Moda

Después de que todo esto pase, vestirse con confianza estará de moda

Por Damaris Santos

  • 19 agosto, 2020
  • 5 MINS READ
  • COMPARTIR

Estar en casa para mí significa pasar más tiempo en mi habitación, específicamente en mi closet. Por lo tanto desde principios de marzo hasta mediados de julio, reorganicé 4 veces todos los elementos que contenía. En el proceso me dediqué a crear atuendos los cuales pienso usar una vez que sea seguro volver a salir. Y algo que garantizo es que sin duda después de que todo esto pase, vestirse con confianza estará de moda.

Estar en casa me ayudo a comprender dos cosas importantes:

Aunque técnicamente sí podría vestirme y quedarme en casa, falta cierto factor. Algunos accesorios representan recuerdos y emociones conectadas con el lugar a donde fuiste, o cómo te sentías ese día.

Es más, un atuendo tiene el poder de cambiar tu perspectiva, generar confianza y reforzar emociones. Pero más importante en medio de la inspiración de cada atuendo, me di cuenta de dos cosas: en primer lugar, vestirse cuando nadie está mirando es muy liberador y dice mucho de ti. Y en segundo lugar: a diferencia de otros, no extraño salir, lo que realmente extraño es vestirme.

Crear atuendos cuando nadie los verá te da toda la libertad del mundo y lo mejor es que los resultados son asombrosos. Lo que más me sorprendió es que me di cuenta de que la mayor parte del tiempo vestía para otra persona, no para mí.

Entonces, una cosa es segura, cuando sí pueda utilizar toda mi ropa nuevamente, planeo vestirme únicamente para mí. Lo que sin duda va de la mano con la construcción de confianza, una gran herramienta para alcanzar la absoluta felicidad.

Y para ser honesta, esta realización me sorprendió porque no suelo ser de las que esperan una ocasión para utilizar un artículo determinado, pero sí pienso mucho en quién veré o dónde voy para elegirlo. Por lo tanto este tiempo a solas dio un giro positivo, fue un momento de reflexión necesaria



En segundo lugar

Como una extrovertida introvertida, sí eso realmente existe, llegué a la conclusión de que la verdadera razón por la que disfruto estar fuera de mi casa es que me da la excusa perfecta para vestirme y tomar fotos.
Así que mi armario durante esta situación se convirtió en un lugar que despertó aún más alegría y esperanza.

Extraño la emoción horas antes de salir, buscando inspiración en Pinterest o Instagram, extraño todo lo que venía antes de un evento. Estar emocionada por armar un atuendo, discutir con las amigas sobre lo que se pondrán, amontonar ropa para buscar la combinación perfecta e incluso el desorden.

Por supuesto, también extraño salir, nunca se sabe a quién verás o conocerás o en qué gran lugar inesperado terminarás. Pero hay algo más especial en el momento en cual uno se prepara. Es la esperanza, la música, la conexión emocional, todo lo que te lleva a un buen día o noche.

Y aunque todos los que conozco están emocionados por no usar jeans nunca más, yo estoy ansiosa de que llegue ese día.

Comentarios