientes, hay exposiciones de sus pertenencias, fotos de las víctimas. Es un recuento perfecto de la historia del Holocausto. Es un paseo muy emotivo, pero es un museo que todo el mundo debería visitar.



Otro lugar interesante es el Mar Muerto. Está en medio de un desierto y comparte espacio con el Río Jordán. Así como su nombre lo indica, no hay vida en ese mar. La cantidad de sal y sodio que tienen sus aguas no lo permiten. Si no sabes nadar no te preocupes, nunca te ahogarás ni te hundirás en estas aguas.

Desde que entras, la sal del agua de hace flotar automáticamente; siempre podrás descansar en la superficie. Algo especial de estas aguas también es su lodo. Este es usado en muchos spas y tratamientos para la piel de la cara y el cuerpo por su alto contenido en antioxidantes y minerales. Si quieres llevar un poco a casa, cerca del mar encontrarás tiendas que tienen paquetes listos para llevar.

Jerusalén es uno de los lugares que debes visitar. Hay muchos monumentos y lugares históricos que la gente visita por su religión. Si eres judío, católico, cristiano o musulmán, allí encontrarás los diferentes monumentos y lugares importantes que cada religión visita. Y aún si no perteneces a ninguna de ellas, puedes visitar y explorar.

Hay varias cosas que debes considerar empacar tu traje de baño favorito. Pero más que nada, debes revisar el clima y considerar la época del año en la que viajarás porque el clima en Israel es muy cambiante.

Si vas en verano prepárate para sudar. Lleva ropa fresca, ropa que usarías en verano. Recomendaría llevar vestidos cortos, pantalones cortos y traje de baño. También algo para cubrir tus hombros porque dependiendo de qué lugares visites, como los lugares religiosos, te piden que los cubras. Debes llevar bloqueador solar. Esto es un no negociable. Si no lo llevas te quemarás muy feo.

De noviembre a abril el clima es muy frío y puede incluso nevar. Recomiendo ropas para invierno para mantener el calor. Aunque sea invierno, puedes llevar tu traje de baño porque el Mar Muerto permanece caliente todo el año.

Y claro, debes llevar tu cámara fotográfica. Tomarás muchas pero muchas fotos. Y recuerda llevar dinero en efectivo porque tendrás que cambiarlo por la moneda local (checkers), algunos lugares aceptan dólares pero son los menos.

Una cosa que adoro de este lugar es lo seguro que te sientes aquí. Sientes paz en tu alma. También me encanta lo mucho que puedes hacer y explorar y experimentar. Eso es algo que realmente no encuentras en otros lugares. Es un lugar bien pequeño, pero tienes de todo. Es histórico, pero moderno; puedes ir a una ciudad súper moderna y luego caminar a una ciudad antigua y sentir que viajaste en el tiempo. Puedes montar camellos en el desierto y luego en una hora estar en un bosque o disfrutando del sol en la playa. Es un lugar lleno de personas diversas y culturas diversas en una mezcla increíble y puedes experimentarlo todo en tan poco tiempo. Israel es uno de esos lugares que visitas y te enamoran.

Síguenos en las redes @Revestidamag.

Comentarios