Recientes

Iluminación adecuada para trabajar

Por Glennys Advíncola Then

  • 11 agosto, 2014
  • 4 MINS READ
  • COMPARTIR

iluminacionsalud

La iluminación artificial es un complemento de la luz natural en el día y fuente principal de claridad en la noche. En tus espacios de trabajo o de estudio debes procurar que las instalaciones y el nivel de intensidad sea el adecuado para que tu salud no se vea perjudicada.

Una iluminación inadecuada puede causarte fatiga, trastornos en la vista (inflamación en los párpados, irritación y alteración en esta área sumamente sensible), falta de concentración y productividad, y desánimo.

En lo contrario, una buena iluminación, a partir de una intensidad de 800 a 1000 lux, influirá para que liberes serotonina, hormona de la productividad y del humor, y te mantenga con energía. De ahí la importancia de una buena instalación para que tu tiempo en el escritorio sea de mayor calidad.



Para ofrecerte recomendaciones, para que no tengas que sufrir a causa de una inadecuada iluminación, conversamos con la empresa especializada en iluminación artificial, Havells Sylvania, que te sugiere:

1. Aprovecha al máximo niveles bajos de la luz natural, para que ésta no incida directamente sobre ti o tus empleados (en caso de poseer una empresa).

2. Considera la luz artificial como un complemento a la luz natural en el día y como la fuente principal en la noche: no debe usarse la misma iluminación durante las 24 horas.

3. Utiliza una mezcla de iluminación: general uniforme, localizada e iluminación focalizada. Todas deben tener controles individuales para variarse durante el día.

4. Controla las fuentes de deslumbramiento y resplandor, como ventanas y superficies que provoquen reflejos como el metal.

Difumina esta luz con cristales tintados o láminas, tanto en las ventanas como en las pantallas de las computadoras y procura que las mesas y paredes tengan una pintura mate (tonos beige, blanco sucio, colores pálidos).

5. Si con frecuencia pasas más de dos horas frente a tu computadora, considera la temperatura, la luz y el efecto de reflejo en las pantallas. La luz de la pantalla no debe causar molestias en tus pupilas ni forzar tu vista.

Si estás por remodelar tu oficina o tu espacio de estudio, toma en cuenta estas recomendaciones y coméntalas con un arquitecto o técnico/a en iluminación para que no pasen nada por alto. Recuerda complementar con tonos en tus paredes y muebles que vayan en armonía con la función de tu espacio de trabajo.

Comentarios