Cocina

Ensalada en bote: ya no tienes excusa para no consumir tus vegetales

Por Revestida

  • 10 julio, 2020
  • 6 MINS READ
  • COMPARTIR

La meta: una dieta más balanceada. El problema: la ensalada, cuando la preparamos y condimentamos con antelación, pasado un tiempo, el aspecto y la textura de algunos ingredientes se vuelve poco apetecible.

Una solución, dirían ustedes, sería llevar el aditamento en un envase por separado, pero pueden pasar dos cosas: que no sea muy práctico, y llevarlo en un frasco supone el riesgo de que se abra durante el camino y todo termine siendo un desastre. La solución perfecta: ensalada en bote.

Para preparar una ensalada en bote solo necesitas tener cuidado al ordenar los ingredientes siguiendo unas reglas para que todo aguante en perfecto estado hasta la hora de comer.

Una ensalada en bote para llevar, por favor

Es simple, se trata de un bote de cristal (preferiblemente estrecho) para que los ingredientes no se mezclen con el movimiento.



La organización es sencilla: en el fondo introducimos la lechuga con sumo cuidado, que sirva como amortiguador para el resto de ingredientes.

Seguido, lo ideal sería ir agregando los ingredientes que son más duros o fuertes, en este caso los ajíes y el queso de nuestra preferencia. Nunca está de más agregar esos gusticos. En este caso rodajas de salami.

Finalizamos con el tomate, la lechuga y unas cucharaditas de aceite de oliva Fígaro. Antes de meter estas en el bote debemos asegurarnos de que las capas inferiores están bien compactadas, eso nos asegurará que la lechuga permanezca a salvo durante el camino -siempre y cuando no llevemos el bote boca abajo-.

Equipo Revestida ¿y para comerla? Está algo complicado

A la hora de comer, realmente es fácil, si podemos hacerlo en un plato, basta con volcar el contenido del bote sobre el y el aceite bañará al resto de ingredientes. Si tenemos que comerla directamente del bote, un buen meneo y a disfrutar.

Este truco nos sirve para tener una rica ensalada ya lista en la nevera. Si se hacen con ingredientes frescos se conservan en la nevera hasta 3 o 4 días. Ideal para la hora de cenar o cuando llegamos a casa muertas de hambre.

Te puede interesar: 

Cómo hacer una cazuela de mero en pocos pasos

Comentarios