Familia

Rosendo y su pequeño piloto de motocross

Por Revestida

  • 26 julio, 2016
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

Revestida_Padres_MotocrossRosendo2

Desde pequeño Rosendo Touriñan sintió curiosidad por los motores. Sentía adrenalina cada vez que veía los motores frente a él. Fue tal su interés que hoy en día se declara adicto al motocross.

Ha logrado transmitir su amor por este deporte extremo a Diego (7 años), uno de sus dos hijos. “Es nuestro escape de la cotidianeidad, y un viaje a un mundo que es solo nuestro donde ya no somos padre e hijo, sino compañeros amantes de una pasión”, describe Touriñan con orgullo.

Revestida_Padres_MotocrossRosendo3



Fotografías: Roger Ramírez

¿Le da miedo que Diego practique este deporte? “Al igual que cuando aprendió a caminar, se caía; entonces yo lo ayudaba a levantarse, le explicaba los errores y trabajábamos juntos hasta corregirlos”. El miedo es el principal enemigo del avance y Rosendo, como padre, le enseña que hay que vencerlos para poder seguir adelante y ser pilotos de nuestro destino.

Con esta y otras lecciones, Rosendo nos describe su rol como figura paterna. “Soy el compañero, el amigo y el padre que más ama y amará a sus hijos en esta vida y en la siguiente”. Confiesa que esta responsabilidad lo hace ver la vida de una manera más inocente.

Revestida_Padres_MotocrossRosendo

“Son los seres que amarás desde lo más profundo de tu corazón. Saber escucharlos y ayudarlos a crecer será el mayor logro y orgullo que como padre y ser humano podrás alcanzar”. Más que darles amor, tiempo y dedicación a sus hijos, Rosendo les fomenta valores y pasión para todas las áreas de su vida, entre ellas la profesional.

Su trabajo va muy afín a su rol de padre protector.  Se dedica a la construcción e instalación de productos de seguridad para niños en el hogar (Mallas de Seguridad Infantil).

Revestida_Padres_MotocrossRosendo4

Entre su trabajo y su pasión, hay una prioridad que no negocia con nadie: su familia. “Dedicarse en cuerpo y alma al trabajo, dejando en segundo plano a la familia es un error”, expresa Rosendo, quien nos recalca que: “el día que ya no pueda trabajar o que la salud le falte, el mundo seguirá dando vueltas; si eres empleado, serás reemplazado, si eres dueño, tendrás que reemplazarte…” es un ciclo que en definitiva tiene que ocurrir. Por eso no negocia con nadie el tiempo en familia y lo disfruta al máximo.

En definitiva, luego de conversar con Rosendo nos dimos cuenta de que es uno de los padres que cuenta con los verdaderos trucos. Dinos el del tuyo en los comentarios.  🙂

Síguenos en las redes @RevestidaMag.