Destinos

Una aventura hacia el Pico Duarte

Por Estela Heyaime

  • 7 enero, 2020
  • 8 MINS READ
  • COMPARTIR

En la Cordillera Central de República Dominicana, a 3,098 metros sobre el nivel del mar se encuentra uno de los tesoros de las Antillas: el Pico Duarte.

Todos hablan de las maravillosas playas que tiene República Dominicana, pero no muchos tienen conocimiento de la variada vegetación e increíbles paisajes con los cuales contamos. Cuando los conoces, entiendes de dónde surge la frase «República Dominicana lo tiene todo».

Un vistazo desde la cima

Llegar hasta la cima, más que un esfuerzo físico, representa uno mental. Refleja los retos que podemos superar con un mindset positivo.

Esta montaña esta clasificada como la más elevada de las Antillas. Puedes empezar a subirla desde diversos puntos del Cibao. Mi punto de partida, y uno de los más populares, se llama La Ciénaga, en Manabao. Desde allí recorres alrededor de 23 kilómetros hasta el pico que, como dicen los guías, «se calculan en Euros» porque se sienten el triple.

Desconectarse del mundo para conectarse con el alma

Todos necesitamos desconectarnos de las cosas materiales que nos distraen de lo que realmente es valioso. Cuando te encuentras en estas montañas nada se compara con tener la oportunidad de admirar la naturaleza que la compone y no ha sido modificada por el ser humano.



Nada se interpone entre el aire más puro de República Dominicana y tú.

El Valle del Tetero

El trayecto puede durar 2 días si el enfoque es únicamente el Pico Duarte, pero a pocos kilómetros se encuentra otro paraíso terrenal: El Valle del Tetero. Esta parada es vital para muchos, es muy común querer descansar allí antes de volver a la sociedad de la tecnología. Añadiendo esta parada a la lista, el viaje podría durar 4 o 5 días.

En El Valle del Tetero se juntan diversos grupos de personas, principalmente en enero. Es una oportunidad para hacer amistades usando nada más y nada menos que tu esencia. 

Pico Duarte

El verdadero turismo interno hacia las áreas verdes conlleva salir de tu zona de confort. Olvidarte de la señal, bañarte en agua fría, cepillarte los dientes con una botella de agua, dormir en casas de campañas y hasta compartir ese trozo de jabón con un extraño.

Es un momento en el que te vuelves vulnerable entre los que te rodean. No eres lo que posees, eres lo que llevas en el alma.

¿Cuándo visitar el Pico Duarte?

La temporada más popular es en invierno. Las temperaturas bajan haciendo que el trayecto sea un poco menos agotador. Aún así debes prepararte para el calor y las quemaduras durante las caminatas del día.

¿Cómo prepararte?

Regla de oro: muchos suelen comprar tennis nuevos, si es tu caso, úsalos antes de llevarlos. Por lo menos unas semanas antes camina con ellos, corre, salta, y acomódalos a tus pies. Lo mismo sucede con esos tennis viejos, no querrás que tus zapatos abandonen la suela en el camino. Suele suceder en los días lluviosos. De todas maneras es recomendable siempre llevar otro par de repuesto.

Si no eres activa en el deporte, prepara tu cuerpo porque el ejercicio que te espera no es poca cosa. Toma en cuenta los pequeños detalles como tomar las escaleras en vez del ascensor para ir acondicionando un poco tu cuerpo. Camina por tu cuadra, en el parque que te quede más cerca y en cada oportunidad que tengas.

¿Qué llevar?

El qué llevar en detalle te lo informa el líder de grupo (con el que te reunirás días antes), pero hay algunas cosas que puedes saber de antemano. Si vas en enero: un gorro, un par de guantes y un buen abrigo serán tus mejores aliados cuando llegue la noche. Las temperaturas pueden bajar a un grado que no te lo creerías.

Para los utensilios de comida no necesitas nada más que un plato hondo, cuchara, tenedor y cuchillo. Si el plato hondo es un envase con tapa, mucho mejor para no perder tus cubiertos.

Para caminar en el día lo más recomendable es llevar ropa ligera que no estorbe. El protector solar es muy importante a las horas del mediodía ya que el sol puede ocasionar quemaduras.

Todavía más esencial es ir con es una mente positiva dispuesta a disfrutar el camino y motivar a otros a hacerlo.

Te puede interesar:

Agendas que amarás para organizar tu 2020

Comentarios