Bienestar

Qué es la felicidad, según ustedes

  • 13 noviembre, 2020
  • 12 MINS READ
  • COMPARTIR

“Eso está dificilísimo [de responder]”, “yo sé lo que es, pero no sé decirlo con palabras”, “bueno… esa pregunta está complicada”, “no sé… entiendo yo que…”. Estas fueron algunas de las respuestas recibidas, en un principio, por ustedes al ser seleccionados de manera aleatoria en Instagram y preguntarles: ¿Qué es la felicidad?

La felicidad vs la depresión

En mayo de 2017, de acuerdo con un informe, Instagram fue catalogada como “la peor red social para la salud mental de los jóvenes con problemas como ansiedad y depresión”. 

Entonces, quisimos conocer sus definiciones de felicidad y decir presente. Aquí alguna de las respuestas que recibimos en la red social.

“Se refleja en cosas tan sencillas como estar vivo, tener la bendición de Dios, poder compartir con mi madre, amigos, pareja…” Marcos A. De León

Esa respuesta coindice con lo descubierto por el estudio “Fuentes de felicidad: ¿Qué hace feliz a la gente?”, que afirma que los objetos más altamente apreciados por las personas para lograr la felicidad son: «gozar de buena salud», «estar bien con Dios» y «tener una buena familia».



“Es un estado de grata satisfacción física y emocional resultado de decisiones acertadas que se han tomado para lograr lo que es de nuestro interés”Orlando Peña, @OrlandoPenaC

El logro del objeto deseado despierta un estado emocional de satisfacción; en tanto que el fracaso producirá sentimientos de desosiego, tristeza, frustración y conductas similares a la infelicidad, resalta el estudio.

“No buscar la aprobación de los demás… estar tranquilo con uno mismo”Rafael Regalado

El miedo al qué dirán, al sol de hoy, sigue siendo un factor a consideración cuando se trata de hacer algo. La psicóloga española, Valeria Sabater, señala en un artículo de su autoría que este factor negativo para la felicidad es una realidad que se da con mucha frecuencia. “Si tu felicidad se está viendo obstaculizada por esa barrera, detente a pensar un momento en esa situación ¿de verdad merece la pena?”, dice.

Es imposible gustar a todo el mundo. Por lo cual es de suma importancia aprender a aceptar las críticas y  dejar a un lado el miedo al qué dirán.

“Estar con mis perros”Lilianny Sosa, @Lilysm4

La psicóloga Anneliese Del Río nos explicó que numerosos estudios han demostrado que las mascotas mejoran nuestra calidad de vida emocional y el bienestar mental. “Nos dan cariño, no juzgan, ni cuestionan”.

Otro de los beneficios que mencionó la especialista es que nos evitan el sentimiento de soledad y por lo tanto nos ayudan en los estados de depresión. Con su compañía se estimula el contacto físico y la comunicación… aumenta el sentimiento de felicidad, la vida social y reduce el estrés.

“Cuando conozco personas que me llenan de sonrisas”Jhomar Hernández @JhomarHerndz

Anneliese, quien es terapeuta de familia y parejas, nos aclaró que los amigos son un componente sumamente importante para la felicidad. Los seres humanos necesitamos compenetrarnos con los demás, “en última instancia le encontramos sentido a la vida al relacionarnos con los demás”.

“Sentirme a gusto conmigo mismo, verme crecer como persona, y ver a los que me rodean felices”Ramón Grullón, @RGrullon28

En este sentido, Annelise resalta que “el hecho de que las personas que amamos estén felices, genera en nosotros ese sentimiento. Compartir sus logros y éxitos también nos genera bienestar”.

“A mí: hacer deporte, ir al cine… un café”Krisaura Vital, @KrisaVital

“Practicar deporte, está comprobado, contribuye a tener un mejor equilibrio mental y mejorar nuestras conexiones cognitivas independientemente del ser humano y de la edad. Ayuda a la liberación de endorfinas, una sustancia química, que crea una sensación de libertad y euforia. [Ejercitarse] mejora el humor y la manera de enfrentar la vida”, señaló la psicóloga.

“Llegar al punto de sentirte bien contigo mismo”- Edgar Raffa, @EdgarRaffa

Nosotros no solo somos los forjadores de nuestra propia felicidad, también depende de otras personas. Dicho de otro modo, los demás influyen en nuestro estado de satisfacción, de acuerdo con la especialista.

“Seguir tus hobbies… ir cumpliendo poco a tus metas y sueños”- Lorena Rondón, @LoreCamille

La terapeuta nos explica que la felicidad tiene que ver con disfrutar con lo que uno hace y escoger aquellos caminos que nos acerquen a ella.

 “Un cúmulo de momentos gratos (eso incluye realizaciones personales)”Samir Saba, @Samir_Saba

El psicólogo israelí Tal Ben-Shahar, quien fue por 25 años profesor en Harvard, afirma desde hace años que tiene claro que la felicidad constante no existe. En una entrevista para El País dijo: “No es posible estar siempre feliz. Las emociones negativas como la rabia, el miedo o la ansiedad, nos hacen falta”.

“Satisfacer tus necesidades en el momento preciso”Águeda Solano, @AguedaSolano1

Aristóteles sostuvo que para ser feliz uno debe disponer de bienes exteriores que te permitan dedicarte a la vida contemplativa y satisfacer las propias necesidades.

“El éxito” no supondría más que la punta del iceberg de la felicidad.

¿Lo ves? Tal vez, solo tal vez, necesitas ver a tu alrededor y prestar atención a esos pequeños momentos que te hacen feliz. Quizás no sepas decirlo en palabras: pero lo eres. No pretendas querer dar, o recibir, una respuesta súper exótica (como yo cuando empecé este artículo), la felicidad no es eso.

En este momento, para mí, es terminar este artículo sabiendo que lo leerás y que hago lo que me apasiona. Así de simple.

Te puede interesar:

¿Sabías que la decoración nos da felicidad?

Bienestar

Mamá, el bullying en la escuela podría estar afectando a tu hijo

  • 19 octubre, 2019
  • 8 MINS READ
  • COMPARTIR

Depresión, ansiedad, faltas de asistencia a la escuela e incluso abandono de los estudios. Esas son solo algunas de las manifestaciones que puede presentar un niño que está recibiendo bullying en el plantel escolar.

De acuerdo con datos del Ministerio de Educación de República Dominicana, en las escuelas del país la prevalencia del acoso escolar es de 33,6 %. Las formas de acoso más comunes son los insultos verbales para ridiculizar o herir.

Esta pequeña estadística solo muestra una triste parte de la pesadilla que viven algunos pequeños en la escuela.

El bullying afecta a todos

El bullying en las escuelas, de manera más general, es una conducta acosadora que puede definirse como “comportamiento negativo repetitivo e intencional (desagradable o hiriente) de una o más personas dirigido contra una persona que tiene dificultad en defenderse” , resalta el psicólogo Dan Olweus, especializado en la investigación de violencia escolar.



Cuando hablamos de acción negativa hacemos referencia a alguien que inflige, de manera intencionada, o intenta infligir mal o malestar a otra persona. Es importante mencionar que no en todos los casos en donde se presenta la violencia escolar se registra necesariamente el fenómeno.

Aun así, para las víctimas, los insultos verbales, ataques físicos y exclusión, convierten su vida en una inquietud constante que pueden llegar a afectar profundamente su equilibrio emocional y la autoestima.

Se combate un paso a la vez y los padres tienen mucho que ver

Mónica Bornia, coordinadora del equipo interdisciplinario sobre hostigamiento escolar de la Defensoría del Pueblo bonaerense dijo: “Hoy los chicos están concientizados sobre el bullying… ahora estamos tratando de ir más, al origen de la cuestión, que muchas veces son los padres y los conflictos mal resueltos”.

Este es un problema que cada vez se hace más visible, lo que permite buscar nuevas formas de luchar contra él. Pero para lograrlo se necesita la colaboración de alumnos, profesores, padres y de la Administración Pública.

“Un clima escolar marcado por relaciones de violencia, acoso o conflicto, perjudica el aprovechamiento académico. Afecta la calidad de la educación y refuerza el comportamiento violento como vía para la solución de problemas”.

Rosa Elcarte, Representante de UNICEF República Dominicana.

Ya es frecuente que en los centros educativos se hagan charlas sobre este tema impartidas por especialistas, psicólogos, miembros de la Policía e incluso la experiencia de personas. Por ejemplo, El Ministerio de Educación puso en marcha la Campaña de Prevención contra el acoso escolar o bullying: “Yo te hago el coro contra el bullying”. Esto crea, en su medida, más conciencia en los alumnos.

El rol de los padres

El portal de la Educación Dominicana señala una serie de recomendaciones para identificar cuando tu hijo puede estar sufriendo acoso escolar. Esos indicadores van desde el no invitar a compañeros a casa hasta tener miedo a la escuela y el desarrollo de estrategias de evitación, como quejas somáticas (malestares físicos benignos y transitorios como dolor de cabeza, de estómago, etc).

Si tú, como madre, has detectado o tienes conocimiento de que tu hijo o hija está siendo acosado, lo primero que tienes que hacer es comunicarlo al colegio. Es a partir de ese momento se deben poner en marcha medidas reactivas que pueden variar según el centro educativo.

Las más habituales suelen consistir en la prestación de ayuda psicológica al afectado y la separación entre los estudiantes, ya sea mediante la expulsión de los acosadores o mediante su cambio de clase.

Tu rol como padre no termina en ese momento. El Ministerio de Educación resalta que debe establecerse una comunicación continua que te permita estar al tanto en todo momento de lo que se está haciendo para ayudar a tu hijo.

El bullying afecta profundamente al niño, por eso es importante que los padres reaccionen de la forma más pacífica posible. Un informe de la (UNICEF), deduce que la mitad de los estudiantes de entre 13 y 15 años de todo el mundo –alrededor de 150 millones— declaran haber experimentado violencia entre pares en las escuelas y en sus alrededores. No permitas que el tuyo sea parte de la cifra.

Te puede interesar:

La disciplina positiva en los niños

Salud

Trucos para reducir la ansiedad

  • 16 enero, 2014
  • 5 MINS READ
  • COMPARTIR

640x360 (1), la ansiedad, ansiedad, anxiety

Para reducir la ansiedad, lo primero que debemos tener es voluntad. Sin ella no podremos volver a nuestro peso ideal. Pero también existen trucos de percepción que te pueden ayudar a ganar las batallas sin caer en las tentaciones calóricas, y a pasar de nuestros límites.

f1, la ansiedad, ansiedad, anxiety

Sin azúcar. Consumirás menos calorías, ya que según estudios reducen el estrés en un 16 por ciento y tu apetito Además, la hoja del árbol del chicozapote, que es de donde se saca la sustancia para producir el chicle, previene la diabetes, el colesterol y tiene antioxidantes. 



f3, la ansiedad, ansiedad, anxiety

Si dominas la mano izquierda, manipula los cubiertos con la derecha o viceversa, de esta forma disminuirás un 20 por ciento, tu ansiedad por comer más. Si eres ambidiestra, obvia este consejo y pasa al siguiente.

f4

Según Brad Bushman, profesor de comunicación y psicología en la universidad de Ohio, si colocas un espejo detrás de la picadera, tus invitados serán más conscientes y elegirán el alimento más saludable. Y para controlar tu paseo por la nevera, coloca uno en la puerta.

f2

Un estudio realizado por Reuter’s Health pidió a un grupo de mujeres que comiera más despacio un plato de pasta con salsa. El resultado: consumieron 70 calorías menos que cuando se les pidió comer lo más rápido posible. Ellas también consideraron que la comida era más sabrosa cuando la ingirieron lentamente, así que ya sabes a disfrutar ‘a bocado lento’.

«Para que el mensaje de que ya estás llena llegue a tu cerebro deben pasar aproximadamente veinte minutos, por lo que si comes rápido no das tiempo de que esto ocurra, y entonces al no saber que estás llena terminarás por comer más de lo que realmente te cabe, lo que lógicamente te hará engordar».

f5

No veas tu programa de TV favorito al momento de ingerir una de las cinco comidas de tu día, pues según expertos disminuirá tu ansiedad en un 50 por ciento.

 Fuente: Quirquology

Conmigo

Lidiar con el estrés y la ansiedad

  • 5 agosto, 2013
  • 4 MINS READ
  • COMPARTIR

ansiedad-estres-y-depresion

Todos tenemos días malos. Días en los que tenemos tanto trabajo que saltamos la hora del almuerzo, y días que llegamos a casa exhaustas para encontrarnos con que no se han terminado las tareas, ni los pendientes. Empezamos a tener problemas cuando esos días son todos los días. Cuando dormimos, comemos y nos cuidamos menos de lo que debemos.

‘Cargar pesado’ afecta no sólo la calidad del trabajo que se hace (o se deja de hacer), sino también la personalidad y estabilidad emocional. Sobre todo, ese afán de hacer varias cosas a la vez, o de tratar de poner varios proyectos a correr a óptima velocidad al mismo tiempo, es una de las fuentes principales de estrés y ansiedad.

Según psicólogos, forzar al cerebro a trabajar en más de una cosa simultáneamente puede ‘sobrecargar’ la memoria activa. Un estudio de la Universidad de Texas también demostró que eso de querer ser una súper humana o súper humano ‘multi-tasker’ es una obsesión que causa estrés, dificulta la concentración y contrario a lo que se piensa, es anti-productivo. Durante el estudio realizado, las personas monitoreadas apenas duraban tres minutos concentrados en una tarea.



Tiene sentido. No se puede estar igualmente concentrado en más de un asunto; si se piensa bien, esa misma es la definición de distraerse. Para evitar el estrés, primero se debe reconocer que (al menos, no todavía) no somos androides y que sólo podemos avanzar si encaramos los obstáculos uno a uno.

Ahora bien, la realidad es que es difícil no tener más de una responsabilidad. Trabajar y estudiar, criar y proveer para una familia, tener más de un trabajo—por ahí sigue la lista. Y como sabemos lo difícil que es dejar el vicio en el mundo moderno, damos algunas ideas de cómo reducir el estrés y maximizar tu estabilidad y productividad:

  • Duerme las horas que te correspondan: 6 a 8 horas es lo recomendado. No puede lograrse nada con el cerebro exhausto
  • Haz ejercicios: sea yoga, trotar, ir al gimnasio, las endorfinas que tu cuerpo libera te dan energía y pueden ser de ayuda para reducir el estrés y atacar la depresión.
  • Desconéctate: se trabaja para vivir, no se vive para trabajar. Hay que poner límites a las horas de trabajo; no es más eficiente la que se lleva trabajo a casa todos los días, o la que se queda después de la hora, sino la que aprovecha su tiempo y hace su trabajo en el tiempo que corresponde.
  • Planíficate: de esto hemos hablado antes. No comprenderás el valor de una buena lista, o de un buen calendario hasta que no empieces a hacer el tuyo.