Bienestar

Cuatro beneficios de hacer yoga

Por Alina Flores

  • 7 agosto, 2013
  • 4 MINS READ
  • COMPARTIR

yoga-anonymous-green

Si estás pensando en comenzar a tener una vida más saludable hay muchas decisiones que tienes que tomar. Debes pensar en comidas a eliminar de tu dieta (quizá lo más difícil), qué rutina o tipo de ejercicios comenzarás a hacer, y en qué actividades piensas que comenzarás a involucrarte.

Hay que saber que las cosas no funcionan igual para todo el mundo, sino que dependerá de tu condición de salud, tu disposición y disciplina. Dicho eso, hay algunos ejercicios cuyos beneficios son buenos como sea–así que si quieres tener una vida más saludable, éstas son algunas razones de por qué hacer yoga debería ser la primera decisión que tomes:

1. Flexibilidad:

Quizás en la primera clase tocar la punta de tus pies sea una misión imposible, pero si continúas realizando los ejercicios se hará más fácil lograr poses que ni te imaginabas (lo que te ayudará en más de un ámbito, ¿eh?). Sin mencionar que te ayudará a aliviar dolores musculares que ni sabías que tenías.

2. Para perder peso:

Beth Lewis, profesora de la escuela de kinesiología de la Universidad de Minnesota, declaró al portal Livescience que aunque hacer yoga no resulta en una pérdida significativa de peso, los efectos de este ejercicio sobre el estado mental cambian la relación que se tiene con el cuerpo, lo que hace a las personas más conscientes de lo que consumen.

3. Paz & tranquilidad:

El yoga es un ejercicio para el cuerpo y la mente. Al aprender a balancear el cuerpo, a concentrarse y meditar, el cerebro produce químicos que ayudan con el estrés, la ansiedad y la depresión. Según la escuela de medicina de Harvard, varios estudios han comprobado que tomar clases de yoga con regularidad (o practicarlo en casa) ayuda considerablemente a reducir niveles de ansiedad en mujeres.



4. Controlar la ira:

Hacer yoga desarrolla la paciencia y la concentración, ayudando a manejar mejor situaciones de estrés y a tener un mejor control sobre el estado emocional.

Nada, entonces, ¡a meditar!

Comentarios